Plan de alimentación para bebés en el primer año

Siguiendo este completo plan de alimentación para bebés elaborado por especialistas, podrás dar a tu bebé una dieta controlada y equilibrada. Es muy importante seguir el orden de comidas y no saltarse ninguna, siempre que se pueda.

Plan de alimentación para el primer año

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda amamantar al bebé los primeros 6 meses de vida. Si no te es posible, y para los siguentes meses antes del primer año, puedes consultar este plan de alimentación del Instituto de Investigación para la Alimentación Infantil (FEK), a su vez recomendado por distintas organizaciones especializadas en medicina infantil y juvenil. En esta planificación puedes ver con qué alimentos puedes empezas a partir del quinto mes, y encontrarás recomendaciones para niños con alergias alimentícias. Puedes descargar aquí el plan de alimentación en PDF.

Plan de alimentación del bebé: De 1 a 4 meses

En los primeros cuatro meses la aliemntación del bebé es aún bastante sencilla. La OMS y muchas otras  entidades y organizaciones recomiendan que durante ese periodo el bebé tome pecho. A través de la leche materna el bebé recibe todo lo que necesita. Si no puedes darle el pecho o no quieres puedes alimentar a tu bebé con leche de fórmula especial. También ese tipo de leche contiene todos los nutrientes que tu bebé necesita para crecer sano y fuerte. En ese periodo de tiempo no es necesario darle algo más para beber pues la leche materna o la de fórmula le satisfacen también la sed. Puedes encontrar más información al respecto en nuestros especiales:

Lactancia materna

Lactancia materna

En nuestro especial sobre lactancia encontrarás valioso consejos  y recomendaciones para que dar el pecho al bebé se convierta en un bonito ritual.

Todo sobre los biberones

Todo sobre los biberones

Conoce en el especial Biberones, los distintos tipos de leche de fórmula que puedes darle al bebé, la leche de continuación y lo que debes tener en cuenta al comprar biberones y al lavarlos.

Además de la alimentación a base de leche el Instituto de Investigación en Dortmund recomienda una correcta ingesta de algunos elementos:

  • La vitamina K juega un papel importante en la coagulación de la sangre y se controla en las visitas con el pediatra. En caso de una deficiencia en vitamina K puede que el pediatra os recomiende tomar alguna medida, a modo de suplemento.
  • La vitamina D sirve para la prevención del raquitismo, una enfermedad en la que los huesos blando de los niños pueden deformarse. Dado que el cuerpo sólo puede producir vitamina D cuando se expone a la luz  se recomienda que con precaución y evitando las horas de fuerte radiación, se exponga a los niños un poco al sol.
  • El fluoruro se recomienda para la prevención de la caries. Puede que el pediatra recomiende algun suplemento pues algunos niños alimentados con lactancia materna o con leche de fórmula necesitan un poco más.

Plan de alimentación del bebé: De 5 a 7 meses

A la edad de 4 a 6 meses el bebé puede ir incorporando poco a poco dentro de su plan de alimentación las primeras papillas. Puede que para algunos bebé a esta edad la lactancia les sea un poco insuficiente para cubrir las necesidades de energia y nutrientes. Para que el bebé reciba todo el hierro y otros nutrientes que necesita puedes sustituir, dentro del plan de alimentación, una de las comidas por una papilla de verdura, patata y carne. El Instituto e Investigación en Dortmund recomienda que sea la comida del mediodía para que la ingesta de vitaminas y nutrientes le sirva para aguantar hasta la hora de acostarse. Si os es más práctico dárselo a modo de cena también queda dentro de los márgenes de este plan de alimentación. Puedes encontrar más información en nuestro especial:

Plan de alimentación: Papillas

Papilla

La introducción de las papillas en la alimentación de los niños despierta siempre muchas preguntas. En nuestro especial encontrarás muchos consejos y deliciosas recetas para cada edad.

Con la introducción de las primeras papillas puede ser que tu bebé necesite algo más para beber. A parte de las tomas de lactancia le puedes ofrecer algo para beber. Lo más apropiado para los bebés es el agua mineral o incluso infusiones de frutas sin azúcar.  Puedes encontrar más información en el artículo Agua, tés y zumos, ¿qué debe beber el bebé?

Plan de alimentación del bebé: De 6 a 8 meses

Cuando el bebé, al cabo de un mes, aproximadamente, ya se ha acostumbrado a la comida en forma de papilla, puedes introducirle un segundo tipo de puré, una papilla elaborada con leche y cereales. Normalmente se recomienda introducir esta comida por las noches, a modo de cena, y sustituir así la toma de lactancia. Si en la cena le das al bebé la papilla de verdura, patata o carne, puedes darle la papilla de leche y cereales por la mañana.

La necesidad de líquido del bebé aumenta con la introducción de la segunda papilla es por ello que debes estar alerta y ofrecerle agua al bebé con frecuencia.

Plan de alimentación del bebé: De 7 a 9 meses

Tras aproximadamente un mes en el que el bebé ha podido acostumbrarse a la nueva comida, puedes introducir finalmente la tercera papilla en el plan de alimentación del bebé. La papilla de cereales y frutas representa una merienda o un segundo desayuno muy nutritivos, ya sea por la mañana o por la tarde, sustituyendo otra comida. Hacia el final del noveno mes, siguiendo el plan de alimentación del bebé, debería consistir en tres comidas a base de papilla y una o dos tomas de lactancia.

Una correcta cantidad de líquido es ahora muy importante puesto que las tomas de lactancia son más reducidas.

Alrededor de los 10 meses los bebés desarrollan un especial interés hacia los alimentos, sobretodo lo que comen los padres y los hermanos. Es en esa etapa cuando dentro del plan de alimentación del bebé se pueden sustituir, poco a poco las papillas por la alimentación familiar.

  • La papilla de verduras, patata o carne pasa a ser una comida caliente.
  • La papilla de cereales con leche puede sustituirse por un almuerzo ligero, y puede acompañarse de un vaso de leche.
  • La papilla de fruta y cereales puede sustituirse por el segundo desayuno de la mañana o la merienda con algo de fruta y galletas, yogur y cereales, ya sea por la mañana o la tarde.
  • Por último, también la última toma de lactancia se puede sustituir con una comida ligera. Claro que si así lo prefieres puedes seguir amamantando al bebé tanto tiempo como tú y tu hijo lo queráis. Dejar una o dos tomas de lactancia sigue siendo compatible con el plan de alimentación del bebé.

Más sobre la introducción del bebé en las comidas familiares y otros detalles sobre la alimentación del niño en los primeros dos años de edad lo puedes encontrar en nuestro especial:

Plan de alimentación: alimentación infantil

Alimentación infantil saludable

¿Cómo es una alimentación infantil saludable? Conoce aquí qué vitaminas, nutrientes y minerales necesitan los niños y qué trucos y deliciosas recetas puedes usar para que les guste comer de todo y variado.

Para los niños propensos a las alergias, y ques on amamantados, no hay ninguna particularidad especial dentro de los 4 primeros meses, puesto que la leche materna es el mejor protector ante el desarrollo de una alergia. En caso que des el biberón a tu bebé, este plan de alimentación recomienda el uso de una "alimentación hipoalergénica" y consiste en una leche en la que se le ha extraído la proteína para que suponga un menor riesgo para los niños propensos a las alergias.

¿Papillas especiales para niños propensos a las alergias?

También en el caso de la introducción de la aliemntación complementaria en el caso de los niños propensos a las alergias no hay directrices muy dferenciadas, y es por ello que no existe la recomendación de evitar los alimentos que puedan producir una supuesta alergia. El plan de alimentación aconseja lo contrario, confrontar de manera temprana el cuerpo del bebé con alérgenos  externos para que el cuerpo desarrolle inmunidad y tolerancia a los distintos alimentos. Puesto que los nuevos alimentos que van introduciéndose en la dieta se introducen con varios días entre ellos, los padres puesen detectar fácilmente si hay una intolerancia o una alergia y luego poder determinar el nuevo paso a realizar con el pediatra.

Comentarios