Lavar el pelo del bebé

Lavar el pelo del bebé es importante no sólo como limpieza sino también para estimular su cuero cabelludo y las glándulas sebáceas. Puesto que la cabeza del bebé es bastante sensible, tienes que hacerlo con cuidado pero sin miedo. Aquí te proporcionamos los puntos más importantes a tener en cuenta cuando laves el pelo a tu bebé.

¿Con qué frecuencia puede lavarse el pelo del bebé?

El pelo no abunda en los bebés. Normalmente, los que tienen mucho van a perder una gran cantidad durante el primer año. Esta pérdida de cabello es causada por cambios hormonales que se regularán solos hacia el final del segundo año. De todas formas el pelo del bebé es muy fino y delicado, y como el bebé no se mueve mucho, con un poco de agua va a quedar limpio. Con que lo laves una vez a la semana será suficiente.

¿Es necesario el champú?

Como el pelo del bebé es muy suave y fino, no se necesita ninguna substancia para limpiarlo bien. Si el pelo del bebé es más grueso, o le crece con los meses, puedes utilizar un champú. Tiene que ser adecuado para la edad del niño y que tenga un ph neutro. Los productos infantiles están formulados para no agredir el pelo, no irritar los ojos y comúnmente son hipoalergénicos. También hay que procurar elegir productos con perfume suave. Los olores muy fuertes pueden irritar y causar alergias en niños muy pequeños.

Después de los seis meses de edad, se puede usar un acondicionador para niños; en el caso de que tenga el cabello muy rizado y se enrede con facilidad. Los acondicionadores formulados para el uso infantil ayudan a desenredar, hidratan y protegen el pelo.

Weitere Artikel

¿Qué técnica es la mejor para lavar el pelo al bebé?

Muchos niños se sienten incómodos cuando el agua les da en la cara o les entra en las orejas. Por lo tanto cuando le laves el cabello es muy recomendable que inclines su cabeza hacia atrás para que el agua pueda correr en esa dirección. A continuación con una taza pequeña vierte agua ligeramente tibia sobre su cabeza o exprime una esponja húmeda sobre el pelo para lavarlo. Si a tu bebé no le gusta bañarse, puedes optar por lavarle el pelo aún envelto en una toalla, con la cabeza inclinada sobre un recipiente para que peudas lavarle bien el pelo. Si al bebé no le gusta que le eches agua por encima, puedes intentar lavarselo con un paño humedo y suave mientras está en la mesa para cambiarle los pañales.

A tener en cuenta en el secado

Después de lavar el pelo al bebé, es importante que se lo seques atentamente para que no coja un resfriado. Lo mejor es que utilices una toalla suave con la que frotes la cabeza del bebé suavemente. No uses secador de pelo ya que el cuero cabelludo es muy sensible y puede quemarse fácilmente.

Intenta, al frotar, no presionar la cabeza del bebé pues el cráneo aún no está completamente desarrollado. Las aberturas en el cráneo, llamadas fontanelas, aseguran que la cabeza se mantiene flexible y proporciona al cerebro de tu hijo la oportunidad de crecer. Por ahora solo lo cubre el tejido conectivo que es muy sensibles a la presión y por lo tanto debe ser manejado con mucho cuidado.

Debes secarlo bien, el exceso de humedad puede provocar micosis en el cuero cabelludo, especialmente, si se deja el pelo sin secar directamente. En el momento de peinar, se debe optar por cepillos con cerdas muy suaves o peines de dientes separados y puntas redondas. Estos objetos deben ser de uso exclusivo del bebé, para mantenerlos a salvo de contraer micosis o piojos de otras personas.

¿Cómo se quita la costra láctea?

La costra láctea, aunque inofensiva, aparece en la cabeza de algunos beebés en forma de escamas de color marrón claro, debido a la grasa en el cuero cabelludo. El fenómeno es debido al hecho de que la función de las glándulas sebáceas en los bebés todavía no se regulan hormonalmente de forma automática. Aunque hay un tipo de afección que desaparece tras los tres primerso meses, la costra láctea, puede ser un primer signo de la dermatitis atópica y también puede aparecer en partes de la cara o en el resto del cuerpo se vean afectadas.

Para eliminar estas escamas es recomendable, un par o tres de horas antes del baño, aplicarle un poco de aceite sobre la cabecita con un algodón. A continuación, enjuagar el aceite mientras que el champú a cabo. Durante el baño lavas el aceite a conciencia y tras lavarle el pelo al bebé puedes peinarle suavemente en la dirección del crecimiento del pelo.

Para combatir la formacióin de estas escamas también se recomienda un suave masaje con un cepillo de bebé. Cepillar "a contrapelo" estimula la circulación sanguínea en el cuero cabelludo y por lo tanto tiene un efecto positivo sobre las glándulas sebáceas. Ten cuidado de no presionar demasiado con el cepillo en la cabeza.

Más información en el artículo Cómo quitar la costra láctea.