Cómo preparar el biberón

Si no le das el pecho al bebé, entonces deberás preparar un biberón. Para que no tengas ninguna duda aquí te contamos todo lo que necesitas saber. ¿Puedo preparar más de un biberón a la vez? Descúbrelo en éste artículo.

Cuando tu bebé nace, muchas partes de su pequeño cuerpo todavía tienen que terminar de desarrollarse. Esto incluye los sistemas inmune y digestivo. Si no amamantas al bebé, tendrás que tener cuidado al preparar el biberón para que darle todo lo que necesita para desarrollarse y no causarle irritación de estómago o de la flora intestinal.

Al preprara el biberón, además de una higiene adecuada al manipular los biberones, es igualmente importante prestar atención con la elección de agua y la dosificación adecuada de agua y leche en polvo. A continuación te puedes informar sobre lo que se debe tener en cuenta. También te contamos paso a paso cómo preparar el biberón y te damos algunos  consejos prácticos para cuando estés fuera de casa.

Preparar el biberón: El agua adecuada

Los primeros 6 meses de vida del bebé, tienes que preparar el biberón siempre con agua hervida. Aunque el agua del grifo pasa distintos controles de calidad y sanidad, pueden quedar bacterias o gérmenes que luego se multiplicarían rápidamente en la leche preparada.

Para matar los gérmenes de forma fiable debes hervir el agua durante dos o tres minutos dejando que burbujee. Puedes hervir agua una vez al día y guardarla hervida en un recipiente como un termoUsted puede una vez al día, una mayor cantidad de agua a hervir y mantenerlo limpio, y luego en un recipiente como un termo. Antes de cerrar el recipiente espera que el agua se evapore un poco.

Si vas a utilizar agua del grifo hervida o agua mineral de botella es tu elección, pero aún así debes tener en cuenta los siguientes puntos:

Weitere Artikel

El agua del grifo

  • El agua del grifo es uno de los productos más estrictamente controlados, por lo que se puede usar normalmente, sin preocupación por la preparar el biberón. Sin embargo, desde los tubos o válvulas puede estar sucio, que sin duda debe ser hervida.
  • Si deseas utilizar el agua del grifo, es importante que antes de llenar el recipiente dejes correr un poco de agua y luego la hiervas.
  • Como el agua alta en cal puede causar gases u otros problemas al bebé, es conveniente en este caso, que dejes hervir más tiempo el agua, unos cinco minutos, de modo que la cal pueda depositarse en el fondo.

¡Atención!

Si en tu casa sigues teniendo tuberías viejas de plomo no debes usar el agua para preparar el biberón. No la uses tampoco si la concentración de nitratos del agua del grifo es de unos 50 miligramos por litro. Si no estás seguro, puedes preguntar a la compañía local de agua si el agua del grifo tiene una calidad adecuada para la preparación de alimentos para bebés. Si este no es el caso, es mejor utilizar un agua mineral.

Agua mineral

  • Si no quieres utilizar el agua del grifo para preparar el biberón, es importante asegurarse de que el agua mineral que vayas a usar sea adecuada para la preparación de alimentos infantiles. La información pertinente se puede encontrar en la etiqueta de los productos. Evita las aguas minerales que contienen altas dosis se sales tales como sodio.
  • El agua embotellada debe ser hervida también puesto que no está esterilizada.
  • Conserva el agua mineral abierta en la nevera y consúmela en pocos días.

Preparar el biberón: La dosis correcta de leche en polvo

Para que tu bebé reciba una alimentación correcta y equilibrada debes seguir fielmente los pasos para preparar el biberón que ha marcado el fabricante. Generalmente los botes de leche en polvo cuentan con una cuchara medidora, y en el mismo paquete figuran las cantidades. Si cambias de producto es importante que controles de nuevo la dosificación porque pueden ser distintas.

Leche de fórmula

Obtén más información sobre los diferentes tipos de leche de fórmula para el bebé que en nuestros artículos Biberón: ¿Qué leche le doy al bebé? y Alimentos y alergias: La leche de fórmula especial para bebés.

En cuanto a la dosis, debes tener en cuenta que la cuchara esté llena hasta arriba, pero que no salga de los bordes, tiene que ser una cucharada rasa, tampoco presiones los polvos para que quepan más. Ambos podrían producir una especie de “sobredosis” que el bebé, por su limitado sistema digestivo, no podria digerir bien, y quizá le faltaría líquido para compensar, teniendo así más sed de lo normal. Si la cantidad de polvos no está compensada con la cantidad de líquido, podría tener una falta de líquidos, que, aunque no llegarían a la deshidratación, no le sería beneficioso, sino todo lo contrario. En una proporción equívoca pero al revés, con demasiada agua y poca leche, el bebé podría no recibir todos los nutrientes que necesita o incluso tener más hambre después de su toma. De esa manera el bebé tendrá hambre antes y quedará alterado su ritmo de comidas.

Para preparar el biberón mantente fiel a lo que se te aconseja en el envase. Llena la cuchara de medición sin pasarte, hasta el borde. La leche en polvo sobrante puedes retirarla con el lado del cuchillo. Algunos paquetes de leche en polvo incorporan una especie de espátula para retirar la leche sobrante sin tener que usar ningún otro cubierto. Por supuesto que debes contar exactamente las cucharadas.

Preparar el biberón paso a paso:

Preparar el biberón paso 1: Cuidar la higiene

Preparar el biberón paso 1: Cuidar la higiene

El biberón, la tetina y la tapa del biberón deben ser esterilizados antes de preparar el biberón, por lo menos durante los primeros seis meses de vida del bebé. Lo mismo ocurre con tus manos para evitar pasar gérmenes a la leche. Si quieres más información acerca de la limpieza y esterilización de los biberones y accesorios, consulta el artículo Cómo limpiar el biberón.

Preparar el biberón paso 2: Llenar con agua

Preparar el biberón paso 2: Llenar con agua

Coloca primero la cantidad exacta de agua (préviamente hervida) en el biberón. Si viertes primero la leche en polvo podría ser que no se disolviese correctamente y se quedase pegada al fondo. Para controlar bien la cantidad de agua, es mejor que pongas tus ojos a la altura del biberón, estando este encima de una superfície plana como la mesa de la cocina.

Preparar el biberón paso 3: La correcta temperatura

Preparar el biberón paso 3: La correcta temperatura

Si has hervido el agua antes y ahora está fría, puedes calentar el agua dentro de un biberón esterilizado con un cvalientabiberones o en el microondas. Si utilizas agua que hierve, dejala enfriar un poco, como mínimo hasta los 50°C, con el agua más caliente puedes eliminar algunas de las vitaminas y los nutrientes presentes en la leche en polvo. Además algunos preparados de leche son especialmente sensibles al calor y pueden generar grumos si el agua está muy caliente, y taponar el biberón.

La temperatura correcta de 40-50 ° C la puedes ver al llenar de agua el biberón, cuando ya no se evapora. El que puedas sugetar el biberon con la mano sin quemarte es un buen indicador de la temperatura de la leche. Si quieres asegurarte utiliza un termómetro.

Consejo práctico

Para que la preparación no sea tan larga llena un poco el biberón con agua fría y disuelve la leche en polvo. Luego termina de llenarlo con agua caliente. Con la mezcla de agua fría y caliente no tendrás que esperar tanto a que se enfríe hasta llegar a la temperatura adecuada. Prueva un par de métodos distintos antes de decidirte.

Preparar el biberón paso 4: Añadir la leche en polvo

Preparar el biberón paso 4:Añadir la leche en polvo

Ahora introduce la leche en polvo medida con precisión en el biberón. Para las botellas de cuello ancho no hay problema, para los biberones más estrechos se puede utilizar un embudo. Algunos botes de leche en polvo los incorporan, sinó puedes pedirlo a los fabricantes que la mayoría de las veces te mandarán uno. Como regla general, no es necesario.

Preparar el biberón paso 5: Agitar para mezclar bien

Preparar el biberón paso 5: Agitar para mezclar bien

Tapa el biberón herméticamente y agítalo hasta que el polvo se haya disuelto por completo. Para no salpicar puedes colocar además el pequeño tapón entre la botella y la tetina, o puedes ahorrar tiempo cubriendo los agujeros de la tetina con los dedos (límpios, claro!). Procura que al agitar no se creen muchas burbujas.

Preparar el biberón paso 6: Comprobar la temperatura

Preparar el biberón paso 6

Es importante que antes de dar el biberón al bebé compruebes la para que no se queme la boca. La temperatura ideal es de alrededor los 37 ° C. Puedes vertir unas gotas al dorso de la mano o en la muñeca, si lo sientes agradable, puedes dárselo. Si está demasioado caliente, enfría el biberón colocándolo debajo del agua del grifo.

Cantidades

En los paquetes de cada tipo de leche en polvo se pueden encontrar las instrucciones detalladas sobre la cantidad de leche y de agua y la temperatura adecuada para la mezcla. Lée bien los detalles del envase antes de preparar el biberón a tu pequeño.

Dar el biberón recién preparado

Si tu bebé no quiere beber más, no hace falta que le hagas beber el ersto que queda, no la guardes para otra toma. La leche sobrante no deben calentarse de nuevo, porque es un caldo de cultivo excelente para las bacterias y gérmenes, lo que podría atacar al sistema inmunológico de tu bebé. Por la misma razón no debes darle la leche sobrera sinó preparar siempre el biberón de nuevo. Si el bebé puede sostener solo el biberon, o se lo toma en la cuna, debes quitárselo cuando termine o cuando se duerma, una succión contínua y prolongada puede producirle caries.

Preparar el biberón de viaje o fuera de casa

Si tenéis que estar fuera de casa un tiempo considerable, es bastante útil llevar un termo con agua previamente hervida para poder preparar el biberón con leche en polvo dónde sea que estéis. Otra opción es llevarse un biberón con el agua ya preparada, si tienes alguna forma de mantener la temperatura. Otra opción es llevar la medida exacta de leche en polvo dentro ya de un biberón, así no tienes que llevarte todo el paquete.


Siempre que estés de viaje o fuera de casa debes pensar en tener el biberón bien cerrado, con la pequeña tapa que se coloca entre el cuello del bibe y la tetina, así no saldrá el líquido. Además coloca el cobertor de la tetina, una tapa normalmente del mismo plástico que el biberón, para evitar que la tetina se ensucie y que salgan las pocas gotas que pueden quedar en ella.