Masaje para el bebé: Espalda

El masaje en la espalda es la parte final del proceso. Esta parte del masaje sólo puede realizarse si el bebé ya puede sostener la cabeza solito. Encuentra las indicaciones para hacer un masaje en la espalda paso a paso en nuestra galería de fotos.

Para que el masaje en la espalda sea más efectivo y el bebé pueda relajarse debes repetir todos los pasos y movimientos descritos alrededor de cinco a diez veces. Debes fijar las repeticiones en función de como tu bebé reaccione al masaje.

Weitere Artikel

» Aquí puedes descargar los pasos de la última fase del Masaje del bebé: La espalda en PDF.

Masaje en la espalda, paso 1: Coloca al bebé sobre su estómago y esparce aceite por su espalda y la nuca para prepararle para la fase final del masaje.

Masaje en la espalda, paso 2: Pon tu mano en la parte posterior de la cabeza del bebé. Abre los dedos como si le sujetaras la cabeza suavemente con las yemas de los dedos. Realiza un movimiento hacia la nuca, como si le peinaras el pelo con los dedos. Cambia de mano alternativamente para mantener un movimiento contínuo. El movimiento termina en el cuello.

Masaje en la espalda, paso 3: Vierte un poco de aceite ligeramente caliente en la espalda del bebé y déjalo correr hacia abajo por la columna vertebral.

Masaje en la espalda, paso 4: Coloca tus manos suavemente en la nuca de su bebé. Aplaa tu mano encima de la espalda y acaricia lentamente desde la nuca hasta la cintura. Procura cubrir con la mano toda la espalda del bebé.
Es importante no ejercer presión sobre la columna vertebral, ya que esto todavía es muy sensible.

Masaje en la espalda, paso 5: Sujeta suavemente los pies de tu bebé con una mano y estira las piernas un poco hacia arriba. Pasa la otra mano por el costado del bebé, desde la nuca por la espada, las nalgas y las piernas. El movimiento termina en el talón. Cambiar las manos y frota el otro lado del cuerpo suavemente.

Masaje en la espalda, paso 6: Para terminar el masaje del bebé, vuélvelo de nuevo y colócalo tumbado de espaldas. Ponte aceite en las manos y suavemente y con caricias, con un suave masaje repasas su cara, los hombros, el pecho, el abdomen y las piernas. Cuando llegues a los piés mantenlos un ratito en tus manos.