Educando a los hijos

Hola a todas. No es fácil educar a los hijos y bueno pues resulta que ayer pues le dió un berrinche a mi hija que va a cumplir 2 años, entonces yo lo que hice fué sentarla en la trona tipo castigo y sin dibujos, y mi marido al momento se la llevó a mi habitación y la dejó allí llorando para que parara, pero lo que hacía era llorar más porque no nos veía y claro pues se pensaría que la hemos dejado allí solita, entonces yo fuí le di un abrazo y unos besitos y la saqué y ya dejó de llorar, pero mi marido se enfadó porque le había "quitado autoridad". Yo le dije que yo no estaba de acuerdo con aquel castigo, y que si tenía que ser lo que él dijera cuando a mi no me parece bien, es cosa de dos, además soy yo la que pasa todo el día con ella. Qué opinais? Creeis que hice bien? Otras veces la ha castiga en la trona pero la ha dejado en un pasillito desde el que nos puede ver y ha dejado de llorar, pero lo de ayer a mi no me gusta, me da penita que esté allí sola sin vernos y ás cuando aún no entiende, Qué opinais?

marbeth
 837  8

Encuentra preguntas relacionadas con el mismo tema:

Educación educación castigo

Respuestas

lali81
yo pienso que tb ha habido un desacuerdo y que fue el el que no te respetó a tí. Por otro lado cdo practico un tiempo fuera no la dejo sola, le digo "ven, vamos a tranquilizarnos aquí, cdo estés más tranquila volvemos" cdo se tranquiliza le hablo de lo que pasó e intento que recapacite`. Pienso que estos actos hay que adaptarlos tb un poco al caracter del niño pq así es, para mí, la manera más educativa.
nayra27
Yo creo que cuando un miembro de una pareja le dice algo a un hijo, si la otra persona no esta deacuerdo, lo hablan a solas y después, en caso de pactar que se haga de otra manera, sea la misma que había "castigado" quien descastigue. El niño debe aprender desde pequeño que en casa hay diálogo, no que uno le tira las piedras al tejado del otro.
Dejando eso de lado, creo que el castigo es un método de enseñanza disciplinario, donde los mayores pretendemos submisión por parte de los hijos y por tanto los tratamos como seres inferiores, quedando nosotros como superiores indiscutibles, y eso no es así, son personas como nosotros con los mismos derechos. Una cosa es decir: "Si coges eso no podrás seguir jugando". Y si lo coje, no puede seguir jugando. Eso no es un castigo, es una CONSECUENCIA de un hecho que el o ella ha realizado. Otra cosa es: Como has cojido eso, te castigo. Y yo pregunto ¿y por qué? Imaginemos que ese tipo de castigos fuesen con nuestra pareja...
Ademas, una beba de 2 añitos aun no comprende ni en la silla de pensar, y mucho menos sola en su habitación, privada del cariño de sus padres. Funciona mejor, por ejemplo, ponerse delante de la cosa que no queremos que coja y decirle firmemente: "con esto NO puedes jugar", sin mas, porque tampoco comprenden aun largas explicaciones. Hay que poner límites, pero basados en el respeto.
Hay una cita que dice "quiéreme cuando menos lo merezca, será cuando mas lo necesite".
Te recomiendo leer el libro de Carlso González "bésame mucho", o entrar en la web de API y leer sobre DISCIPLINA POSITIVA.

Te copio algunas pautas en otro post (así te puedo poner los enlaces)
nayra27
Kat, por supuesto que se pueden solucionar con disciplina positiva. O acaso toleramos que a nosotras nos den un guantazo si nos ponemos insoportable, por ejemplo, porque nos ha venido la regla? No digo que sea asi, ni que tenga que ser asi, pero por supuesto que se puede educar desde el cariño, sin castigos y con respeto.
Lo que pasa es que requiere de un esfuerzo de parte de los padres bastante mas amplio que un castigo "dicho y hecho". Por ejemplo, si le dices una vez que deje el agua y no hace caso, se lo vuelves a decir (los niños tienden a olvidar las cosas insconscientemente si estan fascinados con otra). Si despues de la segunda tampoco funciona, adviertes que si no deja de jugar tendrá que quedarse contigo, o tendrás que vaciar el cubo, o tendrás que ponerlo en otro sitio guardado, o mañana no podrá jugar con el (etc). Eso ha de hacerse cara a cara, no desde la otra punta de la casa, sino interponiendo un obstáculo físico (tu) entre en objeto y el niño. Si el niño decide seguir jugando a pesar de haberle informado de las consecuencias que puede tener, entonces, entran en curso las consecuencias.
En el caso del niño que pega es exactamente lo mismo. No esta permitido pegar, pero en este caso desde la primera vez. Te interpones en medio, le dices que si alguien llora o se lastima se acaba el juego (en caso de que sean varioas los que se pegan), y que si vuelve a pegar (en caso de ser uno) tendrá que dejar de jugar y no podrá jugar mañana (por ejemplo). Si vuelve a hacerlo, lo cojes de la mano y te lo llevas contigo. Si estas haciendo la cena, pues a hacer la cena. Y no hay castigo, y no hay discusión. Pones un límite, adviertes de las consecuencias, el decide desafiarla, asi que ha de enfrentarse a ellas.

Saludos,
Vaya...parece que algo ha salido mal. Por favor, vuelve a cargar la página o inténtalo de nuevo más tarde.