Las primeras papillas

El proceso de dejar la leche y comenzar a comer alimentos más sólidos es paulatino. Entre los cuatro y seis meses se pueden empezar a introducir otro tipo de comidas, como las papillas. Estos alimentos son complementarios a la leche, que seguirá siendo su alimento básico.

El bebé necesita más alimento

Puede que hayas notado que tu bebé bebe con más avidez en las tomas, con más fuerza. Esto es natural, ya que el bebé crece y come con más rapidez. Esto tiene la ventaja de acortar las tomas y reduce el número de tomas al día, en cada toma come más. También puedes tratar de acostumbrar al bebé a beber durante el día tanto como sea posible para poder dormir toda la noche. Por otra parte puedes amamantarle más seguido, tras la toma, haz una pausa de cinco minutos y ofrécele de nuevo el pecho (o el biberón). Si lo coge de nuevo, la toma será más completa y aguantará más. Así modificas su ritmo de tomas.

Pero a pesar de que el bebé come ahora de manera más eficaz, puede distraerse mientras le amamantas con más frecuencia, y más rápidamente. Comienza a explorar el mundo y todo lo que ve es muy interesante para él. Por esta razón es preferible dar el pecho en una habitación tranquila.

Si por otro lado se termina la baja por maternidad y debes volver al trabajo pero no quieres quitarle la leche materna, hay la posibilidad de extraer la leche del pecho y dársela con un biberón. Puedes encontrar más información en nuestro artículo Sacar la leche correctamente.

La primera papilla

Cuanto mayor sea el niño más frecuente es la pregunta de si la leche materna es suficiente para él. En última instancia lo debe juzgar él mismo y tu entenderlo. Si ves que tu hijo está bien, que continúa creciendo y desarrollándose bien, no hay prisa para introducir los alimentos complementarios. Si tu niño parece no llenarse, con hambre y mira con curiosiddad cuando vosotros coméis, puedes empezar a darle papillas. Aunque la leche materna tiene todo lo que el bebé necesita, si no queda lleno y sigue teniendo hambre, o no poedes o quieres seguir dándole el pecho, sobre los 5 o 6 meses puedes empezar con la alimentación complementaria. Puedes encontrar en nuestro Plan alimentício para el primer año más información acerca de la introducción de alimentos complementarios. 

Weitere Artikel

Consejos para el destete

Cuando llegue el momento y comenzar con los alimentos, hay algunas cosas a considerar. Sobre todo al principio de la dieta debe seguir consistiendo principalmente en la leche materna pues el bebé necesita los nutrientes que contiene para su desarrollo. El aparato digestivo tiene que adaptarse poco a poco a los alimentos sólidos.


Además, la mayoría de los niños menores de 6 meses se sienten abrumados cuando deben tomar  todas las comidas con una cuchara. Utiliza una cuchara suave y redondeada, y no la introduzcas mucho dentro de la boquita del bebé. Con la introducción de alimentos complementarios tu hijo necesita líquido adicional, así que puedes ofrecerle agua tíbia o a tremperatura ambiente, que no sea del grifo pues podría dañarle el estómago. También puedes darle un vaso de aprendizaje, con tapa y una pequeña embocadura para beber (sin tetina). Estos vasos de aprendizaje son muy resistentes, estables y fáciles de usar. Pero no dejes que tu hijo vaya a todas partes con la botella en la boca, chupando, siquiera con agua. El saliente de estos vasos impide que la saliva fluya alrededor de los dientes frontales superiores. Y eso favorece la formación de caries en los dientes debido a las pérdidas de saliva e impide que los minerales en los dientes estén en equilibrio.

Si comienzas con los alimentos sólidos debes asegurarte de que los productos proceden de cultivo ecológico y que no están contaminados con esricidas y demás. Si preparas las papillas tú misma, utiliza aceite de oliva, contiene muchas vitaminas.  Igualmente debes también el consumo de sal, azúcar, miel y leche, aunque especias suaves como la canela o el anís son permitidas en pequeñas cantidades. Principalmente las papillas suelen ser de cereales, de verduras como patata, zanahoria, calabacín, y de frutas como manzana, plátano, pulpa de naranja y pera. Lo importante es que las verduras siempre estén cocidas en agua, sin sal ni azúcar, y que las frutas estén limpias, peladas y sin corazón, no tienen que estar necesariamente cocidas.Encuentra en nuestro especial las papillas para los primeros meses, con sus recetas.


También debes tener cuidado de no introducir demasiados alimentos nuevos a la vez. Lo mejor de todo es destinar una semana a cada alimento, por ejemplo, en la primera semana caldo vegetal, la segunda semana puré de patatas, a partir de la tercera semana, le añades el puré de carne y así sucesivamente. De esta manera podrás ver fácilmente lo que se le pone bien a tu bebé y lo que no. Además la introducción paulatina evita que el bebé sienta abrumado con todos los sabores nuevos. Si su hijo tiene una alergia o intolerancia, a través de la introducción sucesiva de los alimentos podrás detectarlo sin problema. En caso de detectar una alergia o una reacción rara a aun alimento, debes quitárselo rápidamente de la comida, y quizá, en unos meses intentarlo de nuevo. Si de nuevo el bebé reacciona distinto a este preducto, será mejor que lo lleves al pediatra para que examine a tu bebé.

Algunos consejos

  • La temperatura de la comida debe ser tibia.
  • No se le debe poner sal a las papillas, el bebé todavía no tiene preferencias por alimentos salados.
  • No le des miel hasta que cumpla un año, ya que puede contener esporas de botulismo que son perjudiciales para la salud del bebé.
  • Hay alimentos que pueden causarle atragantamiento como el pan, que con la miga puede hacer un bolo, uvas, cerezas, granos (nueces, almendras), vegetales crudos.
  • Hay alimentos que pueden causarle reacciones alérgicas como el chocolate, maíz, huevos, frijoles, mariscos, alimentos cítricos y mantequilla de maní. No se los des antes de que cumpla un año.
  • La primera comida debe ser una papilla y un postre.
  • El bebé también toma líquidos durante la comida, dale agua.
  • Deja que el niño haga lo que quiera, es natural que las primeras veces no coma bien, por lo tanto, no te desesperes si escupe la comida o succiona la cuchara, más adelante tendrás tiempo para corregir esto.

Las alergias

Es bueno dejar que tu bebé lo pruebe todo, que conozca la comida, la “mastique” (sin que se atragante) y pruebe su sabor, recuerda no introducirle muchos nuevos alimentos de golpe. Si hay algun producto al que el bebé tenga alergia, es positivo reconocerlo cuanto antes. Si reacciona de forma extraña a ciertos alimentos puede tener una reacción alérgica o de intolerancia hereditaria. Ante la primera sospecha debe ser examinado inmediatamente por un médico.

Todo comienzo es difícil

Los problemas y el caos son inevitables. Las primeras comidas por lo general terminan siendo un "lío". Así que prepárate antes, ponte ropa que pueda mancharse y al bebé equípale bien, sin olvidar el babero, y sobre todo: sé paciente. Puede que aún así no funcione a la primera, sólo tendrás que esperar un poco más. Tu hijo estará listo para hacer un cambio en la dieta, sólo tienes que ir probando hasta encontrar ese día.

Más consejos e información sobre la comida del bebé

En estos otros artículos podrás aprender lo que sucede en la dieta de tu bebé durante el primer año de vida:

El desarrollo de tu bebé en otros aspectos

Conoce con estos artículos cómo tu bebé se desarrolla a la edad de cuatro a seis meses en otras áreas: