Shantala

Un Shantala es un masaje para bebé. Éste le proporciona beneficios físicos y psicológicos. Puedes comenzar a hacerlo desde el primer mes de vida. Un Shantala no sólo va a proporcionarle a tu bebé una buena dosis de relajación, si no que va a ser también un modo de expresión de todo tu cariño y tu amor.

Origen del Shantala

El masaje al bebé se conoce mundialmente como Shantala y tiene su origen en la India, cuando el obstetra francés F.Leboyer  estuvo observando a una madre masajeando a su bebé. El médico, asombrado con la fuerza de sus movimientos, y con los beneficios que estos daban al bebé, decidió importar la terapia a occidente y bautizar toda la secuencia de movimientos con el nombre de aquella mamá: Shantala.

El Shantala hace que los niños esten tranquilos, adquieran resistencia en el organismo, sueño placentero, y perciban la afectividad de sus padres hacia ellos. Durante el Shantala, el bebé tiene sensaciones muy agradables porque no se trata solamente del tacto, sino también de sentir sensaciones a través de la audición, del olfato y de la visión.

Incluir el Shantala en la rutina diaria

Si haces del Shantala una parte más de la rutina diaria, tu hijo reconocerá que después del baño y antes de que le pongan su pijamita, va a tener su momento de relajación de la mano de papá o mamá. A todos nos encanta que nos proporcionen un suave masaje y tu bebé no es ninguna excepción. A todos los bebés les encanta el contacto físico, que les toquen, les acaricien y les mimen. Asi que un Shantala es la mejor respuesta a ese reclamo de cariño.

El Shantala contribuye a su salud en numerosos aspectos:

  • Ayuda a regular las funciones respiratorias, circulatorias y gastrointestinal.
  • Alivia las molestias ocasionadas por los cólicos del lactante, gases y estreñimiento.
  • Ayuda a relajarse y alivia el estrés.
  • Ayuda a intensificar la comunicación afectiva entre el bebé y las personas de su entorno, facilitando la comunicación no verbal.
  • Ayuda a estimular el sistema inmunológico y propicia un mejor desarrollo del sistema nervioso.
  • Ayuda a aumentar la autoestima del bebé.
  • Ayuda a que el bebé tenga un sueño más tranquilo y profundo.

El masaje al bebé es una forma de comunicación no verbal a través de la cual transmitiréis vuestro afecto y cariño al pequeño. Esto potenciará su autoestima sintiéndose cuidado, atendido y centro de vuestra mirada y movimientos. Después de un agradable masaje, el bebé conciliará mejor el sueño y dormirá tranquila y profundamente. Por eso es preferible que le proporciones este masaje después del baño y por la noche.

Shantala: dar el masaje

Si quieres darle un Shantala a tu bebé debes asegurarte de que no está cansado o con hambre. El tiempo ideal es de aproximadamente una hora antes de acostarse. Recuerda que el Shantala también puede ser divertido. No es una obligación, si no tienes ganas no tienes porqué hacerlo. Sin embargo, podéis disfrutarlo ambos. Además recuerda que dedicarle este rartito al bebé favorecerá su desarrollo y su descanso.

Puesto que el Shantala se hace estando él desnudo, debes asegurarte de que el ambiente es suficientemente caliente y agradable, la temperatura a unos 25 ° C, así no pasará frío.

Para que el masaje sea agradable para el bebé es recomendable que hagas un calentamiento de manos. Puedes frotarlas una con la otra para calentar los dedos. Si quiers puedes frotarte las manos con aceite de masaje para que te sea más agradable y además favorezca tu piel.

El Shantala es fácil. Es importante que realices todos los movimientos lenta y suavemente. La caricia debe estar en primer plano. Así realizas el masaje:

La cabeza:

El masaje del cuero cabelludo comienza por la cara. Desliza lentamente las manos por la nariz sobre las mejillas. A continuación, acaricia lentamente con las manos la frente.

El abdomen y el pecho:

Cuando masajees el pecho del bebé, empieza de forma alternada con una mano desde el hombro, el pecho hacia la barriga hasta la pierna contraria al hombro por el que has empezado. Cambia de lado, empezando por el otro hombro hasta la pierna contraria (alternando el hombro izquierdo, pierna derecha, hombro derecho, pierna izquierda). El pecho del bebé tienes que masajearlo desde dentro hacia fuera. La barriguita en movimientos circulares en el sentido de las agujas del reloj.

Espalda:

Para aplicar el masaje en la espalda, empieza con las dos manos en su espalda, luego sin dejar de masajear  bajas del cuello hasta los pies.

Piernas y brazos:

Para realizar un masaje en las piernas y los brazos es mejor que tumbes al bebé boca arriba que ponga a su bebé sobre su espalda. Con una mano agarras el muslo o el antebrazo, y tiras lentamente hacia el pié o la mano. Antes de soltar la mano o el pié, con tu otra mano ya empiezas de nuevo a agarrar el muslo o el antebrazo, alternativamente. Cuando termines, tras un rato de masajear esa extremidad, cambias de lado.

En general el Shantala no puede hacerse mal, pero hay algunas cosas que debes tener en cuenta:

Debes masajear el abdomen siempre en el sentido de las agujas del reloj. Presta igualmente atención a la simetría. Si masajeas cinco veces el brazo derecho, debes hacer lo mismo con el brazo izquierdo. La columna vertebral es muy sensible, por lo que deberías evitar masajearla.

Si aún estás inseguro, puedes acudir a un curso de Shantala. Allí te enseñarán cómo puedes hacerlo mejor. Muchas matronas ofrecen cursos y en algunos centros de Doulas también. Si te gusta hacerle el Shantala y el bebé responde bien, podéis seguir mientras crezca y hasta que ambos queráis. Si lo mantenéis el vínculo entre el niño y tú o tu pareja, será aún más fuerte.

Weitere Artikel