Cambiar el pañal de forma fácil y correcta

Cuanto más pequeño es el bebé, más a menudo deberás cambiar su pañal. Como regla general debes cambiarlo cada vez que esté mojado. Antes o después de las comidas es importante que lleve un pañal limpio. Puesto que vas a utilizar mucho el cambiador es importante que te lo tomes con calma, enseguida tendrás una rutina. Para que puedas empezar hemos recopilado para tí los principales consejos que te seran útiles en los para cambiar el pañal a tu pequeño.

Prepararse para cambiar el pañal

Cambiar el pañal: Preparar el espacio

Cambiar pañal: Preparar el espacio

Muchos niños llevan pañales, aunque sea solo por la noche, hasta los tres años. Por ello es importante establecer un espacio fijo para cambiar el pañal del bebé. Debe permitirte tenerlo todo a mano de forma rápida. Para una información más detallada acerca de este punto puedes consultar el artículo 7 consejos sobre el cambiador.

  • Mesa-cambiador: Una mesa-cambiador especialmente diseñada para cambiar el pañal. Te ofrece el espacio suficiente para cambiar cómodamente a tu hijo y también ofrece un montón de espacio de almacenamiento para los pañales y otros productos que vas a necesitar para dejarle limpio y seco. Debe ser suficientemente alta para que con la frecuencia de su uso no te coja dolor de espalda. Además debe estar colocada en un lugar cálido.
  • Lámpara de calor: Si el sitio donde tienes el cambiador es frío, puedes servirte de una lámpara de calor encima de modo que el bebé no se congele durante el cambio de pañales. Esta compra es una buena idea, especialmente si el bebé nace en invierno y la mesa-cambiador se encuentra en una habitación fría.
  • Cobertor del cambiador: Entre el cambiador y el bebé debes tener un pequeño almohadón, una mantita, o una toalla, que sea lavable, suave, y le proporcione una sensación agradable al pequeño. Lo mejor es comprar una almohadilla con una cubierta plastificada. Para que el bebé no esté directamente sobre el plástico, se puede cubrir con una funda de tela o con una toalla suave.

Cambiar el pañal: Dejarlo todo listo

Cambiar pañal: Todo listo para cambiar al bebe

Ten preparado todo lo necesario para cambiar el pañal. Ropa para cambiarle, pañales limpios, toallitas húmedas, también para secarle, una taza de agua tibia y un paño limpio, toallas, y una crema de cuidado de la piel. Debes estar totalmente concentrada en tu hijo. Si utilizas pañales desechables o de tela queda a tu elección. En ambas variantes, sin embargo, debe asegurarte de que el pañal sea del tamaño correcto. Procura que todo lo encesario esté cerca para que no tengas que dejar solo al bebé, y así evitar accidentes en el momento de cambiar el pañal.

Cambiar el pañal: Ropa fácil de poner

Cambiar pañal: Procura que la ropa sea fácil de poner

Aunque cambiar el pañal al bebé no es difícil, debes darte un poco de tiempo. Para que no se alargue ni este momento se convierta en un problema, debes asegurarte de comprar ropa que puedas ponérsela y quitársela fácilmente. Los bodys con botones son particularmente buenos en los primeros meses, puesto que no tienes que pasarlos por la cabeza del bebé. Más información sobre este tema puedes encontrarla el artículo Vestir fácilmente al bebé.

La seguridad ante todo

Lo más importante a la hora de cambiar el pañal al bebé es no dejarlo nunca desatendido en el cambiador. Si debes salir de la habitación cuando le tienes en el cambiador, llévatelo contigo, así seguro que no le va a ocurrir nada.

Weitere Artikel

Cambiar el pañal: Un culito reluciente paso a paso

Cambiar el pañal: Limpiar correctamente

Cambiar pañal: Limpiar correctamente

Primero acuéstalo boca arriba, en una superficie limpia y acolchada, y quítale el pañal sucio. Usa el agua, el algodón, la toallita o paños desechables para limpiar los genitales. Levanta con suavidad sus piernas y el culito, y pon el pañal con la zona adhesiva hacia atrás a la altura de la cintura.

Si es niño, quítale el pañal con cuidado, ya que el contacto con el aire hace que orine. Debes limpiar primero la zona perianal con algodón, y luego en la zona del pene y el escroto, no se debe retraer el prepucio. Si es niña, la limpieza se lleva a cabo de delante hacia atrás, y no a la inversa ya que puede contraer infecciones en la vía urinaria.

Con las toallitas debes tener cuidado. A menudo contienen fragancias que pueden irritar la piel sensible del bebé. Estad atentos por lo tanto, a la indicación "sin perfume".

Cambiar el pañal: Cogerlo correctamente

Cambiar pañal: Cogerlo correctamente

Para levantar el culito del bebé para cambiar el pañal te aconsejamos que utilices la técnica más habitual de agarre; con la mano izquierda agarras la pierna izquierda del bebé de maner que su pierna derecha se apoye en tu brazo y se levante sin problemas.

Cambiar el pañal: Secar el culito y aplicar crema

Cambiar pañal: Secar el culito y aplicar crema

Después de la limpieza, debes procurar que su culito quede bien seco para que no se irrite, los pliegues de la piel especialmente. Si le aplicas una cremita hidratante va a protegerle la piel. Usa una que sea finita para que la piel pueda transpirar.

Cambiar el pañal: Colocarlo bien

Cambiar pañal: Colocar bien el pañal

Cuando termines la limpieza, comprime la parte delantera del pañal sobre su abdomen, trayendo hacia adelante y pegando los adhesivos del costado de atrás a la parte del frente. Ten cuidado al cerrar el pañal que no esté demasiado apretado. Por lo general si puedes introducir dos dedos entre el pañal y la piel del bebé está bien colocado. Así tiene suficiente espacio y se siente más cómodo. Si el cordón umbilical todavía no está curado debes dejar la parte superior más libre, con el ombliguito fuera, para que el contacto con el aire ayude a secarlo.

No hace falta recordar lo importante que es lavarse las manos tras cambiar el pañal al bebé.

Cambiar el pañal: Vestirle rápido

Cambiar pañal: Poner el pañal y vestirle rápido

Al cambiar el pañal y vestirles es cuando muchos bebés se ponen nerviosos. Procura que este último paso sea lo más rápido posible para evitar que se enfurezca o inquiete innecesariamente. Cuando le tengas acostado puedes recurrir a canciones, juegos u objetos para distraerle.

No dejes pasar mucho tiempo entre cambios de pañal, generalmente son de 8 a 10 mudas diarias, ya que se irrita la piel del bebé y puede desencadenar una dermatitis del pañal.