La piel seca en el bebé

La piel del bebé es mucho más sensibles que la de un adulto. Es normal que el bebé la tenga seca y por eso es importante cuidarla bien. En este artículo te contamos las causas de la piel seca en el bebé y cómo debes proceder para cuidarla.

Razones para la piel seca en el bebé

La piel es nuestro órgano sensorial más grande y actúa como una capa protectora externa de nuestro cuerpo. En los adultos, les protege de manera muy eficaz contra las influencias climáticas como el frío, la humedad y el calor, pero también contra la entrada de patógenos o de la deshidratación. En los bebés, la función protectora de la piel después del parto todavía no está plenamente desarrollada, y por ello la piel seca del bebé es un problema particularmente común. La alta tasa de pérdida de humedad de su piel es causada por varios factores:

  • La delicada piel del bebé es hasta cinco veces más delgada que la piel de los adultos. Esto es en parte debido a que el estrato córneo, que es la capa más externa de la epidermis, todavía no está totalmente formado, y por lo tanto no es muy duradero. La capa córnea, que es como una pared formada por células individuales, es más permeable y el agua no puede retenerse correctamente en la piel.
  • En los primeros años, las glándulas sebáceas de los bebés no son aún óptimas. La grasa corporal es muy importante. En los adultos funciona como mortero, como material de unión de las células individuales de la capa córnea de la epidermis. En segundo lugar cubre el estrato córneo de una delgada película de agua y grasa. Puesto que esta barrera adicional tiene un pH ligeramente ácido, se le llama “el manto ácido de la piel”. Debido a la falta de grasa en los bebés, este “manto ácido” no está completo y no puede proteger bien la piel.

Weitere Artikel

Durante los primeros cuatro años de vida de los niños, la piel irá madurando hasta completar su funcionalidad. Los bebés de hasta un añito, en relación con su peso corporal, tienen más superfície de piel que los adultos, es por ello que la pérdida de humedad es mayor. Todos estos factores contribuyen a que la piel seca en el bebé sea muy común.

Los factores externos para la piel seca en los bebés

Además de la naturaleza general de la delicada piel del bebé, hay muchos factores externos como el clima, las alergias o un cuidado inadecuado que puede reforzar la sequedad de la piel en los bebés:

  • Frío de invierno: Es importante que en invierno la piel esté bien protegida, ya que el frío de esta época del año hace que el bebé tenga la piel seca. Esto se debe principalmente al cambio de temperaturas y ambientes al entrar y salir de las casas. Fuera el aire es frío y dentro caliente y seco por la calefacción. La piel de un bebé pierde mucha humedad en el invierno debido a la falta de agua en el ambiente. Además cuanto más frío hace, menos grasa produce el cuerpo.
  • Alergias: Una piel muy seca en la cara del bebé y el empezar a comer sólidos, pueden causarle alguna reacción alérgica. Al comer alimentos nuevos, la producción de las enzimas digestivas se estimula. La alteración de la composición y el aumento de la secreción de la saliva puede causar reacciones alérgicas al bebé. Normalmente desaparecen por si solas aunque también pueden empeorar.

Una reacción alérgica no tiene porque ser causa de que la piel del bebé esté seca , no olvides que puede deberse también a una alergia a los alimentos. Debes introducir los alimentos poco a poco y por separado, para detectar, si existe, una incompatibilidad. Incluso la intolerancia a la leche de vaca podría ser la causa de la irritación de la piel. Si no estás segura, debes preguntar a tu pediatra.

  • Ropa: Si la piel del bebé está muy seca es recomendable utilizar ropas más suaves y libres de complementos o telas que puedan rozarle. La ropa también debe ser lavada antes de usarse para minimizar el efecto que puedan tener los distintos contaminantes que a menudo se encuentran en la ropa.
  • Detergente: Si el bebé presenta machas rojas con picazón en el cuerpo o las extremidades, posiblemente podría indicar una sensibilidad extrema a un detergente o suavizante para ropa. Trata de cambiar de producto para ver si es esto la causa de la irritación.

¿Por qué la piel seca en el bebé es preocupante?

Una piel sana desempeña muchas funciones importantes tales como; la regulación de la temperatura corporal o evitar las influencias nocivas del medio ambiente. Para realizar bien este trabajo, la barrera de la piel debe estar intacta sino las bacterias y otros patógenos pueden penetrar fácilmente en el organismo.

El picor que se asocia con la piel seca del bebé, no sólo interfiere en su bienestar general. Los niños pequeños no pueden eliminar la picazón como lo hacen los adultos. Si se rascan pueden llegar a hacerse  lesiones menores en la piel, por las que los agentes patógenos pueden penetrar.  Esta acción puede dar lugar a una inflamación dolorosa y una mayor posibilidad de infección.

Especial cuidado para la piel seca en el bebé

Para proteger la piel gastada y seca del bebé debes cuidarla con mucho cariño. La piel de los bebés necesita durante los primeros años ayuda para almacenar la grasa y la humedad suficiente. Por encima de todo la regularidad de los cuidados, así como también la correcta elección de productos para su cuidado, debido a que es la única manera de estabilizar la función de barrera de la piel.

Proteger la piel seca del bebé con crema

Da igual si la piel del bebé está seca o saludable. Aplicar regularmente crema es muy importante. Los niños con la piel sana pueden recibir crema de los pies a la cabeza después de cada baño o ducha. Si tu bebé tiene la piel seca es mejor aplicarle una crema todos los días independientemente del baño. Al elegir la crema hay que tener en cuenta:

  • Utiliza productos hidratantes. Por lo general penetran en las capas profundas de la piel y no sólo proporcionan humedad superficial. Son un buen remedio para la piel seca del bebé.
  • Las cremas que contienen ácidos grasos insaturados o urea promueven intensamente la salud de la piel de los niños que no tienen completamente desarrollado el estrato córneo de la piel y permite estabilizar y reducir la pérdida de agua de forma más eficaz.
  • Presta atención a la textura de la crema. Que sea fácil de repartir. Eso permitirá al bebé cubrir y repartir bien la crema por todas las zonas del cuerpo. Normalmente las lociones suelen ser más fácil de aplicar que las cremas.

En la aplicación tener en cuenta: usar sólo tanta crema como el cuerpo necesite. Poner una gruesa capa de crema sólo hará que el bebé sufra una acumulación de calor que pueda causarle irritación de la piel, erupciones o granos. Mejor aplicar crema con frecuencia que en cantidad.

Las cremas más grasientas deben aplicarse con cuidado. Deben usarse especialmente para la protección contra el frío y en la zona del pañal, para proteger el culito de la irritación que pueden causarle los restos de orina y heces. Si la piel del bebé es muy seca, una cobertura parcial con crema más gruesa es sin embargo aconsejable.

Si la piel de tu bebé es extremadamente seca puedes aplicarle a diario un aceite. Penetra más fácilmente en la piel y proporciona un cuidado intensivo. En pieles normales debes ir con cuidado pues la piel del bebé quizá no podrá absorber toda la cantidad.

La piel seca del bebé: Bañar a tu hijo

Al bañar un bebé con la piel seca, hay varias cosas a tener en cuenta. Si el agua está demasiado caliente, por ejemplo, le vas a resecar aún más la piel. También los baños demasiado largos se deben evitar, ya que la piel puede hincharse empeorando la retención o absorción de humedad.

Si para el baño del bebé no usas solamente agua, procura que los limpiadores sean muy suaves. Estos deben ser absolutamente libres de jabón, para que no afecten más al manto ácido de la piel. También es importante que los aceites de baño y el resto de productos hidraten bien su piel. Así, la pérdida de humedad causada por el agua se puede compensar.

Para proteger la piel seca del bebé también es conveniente evitar lavarle con un paño o una esponja. Por la fricción la piel sólo se irritaría aún más. Incluso al secarle no se debe frotar sino situar encima de la piel la toalla para que absorba el agua.

Después de un baño con aceite, no debes secarle inmediatamente, pues no tendrá entonces ningun sentido el efecto del aceite en la piel del bebé. Sólo debes preocuparte de la temperatura de la habitación o el baño para que el bebé no pase frío.

Cuando la piel seca del bebé debe ser controlada por el médico

Si la piel del bebé no sólo es dura y seca, sino que la sequedad es tan extrema que presenta escamas, enrojecimiento e inflamación, deberías consultar a un pediatra. Una piel que presente mal aspecto con ampollas o costras puede ser signo de una enfermedad grave de la piel. En el área del pañal rápidamente puede surgir, por ejemplo dermatitis del pañal u hongos del pañal.

Una de las enfermedades de la piel más comunes en la infancia, pero que por lo general se produce sólo después del tercer mes de vida, es la dermatits atópica. Es una enfermedad inflamatoria cutánea crónica que se acompaña de una picazón severa. Sequedad de la piel, enrojecimiento y engrosamiento de la piel puede ser una primera señal. Pero no todos los niños que sufren sequedad de la piel tienen dermatitis atópica.

Si las zonas secas estan básicamente en la cara, el cuero cabelludo y la superfície de brazos y piernas, debes  pedir al pediatra que te haga un diagnóstico preciso para tratar a tu hijo tan pronto como sea posible con el proceso  adecuado.