El bebé no quiere comer papilla: 8 consejos para que coma

Empezar a darle papilla a tu hijo no está exento de problemas. Uno de ellos puede ser que el bebé rechace la nueva comida. Pero ¿por qué no quiere comer? Infórmate aquí de los motivos y encuentra 8 consejos que te ayudarán a saber qué hacer.

Además de la leche has decidido empezar a darle a tu hijo papilla pero resulta que éste la recahaza. Cambiar de alimentación se está volviendo un problema porque sencillamente no acepta la nueva comida y no sabes qué hacer. Pues bien, lo primero que has de tener en cuenta es que este rechazo no se debe siempre a qué no le guste la comida. A continuación te informamos de otras posibilidades.

1. El bebé no quiere comer porque no le gusta

La respuesta más fácil al interrogante de por qué tu bebé no quiere comer papilla es que sencillamente no le gustan los ingredientes que has usado. Incluso a esta edad los niños tienen sus propios gustos y saben qué quieren y qué no. Puede ser que las verduras o la fruta que hayas utilizado no esten entre sus preferidas. Sin embargo, si le das un nuevo alimento a tu hijo y lo rechaza eso no quiere decir que no le guste. Dáselo cada día durante una semana. Si aún así sigue rechazándolo puede que no sea el alimento adecuado y puedes pensar una alternativa.

Consejo: Los alimentos que son un poco dulces suelen tener éxito.

Weitere Artikel

2.El bebé no quiere comer porque no tiene hambre

Otra posibilidad de por qué tu bebé no quiere comer papilla es porque no tiene hambre. Eso puede suceder si, por ejemplo, le das la comida del mediodía demasiado pronto y todavá está satisfecho del desayuno. En este caso deberás espaciar más las diferentes comidas. No obstante, de la misma manera que tú no tienes siempre el mismo hambre, el bebé tampoco lo tendrá. Si no quiere comer te lo hará saber moviendo la cabeza o manteniendo la boca cerrada. Deberías aceptar estas señales y no forzarlo a comer.  Cando tenga hambre y quiera hacerlo tranquila que te lo hará saber.

3.El bebé no quiere comer papilla porque está demasiado hambriento

Aunque parezca contradictorio tu bebé no quiere comer porque está demasiado hambriento. Sobre todo al principio puede pasar que tenga tanta hambre que quiera comer de manera rápida y sencilla. Puesto que mamar del biberón o la teta le resulta más sencillo que comer papilla con una cuchara, es posible que consecuentemente se niegue a comer la papilla. Si persistes en el intento es posible ques u rechazo aumente así que lo más fácil es que lo satisfaga y le des lo que quiere. En intentos ulteriores deberá anticiparte al hambre y darle la papilla antes de que esté demasiado impaciente para comer.

4. El bebé no quiere comer papilla porque no le gusta como se come

No a todos los niños les gusta la papilla. Puede deberse a su consistencia o a que no les gsuta comer con cuchara. Los hay que prefieren pasar de la lactancia a la comida normal. Si tu hijo es capaz de masticar y tragar la comida no se pueden poner objeciones. Prueba de darle pqueños trozos de pan o verdura cocida para saber si prefiere esta forma de alimentarse.

5.El bebé no quiere comer papilla porque está despistado

Si tu hijo se despista fácilmente durante la comida y no quiere comer deberías intentar que no tuviera estímulos externos y la hora de comer se desarrolle de la manera más tranquila posible. Si tienes la televisió o la radio encendida debes apagarlas. Los juguetes tampoco te resulttarán una ayuda así que no se los des mientras come. El bebé ha de tener conciencia de la importancia del momento de alimentarse y de hacerlo bien.

No obstante, que tu hijo juegue con la cuchara o la comida no es perjudicial. El hecho de que juegue con la comida no significa que no le interesa sino más bien al contrario, que le interesa mucho por sus cualidades y particularidades. Es una experiencia sensorial importante que le ayudará a acostumbrarse a esta nueva forma de alimentarse. Coge sencillamente otra cuchara e intenta darle de comer mientras el inspecciona la papilla.

6. El bebé no quiere comer papilla por que está inseguro

Para el bebé todo lo nuevo es un reto. Incluso con las cosas que para ti son obvias el bebé deberá ocuparse de resolverlas. Por supuesto esto vale también para la comida. A algunos niños les produce cierta inseguridad la nueva sustancia no fuera el caso de que les pudiera perjudicar.Por eso prefieren no comer.

En estas situaciones debes mantener la calma. Los niños tienen su ritmo para acostumbrarse a la papilla y tu debes dárselo para que adquiera seguridad. Para hacérselo más sencillo puedes ponerle un poco de papilla en los labios y pueda probar su gusto. También puedes darle algunos alimentos para que los investigue. De esta manera los irá descubriendo por su cuenta e incluso puede que le resulte divertido.

7. El bebé no quiere comer papilla porque la situación le supera

Puede suceder que tu bebé se sienta superado por la situación. Debe acostumbrarse a la consistencia y sabor de la papilla y aprender una técnica completamente nueva de alimentarse. Además ha de manipular nuevos instrumentos como la cuchara. Quizás tu hijo no puede procesar todos estos estímulos de una tacada y rechaza el momento de comer.

En este caso puedes ayudarlo reduciéndole los distintos factores. Deja al principio que ingiera la papilla de tus dedos hasta que se haya acostumbrado a su consistencia y gusto. Cunado haya aceptado la papilla puedes introducir la cuchara.

También puedes darle la cuchara para que juegue antes de empezar a darle sus primeras papillas. Pon un poco de agua en ella para que aprenda a utilizarla para ingerir alimentos. De esta manera se acostumbrará a su sabor y a cogerla con las manos.

8. El bebé no quiere comer papilla porque está confuso

A algunos bebés les cuesta comer la papilla porque están costumbrados a mamar del biberón o la teta. Esta manera de alimentarse genera un vínculo entre madre e hijo. Cuando se pasa a la papilla se quedan confusos porque esperan otra cosa de mamá. En estos casos puede ser de ayuda que sea otro miembro familiar, como papá, quien le dé la papilla. Seguro que él se siente orgulloso y agradece la proximidad con el bebé.

No presiones al bebé si no quiere comer papilla

Cuando empieces a darle la papilla no esperes mucho de él. Es normal que la escupa porque todavía no ha aprendido los movimientos necesarios para tragar. Los primeros intentos no son para satisfacer su hambre sino más bien para aprender a comer. No es raro que te cueste de 5 a 8 comidas el que el bebé empiece a comer sin problemas.

Además la capacidad de comer con cuchara se desarrolla en cada niño de manera diferente. Hay niños que acostumbran rápidamente y otros a los que les cuesta un poco más. Es importante que te guies por sus necesidades y disposición. Las comparaciones con niños de su edad sólo harán que aumentar tu impaciencia y el bebé lo notará.

Si tu bebé no quiere comer a pesar de todas las situaciones que te hemos descrito, quizás es que todavía no está preparado para la papilla. Dale el tiempo que necesite. Si quieres saber cómo notar cuándo está preparado puedes consultar nuestro artículo Alimentación complementaria: ¿Está mi bebé listo para comer sólidos?