Rutinas y rituales para acostarse

¿Tu hijo no puede o no quiere quedarse dormido? Tener unos hábitos fijos para antes de acostarse, seguir siempre el mismo procedimiento, puede ayudarle a encontrar la calma que necesita. Hemos recopilado algunos consejos para que puedas preparar o desarrollar tus propios rituales antes de acostarle.

La mayoría de los padres conoce el problema: muchos niños tienen dificultades para despedirse de un día lleno de emociones e irse a dormir. Están inquietos pensando en que no quieren que mamá o papá le dejen de nuevo en la guardería o simplemente estan aún muy activos por al noche.

Esta situación puede complicar el momento de ir a la cama. Realizar algunos “rituales” antes de acostarse puede favorecer que estas situaciones se corrijan. Le dan seguridad a los niños y les ayudan a sintonizar con el momento del sueño que sigue. La regularidad de las rutinas para la hora de acostarse puede ayudar a los niños a no tener miedo de la noche ni de la oscuridad y a dormir tranquilos. Si conseguís fijar unas rutinas, interiorizarlas y que el niño las adopte, vais a poder ahorraros un montón de discusiones y esfuerzo en el futuro. Con cerca de seis meses, un niño tiene edad suficiente para desarrollar ciertos rituales firmes. No olvides, pero, que las rutinas de la hora de acostarse cambian con la edad.

Desarrollar el ritual

Es importante que determinéis el ritual desde el principio y seguir siempre la misma pauta. Por ejemplo si decidea leerle siempre un cuento no permitas que él te interrumpa y pregunte en exceso, puesto que querrá alargar el “ritual” tanto como pueda. Es importante establecer un patrón, ya que hace predecible y familiar terminar la noche, algo muy positivo para la tranquilidad de los niños.

Weitere Artikel

Seguir siempre el mismo orden

Una rutina para dormir comienza ya con las actividades habituales, tales como quizá un baño, cenar, ponerse el pijama y cepillarse los dientes. Asegúrate de que estas actividades se realizan todas las noches en el mismo orden y a poder ser manteniendo el mismo horario. Se crea una rutina y tu hijo tendrá siempre uan misma hora para acostarse. Los últimos minutos antes de que las luces se apaguen deben ser de total tranquilidad. Contar historias emocionantes puede que exciten innecesariamente a los niñoas así que mejor evítalas, pueden deficultarle quedarse dormido. Las siguientes medidas han dado resultado con muchos niños:

  • Las caricias, el balanceo de la cuna o poner en marcha una caja de música es lo que más piden los que son más pequeños.
  • Buscar juntos y explicar un libro de ilustraciones es muy apreciado por los niños de alrededor de un año.
  • Leer en voz alta una historia es, sin duda uno de los rituales más populares, que está especialmente indicado para niños mayores de dos o tres años. Leer también puede tener un impacto positivo en el desarrollo mental del niño, ya que estimula la imaginación y fomenta las habilidades del lenguaje. A menudo los niños que han escuchado historias de pequeños se convierten en unas pequeñas ratitas de biblioteca, en el sentido positivo de la palabra. En nuestra sección Libros para niños, puedes encontrar consejos sobre la lectura y los niños, reflexiones de especialistas para disfrutar de la lectura con los niños y un montón de libros infantiles recomendados por los libreros de todo el país.
  • Escuchar canciones o incluso cantar juntos es también un ritual muy bonito que casi todos los niños les encanta. Muchos aún recuerdan, una vez adultos, las canciones que les cantaban de niño. En nuestros artículo Nanas para el bebé y Canción de cuna puedes encontrar las canciones más populares para este momento del día.
  • Se recomienda evitar la televisión antes de ir a la cama, sobretodo en edad preescolar. Los programas que el niño mire deben ser infantiles y adecuados para su edad.
  • También un chupete puede ayudar a tu bebé, de hasta un añito, a dormise. Sin embargo, sólo debe usarse el chupete para dormir si lo necesita, y además es importante que si es un poquito mayor, sepa encontrar solo el chupete durante la noche, si lo pierde, de lo contrarioo podria ser contraproducente o adquiera algun hábito que le perjudique, como que no pueda dormir en absoluto sin él.
  • Los animales de peluche y los pañuelos o mantitas también pueden ayudar a los niños a dormir. Pero por seguridad no los uses hasta el segundo año de vida del niño. EL motivo puedes conocerlo en el artículo 9 Consejos para crear un buen ambiente para dormir.

Terminar el ritual de manera clara y decidida

Al igual que el principio del fin del ritual también debe seguir siempre las mismas pautas y tu hijo debe recibir un mensaje claro, por ejemplo, apagar la luz y un beso de buenas noches es el momento de dormir. También en este caso, debes finalizarlo sin permitir que el pequeño pueda alargar el momento de dormir. Si prefiere que dejes la puerta un poco abierta, pero, debes dejárselo pedir, pues puede que los ruidos familiares y un poco de luz le ayuden a dormir.