Tu hijo golpea con la cabeza o se balancea

Muchos niños lo hacen, y muchos padres están preocupados: golpear la cabeza contra la cama, meciéndose o rodando antes de dormirse. Hemos ido hasta el fondo de la cuesión para contarte a qué se debe.

Si tu niño golpea su cabeza contra el marco de su cama o no deja de mecerse hasta dormirse, entonces es comprensible que te preocupes. Algo no va bien. Muchos padres creen que se trata de una enfermedad y temen que el niño se haga daño en la cabeza

En los lactantes y los niños pequeños por lo general es inofensivo

Si tu hijo está sano, en general no tienes porque preocuparte. En lactantes y niños pequeños el gesto de golpear la cabeza y mecerse se da con frecuencia,  normalmente aparece en el primer año y desaparece un año y medio más tarde, o como tarde entre los 3 y 4 años de edad.

Weitere Artikel

Muchas veces se trata de un hábito para dormir

Muy a menudo hay niños con una cierta inclinación por los movimientos rítmicos que se desarrollan en forma de hábito, que permiten sobre todo facilitar el conciliar el sueño. Quizá te hayas dado cuenta de ello puesto que el niño reacciona también muy positivamente con la música. También los movimientos de cabeza y los golpecitos parecen actuar como tranquilizante, ten en cuenta que si le doliera mucho no lo haria.

Detectar un trastorno grave

En la mayoría de los casos, este comportamiento es inofensivo. Sin embargo, si cualquiera de las siguientes afirmaciones se diese, debes hablar con tu médico:

  • Tu hijo comienza a golpearse la cabeza o a balancearse cuando tiene más de un año y medio.
  • Su hijo golpea la cabeza con más de tres o cuatro años o se balancea.
  • El niño empieza a golpearse la cabeza o a mecerse después de una mala experiencia.
  • Tu hijo ha manifestado algunos trastornos de desarrollo.

Consejos para actuar

Si puedes descartar que el niño se golpea o se mece por algun trastorno grave, puedes prestar atención a los siguientes consejos:

  • Dale a tu hijo oportunidades para trabajar el ritmo durante el día, por ejemplo, moverse a ritmo de la música.
  • Puedes facilitar que el bebé sienta el ritmo si colocas un reloj que la secundera suene fuerte al lado de su cama.
  • Encojina la cama. Solo debes hacerlo por razones de seguridad, si tu hijo es mayor de un año. Igualmente puedes colocar un colchón en medio de la habitación, así le será más difícil golpearse contra cualquier parte.

Asegúrate que el niño no pasa demasiado tiempo en la cama sin dormir. Encuentra en el artículo Así el bebé aprende a dormir seguido como encontrar el momento óptimo para llevarle a la cama y que duerma toda la noche. También cuanto más cansado vaya tu hijo a la cama, menos tiempo va a tener para golpearse la cabeeza i balancearse.

No prestes mucha atención a este fenómeno o podría animar al niño a hacerlo incluso más. Golpearse la cabeza y balancearse  es en raras ocasiones, en niños niños pequeños, señal de una grave perturbación. Con un poco de paciencia, el problema en se resuelve la mayoría de los casos por sí solo.