¿Los andadores son útiles?

Los fabricantes recomiendan por supuesto el uso de sus andadores, los llamados caminadores, correpasillos o taca-tacas. Pero las opiniones al respecto son muy variadas: ¿son recomendables los andadores?

Por supuesto que quieres ayudar al bebé cuando a los 10 meses empieza a ponerse de pie y a agarrarse a las mesitas y los muebles. La pregunta es ¿cómo puedes favorecer este aprendizaje de forma adecuada?, ¿los andadores o correpasillos son adecuados?. Aquí te contamos los peligros del uso de andadores y lo que debes tener en cuenta al buscar uno para tu bebé.

Influencia de los andadores en el desarrollo físico

Hay evidencias de que los andadores no logran el objetivo deseado, es decir, favorecer el desarrollo motor de tu hijo. Por el contrario, este desarrollo es inhibida por los juguetes pues tu hijo no se puede desarrollar de forma natural. En casos severos, el uso de andadores puede provocar problemas de espalda, de las piernas o deformidades en los pies y el acortamiento de los músculos.

Weitere Artikel

Aumento del riesgo de accidentes con los andadores

Algunos expertos advierten sobre el uso de andadores para bebés. Afirman que son peligrosos porque hacen que los padres dejen al bebé sin control. En un andador el bebé se mueve muy libremente, puede golpearse con facilidad y caerse por las escaleras. Cada año un número importante de bebés tienen accidentes en andadores y correpasillos.  Las escaldaduras y los envenenamientos también son más habituales pues los niños, desde los andadores, tienen un mayor alcance. Esto les permite llegar a los vasos o copas de líquidos, los productos químicos o los cigarrillos.

Alternativas a los andadores

Las opiniones de los expertos dejan en claro que debemos prescindir de los juguetes y complementos para andar. Si tu bebé tiene un andador y quieres que lo use, ten en cuenta el siguiente consejo: No pongas a tu hijo durante más de un cuarto de hora cada día en el andador, y no lo dejes fuera de la vista.

Sin embargo, hay alternativas a los andadores, tales como los cochecitos que se empujan. Son carritos del tamaño del niño que permiten almacenar juguetes o muñecos y el bebé puede empujarlo por su barra de sujeción. Estos cochecitos no son perjudiciales para su cuerpo, aunque existe igualmente un mayor riesgo de accidentes con su uso.