Alimentación del bebé recién nacido

Lo que debes saber sobre la dieta de tu bebé recién nacido, puedes encontrarlo aquí.

La primera toma

La primera comida que recibe el bebé es muy importante, porque en ella recibe todos los nutrientes importantes que necesita y los elementos para sus defensas. A pesar de que dentro de tu vientre estaba protegido de las bacterias y los agentes patógenos peligrosos, ahora deben producir las propias defensas del cuerpo para que pueda combatirlos. En tu pecho y tu piel encuentra lo que encesita para luchar contra los gérmenes y para estar protegido de bacterias extrañas.


En las primeras tomas de pecho el bebé ingiere el calostro. El calostro contiene una cantidad muy concentrada de leucocitos y inmunoglobulinas que terminan haciendo una película protectora en el tracto digestivo de tu bebé. Se asegura de que su bebé esté protegido de infecciones y alergias. Al principio no va a tomar mucho, pues primero su sistema digestivo debe acostumarse, poco a poco a la alimentación, pero la cantidad que ingiere ya es suficiente para activar los factores inmunológicos y de defensa del cuerpo.


Si tu bebé quiere mamar notarás que se activa su reflejo de búsqueda: frunce el ceño, cierra la boquita en forma de “o” o lamiéndose los labios. Si detectas este comportamiento es hora de ofrecerle al bebé el pecho. La lactancia materna es también importante para ti ya que esto reduce de nuevo la musculatura del útero, la placenta puede eliminarse más fácilmente y la herida se cierra más rápidamente.

Colocar el bebé al pecho

Para que tus pezones no duelan, es importante que queden bien introducidos en la boca del bebé. Una buena colocación hace que la nariz del bebé esté completamente en contacto con el pecho. Si no se coloca bien, puede irritarse el pezón, puedes encontrar más información en el artículo 5 consejos para evitar el dolor en los pezones. Además encuentra las distintas posiciones de lactancia materna en nuestro artículo Cuatro posiciones habituales para la lactancia materna.

Weitere Artikel

La subida de la leche

Entre el segundo y el sexto día tras el parto, sube la leche al pecho. En un primer momento habra soólo calostro, dando a la leche una consistencia muy líquida y no del todo blanca. Puede que al principio te sea incómodo y raro, pero con el tiempo las tomas se harán más normales. Puede incluso que al principio sea un poco doloroso, y puede que se deba al flujo de leche y a los conductos. Los conductos de la leche puede que se obstruyan, provocando este dolor. Un paño caliente o una ducha caliente puede ayudar a aliviar estas “retenciones” y estimular el flujo de leche. Consejos útiles sobre cómo prevenir la congestión y aliviar el dolor los puedes encontrar en nuestro artículo Evitar y lidiar con la obstrucción mamaria.

Alimentación suplementaria

Darle suplementos al bebé a base de infusiones u otros productos con glucosa, sólo deben aplicarse si el bebé durante los primeros días después del nacimiento, padece una pérdida de peso de más del siete por ciento. Para dar estos suplementos son adecuados los biberones y las pipetas. Antes de proceder por tu cuenta, pero, pregunta a una matrona o al pediatra. Pero no te preocupes, normalmente no hace falta recurrir a los suplementos.
Puedes encontrar más consejos sobre dar el pecho en nuestros especiales Lactancia materna y Sacaleches y almohadas de lactancia. Si decides dejar de darle el pecho, en el especial Biberones puedes encontrar información muy interesante.

¿Cómo sigue la nutrición de tu bebé?

Entérate de todo en los siguientes artículos sobre la forma de continuar con la alimentación en el primer año del bebé:

Desarrollo del bebé en otras áreas

En los siguientes artículos puedes obtener detalles de cómo tu bebé se desarrolla en otras áreas: