Gatear, así ayudas a tu bebé

En estos artículos encontrarás información interesante sobre cómo y cuando tu hijo empieza a gatear, cómo puedes ayudarle a dar estos pasos y la importancia que tiene gatear a esta edad primeriza.

De ir a rastras a gatear

La transición de arrastrarse a gatear se encuentra en la mayoría de los bebés entre el noveno y el décimo mes. Estos primeros esfuerzos para gatear se manifiestan al arrastrarse con el culito levantado a la altura de los hombros. En esta posición, el bebé inicialmente se moverá suavemente hacia atrás y hacia adelante. Para aprender cómo se mantiene el equilibrio, estos movimientos los repetirá durante un tiempo. Poco después de hacer sus primeros movimientos, todavía le falta un poco de coordinación en el movimiento hacia delante alternando cada mano y la pierna contraria hacia adelante. Este movimiento cruzado será cada día más ágil y el bebé ganará habilidad, hasta que llegará a hacerlo a un ritmo tremendo. Este es el primer paso para gatear.

Por qué es tan importante gatear

Gatear favorece la coordinación y el trabajo conjunto de los músculos abdominales y la espalda y por lo tanto tiene un impacto positivo en los movimientos de su bebé. Gatear también es muy importante para la percepción y la integración óptima de los dos hemisferios del bebé. Aunque no se da en todos los casos, se ha detectado en algunos bebés un mayor riesgo de dificultades posteriores de aprendizaje. Además, los bebés que suelen gatear  y se arrastran, por lo general tienen un mejor sentido de orientación.

Weitere Artikel

Gatear: Cuando los bebés no gatean

Muchos niños se saltan la etapa de gatear por completa o desarrollan un estilo de movimiento peculiar que no recuerda al hecho de gatear. En los últimos años ha aparecido una tendencia que afirma que es bueno que los bebés desarrollen su propio sistema de movimiento y que no deben marcarse patrones estrictos.  Sin embargo, también es posible que detrás del rechazo al gatear, por parte del mismo niño, se encuentre un bloqueo en el cuello, el hombro o el área pélvica, que simplemente no permite que el bebé encuentre ninguna ventaja en gatear. Así que si observas que el bebé no hace ningún esfuerzo por gatear o más bien se mueve poco o de forma característica, debes tener en cuenta esta posibilidad. Una visita al osteópata puede ayudarte a esclarecer la duda y a resolver los bloqueos posibles.

Así puedes ayudar al bebé a gatear

Si ves que tu bebé se pone regularmente a cuatro patas pero en termina de arrancar, de moverse, de atreverse, hay algunas medidas que puedes tomar para ayudarle a dar el paso.

  • Intenta gatear con él: Agáchate al suelo, ponte a cuatro patas y prueba a gatear delante de él. Haz que esté motivado para imitarte.
  • Despertar su curiosidad: Coloca algo fuera del alcance del bebé que quiera cogerlo, tu mano, una pelota o alguno de sus juguetes. Si quiere cogerlo deberá acercarse así favorecerás su movimiento. Es una motivación para empezar a gatear.
  • Truco del pañuelo: Coloca un pañuelo grande o una toalla por debajo de la barriga del bebé, ata los dos extremos por encima de la espalda del bebé. Asegurando su estabilidad levántale unos centímetros, de manera que tenga los pies y las palmas de las manos en contacto con el suelo. Puedes darle incluso un leve empujoncito para que empiece a moverse. Lo importante es que sólo agarres la toalla, que no hagas su esfuerzo por él, ni le arrastres. Empezará a gatear para desplazarse.

No seas aguafiestas

Al gatear seguramente el bebé se ensuciará los pantalones, y las manos, pero esto forma parte de esta etapa. Forma parte del desarrollo del bebé arrastrarse por el suelo, tener contacto con las manitas. En estos momentos, que se mueve tanto, seguramente estará más cansado y dormirá más rato. ¿No es una buena notícia? El bebé ahora puede decidir si quiere seguirte o si quiere ir por su cuenta a descubrir el mundo que le rodea. Esto también aumenta la satisfacción de tu hijo. ¡Tu bebé se ha desarrollado un montón! Ha aprendido a girarse, a rodar a arrastrarse, a sentarse y ¡a gatear! Ya no falta mucho para que el bebé se levante y empiece a caminar. Puedes encontrar más infomación sobre esta siguiente etapa en la sección Aprender a caminar.