PARA LAS MAMAS QUE OPTAN POR LA LACTACIA MATERNA QUE ESTAN O VAN A SERLO.

Una de las cosas más bonitas que hay es ver a una madre amamantando a su hijo. Por lo menos, es lo que pienso cuando veo a mi mujer y mi hijo juntos. Sin embargo, a veces algo tan bello puede convertirse en una auténtica tortura para la mujer.
Esto es lo que hace unos pocos días le ocurrió a mi mujer. De repente el pecho se le comenzó a poner duro en zonas localizadas; se le formaron bultos debido a la acumulación de leche. Aunque, en principio, la formación de estos bultos no tiene mayor importancia (tratados a tiempo), hay que prestarles suficiente atención pues podrían desembocar en algo más serio como una mastitis (infección inflamatoria del pecho).
La formación de bultos es bastante dolorosa y hace de la lactancia un suplicio para la madre.
¿Por qué se producen los bultos?
Son diversas las causas que pueden desembocar en la formación de bultos, y son fáciles de comprender si se piensa en su naturaleza: la acumulación de leche. La leche se origina en los pechos en las células alveolares y se transporta por los conductos lácteos. Cuando la leche se acumula en estos conductos, se acaban produciendo los bultos. Las razones más comunes son estas:

■El niño agarra mal con una succión poco eficaz: si el niño no es capaz de succionar toda la leche producida, ésta acabará acumulándose.
■Reducir la frecuencia de las tomas/aumentar el tiempo entre ellas: tendrá el mismo efecto, un exceso de leche acumulada.
■La presión del dedo de la madre sobre el pecho para dejar aire al bebé mientras mama, puede acabar obstruyendo los conductos lácteos.
■No vaciar completamente los pechos.
■Vestir ropa o sostenes demasiado ajustados: la presión ejercida podría bloquear los conductos lácteos.
■Posturas al dormir: ciertas posturas pueden ejercer demasiada presión en los pechos y bloquear los conductos lácteos.
■Exceso de leche.
¿Como solucionarlo?
Todas las soluciones a la formación de bultos pasan por favorecer el drenaje de la leche a través de los conductos lácteos. A tener en cuenta:
■Alimentar al bebé con el pecho afectado primero. De esta manera, se permitirá el vaciado completo del pecho.
■Controlar la posición del bebé, asegurándonos que agarra el pezón por completo y gran parte de la areola. Que la madre cambie de posición (recostada, de lado, acunando el bebé, etc.) con cierta frecuencia favorecerá el drenaje.
■Masajear el pecho durante la lactancia. El masaje debe ser suave, con movimientos circulares y oprimiendo la zona obstruida.
■Aplicar paños calientes, o similar, a la zona afectada.
la solución que adoptamos nosotros. Cogimos una bolsa para congelar leche (simplemente porque tiene un cierre hermético que impide la salida del agua), la llenamos con agua caliente (no demasiado para no quemar la piel) y la aplicamos sobre el pecho. Durante la lactancia, masajeábamos el pecho con la bolsa en movimientos circulares.
Aprovechar cuando nos estamos duchando o ducharnos y dejar que el agua calienta caiga sobre el pecho y ordeñarnos un ratito nosotras trankilamente.
Me encontre este articulo navegando por la red y me parecio muy interesante pues yo pase por esto y creo que es algo que las mamas que van a decidir dar el pecho tienen que tener en cuenta y que asi que notan estos bultitos deben de poner al niño al pecho o ordeñarse manualmente o con un sacaleche y vaciar bien el pecho pues si lo dejamos pasar esto acabara con una mastitis ( infeccion en el pecho) asi que futuras mamas cuidaros mucho en esto y mucha suerte.

airima
 702  1

Encuentra preguntas relacionadas con el mismo tema:

Bebés Salud pecho

Respuestas

recaudacion
Muchas gracias airima, muy interesante.
Vaya...parece que algo ha salido mal. Por favor, vuelve a cargar la página o inténtalo de nuevo más tarde.