Crema para el bebé: ¿Cuál es la mejor?

Cuando le pongas crema al bebé debes tener en cuenta que su piel es hasta cinco veces más delgada que la de los adultos. Por lo tanto, necesita un cuidado especial que favorezca sus funciones naturales. Aquí te contamos qué crema es la mejor para el bebé y lo que debes tener en cuenta al elegir una para su piel.

En el primer año de vida los mecanismos naturales de protección de la piel de los niños no están completamente desarrollados. El manto ácido natural, que es el que protege el cuerpo contra las influencias ambientales como el frío, la humedad, el viento y la sequedad está en desarrollo y no es tan eficaz como el de un adulto. Una crema para bebé, por tanto, en primer lugar tiene que hacerse cargo de algunas de las funciones que aún no puede hacer por sí solo, creando una capa protectora de grasa en la piel. Por otro lado debe hidratar y contribuir así a un desarrollo sano de la piel.

Importante: Utiliza sólo crema para el bebé que su piel pueda asimilar, sino le dejarás demasiado húmedo y tampoco es bueno, puede sudar en exceso. La idea es mejor a menudo que una capa muy gruesa.

¿Cuál es una buena crema para el bebé?

Ante esta pregunta, sobre qué crema para el bebé es mejor, no hay una repuesta única, puesto que hay muchos productos diferentes en el mercado. También se debe al hecho de que no todos los bebés tienen la misma piel y que además no se debe tratar todo el cuerpo con el mismo producto. En principio, se distinguen los tres ámbitos de acción diferentes, que deben ser cuidados de forma distinta, con un tipo de crema para el bebé concreto; cara, cuerpo y culito.

Weitere Artikel

  • Cara: La piel de la cara del bebé está más expuesta a la intemperie que el resto del cuerpo, que está protegido por la ropa contra el frío, el viento y el sol. Por tanto, es particularmente importante proteger la delicada piel de esta área. Son cremas que protegen del sol, el viento y el frío ya que se puede extender fácilmente, incluso con bajas temperaturas por la carita de los peques. Las cremas que combinan agua en aceite, emulsiones, cuentan con una parte importante de grasa y por ello son especialmente indicadas contra el viento y frío. Debido a que contienen poca agua, tampoco hay peligro de que la crema se congele a temperaturas ambiente bajas. Muchas de estas cremas también están disponibles con un factor de protección solar para proteger la piel contra los rayos UV.
    Otras cremas grasas es mejor no aplicarlas en la cara a menos que el niño esté sufriendo de extrema sequedad en la piel. El acné del bebé debes controlarlo, pues los granitos pueden infectarse debajo e una capa de grasa.

Si la piel de las mejillas del bebé y la barbilla está muy seca, esto puede ser el primer signo de la dermatitis atópica (artículo en alergias). Si sospechas que pueda taratarse de eso acude a un médico para que pueda llevar a cabo un tratamiento adecuado.

Cuerpo: En relación a su peso corporal, los niños tienen una superfície de piel mucho mayor que un adulto. En términos relativos significa también que los bebés pierden a través de ella más humedad. Para que tu hijo no tenga la piel seca debes hidratarla regularmente con una crema para bebé. Aquí las emulsiones de aceite en agua son las más indicadas. Contienen mucha agua y poca grasa, lo que provoca una ligera untuosidad. Esto hace que aplicarla sea más cómodo ya que la piel no se tira tanto. Aunque las leches corporales u otras lociones se esparcen mejor, dejan un ligero efecto de frío que en verano es incluso agradable.

Si tu hijo tiene una piel inusualmente seca, puedes aplicarle aceite hidratante. En pieles normales no se recomienda porque el aceite no se absorbe por completo por la piel y puede resultar incómodo de sensación pero también provocar demasiado calor. Esto puede dar lugar a erupciones y otras irritaciones de la piel.

  • Culito: El culito de tu bebé es una zona muy delicada ya que está expuesta a diario a la irritación, debido a los ácidos corrosivos de las heces y la orina. Por eso es tan importante proteger esta zona con cuidado antes de que se produzcan heridas. Utiliza cremas que protejan de la irritación y que curen en caso de producirse heridas. Son adecuadas tanto para la prevención como para el tratamiento de un culito iritado. >br>Las cremas para tratar estas irritaciones generalmente llevan compuestos antisépticos, tales como extracto de caléndula, manzanilla, pantenol u óxido de zinc, que inhiben la formación de hongos y las infecciones bacterianas, y curan las heridas. Las cremas con zinc protegen la piel de la humedad. La crema aisla la humedad, por ejemplo, de la orina, y con un película grasa evita que los gérmenes penetren en la piel bebé.

Ten cuidado de no aplicar demasiada la crema en el culito del bebé para que la piel pueda igualmente respirar. Una pomada de zinc es muy efectiva incluso en capas delgadas.

Crema para bebé: ¿Qué más debes tener en cuenta?

Para que la piel del bebé esté perfectamente cuidada y pueda desarrollarse saludablemente no se trata sólo de elegir el producto adecuado para cada una de las partes importantes del cuerpo. También debes prestar atención a los ingredientes y la composición de los productos para el cuidado infantil.

  • Sustancias que causan alergia. Evita comprar cremas que contengan colores artificiales y fragancias, ya que irritan la piel sensible de los bebés y causan reacciones alérgicas. Incluso con algunos conservantes se requiere esta precaución. Procura comprar siempre productos que se consideren "hipoalergénicos".
  • Efectos graso: Una crema para el bebé deben tener un efecto graso, hidratante, para compensar la pérdida de humedad de la piel, aún inmadura. Los productos para el cuidado de la piel a base de aceites vegetales son especialmente adecuados, ya que opone a diferencia de los aceites sintéticos o siliconas, penetran en la piel y potencian su función de barrera de protección natural.
  • Urea: Hay algunas cremas quee stán elaborada con urea. Este elemento promueve la salud de la piel debido a que estabiliza la epidermis y le ayuda a retener mejor el agua. La urea, sin embargo, sólo se debe utilizar de manera preventiva. En la piel inflamada un ungüento con urea puede provocar quemaduras desagradables. Presta atención en la concentración de urea, en las cremas para niños debe ser alrededor del 2-3%, en las pomadas para adultos suelen tener una concentración del 5-10%.

Los productos de cuidado del bebé están sujetas, como todos los productos cosméticos, a unos controles estrictos en cuanto a su compatibilidad con la piel. Sin embargo, cada piel es diferente, y puede que no todas las cremas para bebé le vayan igual de bien. Si tu hijo no tolera alguna crema o su piel no mejora, intenta cambiar de producto. Si no hay mejoría, debes consultar el problema con el pediatra para descartar enfermedades graves en la piel.