Ver, sentir, oír en un recién nacido

´Aunque al principio los bebés no ven y les falta coordinación, todos los sentidos ya están activos. Por supuesto que mayoritáriamente no están desarrollados del todo y también varían en los bebés de la misma edad. Sin embargo un bebé puede sentir mucho más de lo que se piensa.

Ver

Los bebés tras el nacimiento pueden ver algo, más o menos. Claro que no como los adultos sinó que son capaces de diferenciar entre la luz y la oscuridad. Las imágenes parecen ser inicialmente difusas, pero la visión se desarrolla paso a paso y a una distancia de unos veinticinco centímetros podrá ver claramente. Esto corresponde aproximadamente a la distancia entre tu cara y tu bebé si lo tienes en brazos..


A los bebés les gusta ver las caras y seguirlas con los ojos. Todas las cosas del fondo aparecen borrosas y difusas. Es más fácil para el bebé concentrarse en lo que tiene cerca, las caras. El excesivo movimiento del fondo puodría generarle confusión, pues el sistema nervioso de tu hijo aún no está en condiciones de recibir distintas impresiones a la vez. Las cosas que se mueven despacio delante del bebé puede seguirlas con los ojos y la cabeza, las cosas estáticas puede mirarlas fijamente. Los fuertes contrastes suelen despertar la atención del bebé. Las cosas de colores, rayas y formas rectangulares le llaman más la atención que las formas suaves y redondeadas. Utiliza, por lo tanto,  juguetes que son de colores, pero no confundas al bebé pasándole varios animales de peluche por delante de la cara. Demasiados imputs pueden abrumar al niño. El color favorito de la mayoría de los bebés es el rojo que les recuerda cuando estaban en el vientre.

El oído

Tu hijo ha estado en el vientre 9 meses escuchando tu voz. Por eso mismo, una vez fuera, notará como esta suena diferente pero la reconocerá como la tuya. Por lo tanto, inmediatamente después del nacimiento desarrollará una capacidad instintiva para reconocer  tu voz. Además, poco a poco irá desarrollando sus propios gustos e irá identificándose con música tranquila, sonidos rítmicos suaves de tambores o monótonos como el zumbido de un motor. Estos sonitos rítmicos y repetitivos le recuerdan a los golpes y rugidos de los vasos sanguíneos y los órganos que se ha escuchado en tu vientre. También puede distinguir volúmenes, alto y bajo. Los ruidos fuertes despiertan enseguida su atención, o le asustan. Pero a diferencia de los adultos quedan tranquilamente dormidos, aunque los hermanos estén jugueteando al lado o haya mucho tráfico en la calle.

Weitere Artikel

Sentir y tocar

El sentido del tacto es de todos los sentidos de tu hijo el mejor desarrollado. Tu hijo puede sentir el calor, el frío, el dolor y percibir las caricias. Los bebés son especialmente sensibles a los cambios de temperatura. Por eso mismo, los bebés necesitan una especial protección ante las las temperaturas extremas.


No puedes confiar en que el bebé empiece a llorar cuando el agua del baño está demasiado caliente o porque un paseo por la nieve ha durado demasiado tiempo. El frío es especialmente peligroso porque los bebés no pueden regular su temperatura corporal y tampoco moverse con rapidez para entrar en calor.


La piel es el órgano sensorial más grande y más emocionante. Cada roce, cada caricia desencadena los estímulos de la piel, que se transmiten al cerebro. Por lo tanto, las vías nerviosas se estan perfeccionando constantemente. Especialmente importante para el bebé es que se le acaricie siempre con amor y delicadeza. A través del cuerpo el niño siente una gran cantidad de calor y seguridad.

Olfato y gusto

Ya al nacer, el bebé puede oler y degustar las cosas. Ambos sentidos están íntimamente relacionados y, por supuesto, aún no plenamente desarrollados. No obstante, ya son lo suficientemente finos para crear un sabor favorito. Este será sin duda el sabor dulce. Esto se debe a que las papilas gustativas ya están formadas en el útero mucho antes del nacimiento y el líquido amniótico es una bebida dulce.


La primera vez que le des al bebé alimentos amargos o ácidos los escupirá, mientras que recibirá con gusto un biberón de agua endulzada. Incluso con la percepción de los olores se desarrollan muy temprano sus preferencias. Los olores que nosotros percibimos como algo picante, para ellos es incómodo y querrán evitarlo. Los bebés pueden distinguir muy bien los olores corporales, así que si le coges en brazos tú o un estraño lo notará, y querrá volver contigo, puede olerte.

Así se desarrollan los sentidos

En los artículos siguientes encontrarás información sobre el desarrollo de los sentidos de tu bebé en los próximos meses:

Desarrollo del bebé en otras áreas

En los siguientes artículos puedes obtener detalles de cómo tu bebé se desarrolla en otras áreas: