POSTPARTO y EL Sexo algo muy importante y de lo que no nos atrevemos a preguntar.

Hola he econtrado este articulo que me parece muy bueno aqui os lo dejo para las que dentro de muy poco severan en esta cirsustancia y asi les pueda ayudar.
Uno de los más espectaculares cambios que pueden ocurrir en el cuerpo de una mujer acontece con el nacimiento de un bebé. Antes ella estaba llena, completa. Ahora se siente vacía. Había otro ser viviente dentro de ella. Ahora el bebé está afuera y es alguien a quien ella tiene que llegar a conocer y cuidar.
Las mujeres dicen, en este tiempo, que se sienten frágiles, perdidas, extrañas en sus cuerpos, terriblemente vulnerables. Algunas extrañan la panza, otras, ante la inflamación y las puntadas en el periné, se preguntan si van a volver a sentir placer sexual alguna vez.
Como una mujer se sienta después del parto dependerá de como haya sido tratada por aquellos que la asistieron. Si ha sido considerada como una persona, si su cuerpo ha sido tratado con consideración, si ha sido informada acerca de lo que iba ocurriendo, es probable que sienta que su cuerpo aun le pertenece y que ella ha jugado un rol activo y protagónico y que aun mantiene su autonomía. Si, por el contrario, ha sido tratada como un objeto, si ha sido examinada con brutalidad, sentirá que su cuerpo ya no le pertenece, y será muy penoso llegar a reconciliarse con esa experiencia y recuperar sus sensaciones placenteras.
Son muchos los cambios que tienen lugar en el cuerpo alrededor de las seis semanas posteriores al nacimiento, en la famosa "cuarentena". El útero se está contrayendo y retornando al tamaño y posición que tenía antes del embarazo. El sistema hormonal está en plena modificación, puede haber aun pérdidas de sangre, los pechos comienzan a lactar, y están a veces tan pesados e inflamados, que producen la sensación de que van a explotar. Muchas mujeres se sienten molestas, doloridas, asexuadas, extrañas en sus cuerpos. Otras, por el contrario, se sienten plenas, sorprendidas con su capacidad de producir leche en abundancia, muy satisfechas con la conciencia de estar conectadas con las fuerzas naturales en sus cuerpos de mujer.
El nacimiento también afecta a los hombres en este sentido. Si han estado en el parto o han compartido con sus compañeras la preparación para el parto y han tomado conciencia de los sutiles e intrincados cambios por los que los cuerpos de sus mujeres han pasado, es probable que hayan ganado un nuevo conocimiento respecto de la sexualidad femenina. Es posible también que el encuentro sexual se vea enriquecido, ya que aquellos amantes un poco "apurados", habrán podido aprender a detenerse, a ser más cuidadosos y tiernos, y esto seguramente resultará beneficioso para el encuentro sexual.
Pero también puede suceder que el hombre sienta miedo de acercarse nuevamente a su compañera. La vagina se ha transformado en el canal de parto y los pechos se han preparado para amamantar al bebé.
A cualquier mujer que le hayan hecho una episiotomía, se le hace muy difícil, pensar en el reencuentro sexual. Primero porque aparecen fantasías respecto de "como habrán quedado". Es frecuente escuchar de los mismos médicos decirle al marido "te la dejé como de quince años", aludiendo al modo en que cosieron los puntos de la episiotomía.
Está, por otro lado, la dificultad en rearmar la imagen corporal, la fantasía de que la vagina quedó más grande después del paso del bebe, y por lo tanto el placer y la sensibilidad estarán disminuidos.
Está también el miedo a que con la penetración, "los puntos se abran". Puede haber miedo también a quedar embarazada. El hombre puede sentir también culpa de lastimar a su mujer, o de ocasionarle dolor.
El reencuentro sexual no resulta fácil. El cuidado y la presencia del bebé dificultan la espontaneidad. Es importante poder esclarecer todo lo que aparece como atentatorio, y tal vez anticiparse a algunas situaciones que pueden ofrecer dificultad.
Los músculos de la vagina son lo suficientemente elásticos y flexibles como para permitir tanto la entrada del pene, como la salida de un bebé sin alterarse demasiado. Podemos sugerirle a la mujer que practique los ejercicios de Kegel a fin de devolver a la vagina un tono muscular adecuado.
Sabemos que debido a las modificaciones hormonales, la vagina pierde lubricación en el puerperio, por lo que es recomendable recurrir a algún lubricante como puede ser vaselina, a fin de elastizar por un lado los músculos del periné, y por otro, facilitar la penetración, que de todos modos no deberá ser muy profunda en estos tiempos. Es conveniente poder relajar los músculos del periné en el momento de la penetración. Muchos hombres creen que el único modo de penetrar es empujando. Esto no es necesariamente así. Si el hombre tiene una buena erección, puede esperar a la entrada de la vagina a que su compañera se encuentre con él, realizando pequeños movimientos de los músculos de la vagina, contrayéndolos y relajándolos, lo que permite a la mujer ir regulando la penetración.
Respecto del fantasma del embarazo es recomendable, en los primeros tiempos tener a mano preservativos, hasta tanto la consulta con el médico oriente a la pareja respecto de la forma de anticoncepción que se va a utilizar.

Inst. Lidia Fogliati
Instructora en Psicoprofilaxis Obstétrica

airima
 958  4

Encuentra preguntas relacionadas con el mismo tema:

Parto Pareja y familia sexo despues del parto

Respuestas

airima
Ejercicios kegel:

Los ejercicios de Kegel fortalecen los músculos de la vagina y del piso pelviano (los músculos que soportan a las estructuras alojadas en el bajo vientre tales como intestinos, útero y vejiga). Estos suelen estirarse luego del parto vaginal, generando a menudo incontinencia urinaria al estornudar, al toser, al reírse, etc.

Estos ejercicios deben realizarse durante el embarazo y después del parto.

Consisten en contraer los músculos de la vagina y del ano durante 10 segundos y descansar otros 10 segundos, repitiendo esto durante 2 minutos, hasta 3 veces por día. Se pueden realizar en posición acostada, parada o sentada.

Hay quienes prefieren realizar estos ejercicios en el momento de orinar. Consiste en detener la salida de la orina, reteniéndola unos 10 segundos, y luego orinar otro poco, repitiendo esta técnica unas tres veces aproximadamente o todas las veces que se pueda.
Aedan
Airima,si te parece completo la información,que me parece buenisima, con algo que es importante tener en cuenta a la hora de reanudar las relaciones sexuales después del parto, la contracepción, incluso cuando se da el pecho al bebé. La lactancia no protege 100% de un nuevo embarazo, puesto que no siempre impide la ovulación. Los anticonceptivos recomendados en la lactancia y después del parto son:

• El preservativo. El condón es el anticonceptivo más indicado después del parto, sobre todo si se da el pecho. Al menos, hasta que el cuerpo de la mujer vuelva a la normalidad. Es cómodo de usar y tiene un alto grado de fiabilidad. Además no afecta a la lactancia y no tiene contraindicaciones.

• La píldora. Si la mamá está dando el pecho, la píldora está desaconsejada, porque las hormonas podrían pasar a la leche y, por tanto, al niño.

• La "minipíldora". Este anticonceptivo se ha creado expresamente para la lactancia y sólo contiene progesterona y no modifica las cualidades de la leche.

Sin embargo, la ‘minipíldora’ debe tomarse durante 28 días seguidos y tiene una eficacia anticonceptiva inferior a las píldoras tradicionales. Controla los ciclos con menor eficacia, provocando irregularidades y pérdidas intermenstruales.

• El diafragma o DIU. Los anticonceptivos de barrera o intrauterinos (DIU) también son aconsejables durante la lactancia. Pero, debe evitarse, al menos, durante los 4-6 meses posteriores al parto. La mamá tendrá que esperar a que el útero recupere su tamaño para usarlos.
wala
Hola Airimia, es un tema muy interesante y como bien dices del que casi nadie habla, en preparación al parto (por lo menos en mi caso) el tema lo tratan tan rápido que no le prestas la atención que se merece.
En mi primer parto, después de una ventosa, mi periné quedó bastante dañado, y mi uretra girada, mis músculos perdieron todo el tono y sufría de incontinencia urinaria.
Me enteré de que en mi zona había una osteópata especialista en la recuperación del periné, después de unas sesiones mejoré bastante, consistían en:
1.- Analizar el estado de la musculatura, palpando la zona exterior e interior de la vagina mientras que se realizan pequeños esfuerzos para determinar el grado de flacidez.
2.- Enseñar los distintos tipos de ejercicios de Kegel, los que tu has explicado y otros muchos bastantes complicados, algunos ayudados de pelotas de distinto tamaño y citas elásticas.
3.-También se pueden utilizar las bolas chinas, pero sólo una (hay que comprar un modelo que se pueda cortar) y se empieza llevándola durante poco tiempo e ir aumentando poco a poco.
4.- Está la versión sofisticada (y cara), unos óvulos de distintos tamaños y pesos, empiezan por el más pequeñito y así poco a poco aumentando conforme vaya adquiriendo fuerza la musculatura.

Yo mejoré bastante y lo recomiendo, aunque al principio pueda resultar incómodo es algo que mejorará tanto nuestras relaciones sociales (lo de sentir que en cualquier momento se te puede escapar el pipí es bastante incómodo) como nuestras relaciones sexuales, cuanta más fortalecida esté la vagina mayor satisfacción para nosotras y nuestras parejas.

El tema de aguantar la micción, es algo que se debe hacer una vez, SÓLO UNA VEZ, para comprobar el grado de contención, SÓLO UNA VEZ EL HACERLO DE FORMA CONTINUADA PROVOCA INFECCIÓN DE ORINA, así me lo dijo el ginecólogo y la osteópata que me trato.

Tras el parto de Sergio todavía no me he recuperado del todo, aunque no me hicieron episiotomia, los músculos siempre sufren en el parto, tengo que pedir cita y recordar los ejercicios.

Como siempre digo, yo cuento mi experiencia, pero siempre, siempre consultar a un especialista.
airima
Gracias Nacho y Wala pues como bien dices Wala ahi en muchas matronas que tb deberian quitarse tabus yo por suerte tube una matrona de la cual considero que deberian cojer ejemplo y tb como ella dijo erasmos un grupo muy pregunton y que no nos cortabamos y eso tb le gusto ha ella ya que tb al preguntar aunq sean dos las cosas se saben.

Yo tb tuve problemas a la hora de orinar pues aunq a mi no me hicieron la episotomia pase de estar dilatada de 4.5 centimentros en menos de una hora a dar a luz, con lo cual Antía al salir me desgarro bastante y me desgarro la uretra y como ya la zona en si es complicada prefirieron no darme puntos asi que tarde unos dos meses en poder controlar la orina, asi como a la hora de salir.
Y para terminar como bien dices y mi matrona nos recalcaba es super IMPORTANTO CUIDARNOS LA PELVIS, tanto durante del embarazo como despues. Gracias chic@s por la informacion complementaris.
Vaya...parece que algo ha salido mal. Por favor, vuelve a cargar la página o inténtalo de nuevo más tarde.