¿Puedes congelar la papilla?

Congelar la papilla es muy práctico. Si has decidido cocinar tu misma la papilla no hará falta que tengas que prepararla cada día y para cada comida. Qué debes tener en cuenta si congelas la papilla para tu bebé podrás averiguarlo en este artíciulo.

¿Por qué congelar la papilla?

Congelar la papilla es práctico principalmente si quieres alimentar a tu hijo con papilla que hayas cocinado tú misma y ahorrar algo de tiempo. Podrás cocinar de una vez una gran cantidad de papilla que luego podrás congelar en pequeñas porciones. Cuando las necesites sólo tendrás que descongelarlas y calentarlas.

Congelar papilla casera

Congelar es una opción principalmente para papilla que hayas hecho tú. Con los potitos no es necesario porque aguantan más tiempo y vienen ya en pequeñas porciones.

Weitere Artikel

Reglas importantes para congelar papilla

  • Deberías congelar la papilla al poco de hacerla para que no pierda los nutrientes y aguante más.
  • Tan pronto la papilla que hayas cocinado se encuentre a temperatura ambiente podrás almacenarla en moldes para cubitos de hielo, pequeños vasos de plásico u otros recipientes que puedas meter en el congelador.
  • Los recipientes que utilices deberían estar muy limpios y, preferiblemente hervidos, para que no contengan gérmenes. Así garantizarás que no se desarrollan microorganismos en la papilla.
  • También es importante que antes de congelarla la papilla no se exponga mucho al aire. Tápala.
  • La mejor temperaturta para congelar alimentos es -18°C. Eso garantiza su conservación durante unos cuantos meses.

Recipientes para congelar la papilla

Quizás te preguntas cuáles peuden ser los mejores recipientes para congelar la papilla. Fundamentalmente, puedes utilizar todos los recipientes que sean aptos para el congelador. Es aconsejable sin embargo, que utilices recipientes pequeños que te permitan almacenar pequeñas porciones que luego puedas descongelar según tus necesidades. Los moldes para cubitos de hielo pueden ser muy útiles para congelar papilla.  Una vez hayas descongelado la papilla no la vuelvas a congelar, si tu bebé no se lo acaba todo es nejor que tires lo que ha sobrado.

Importante: Cierra o cubre bien los recipientes para que el contenido no se dañe.

Descongelar y calentar la papilla

Para descongelar la papilla puedes dejarla la noche anterior en la nevera y luego calentarla en el microondas o en una olla. Cuando la calientes vigila que la papilla lo haga homogéneamente, sobre todo si lo haces en el microondas. Prueba siempre la temperatura antes de dársela a tu bebé.

¿Puedes congelar cualquier papilla?

Normalmente se puede congelar cualquier papilla sin problemas. Ten en cuenta sin embargo, que hay diferencias en cuantio a lo que aguantan cada una de ellas en el congelador. Las que contienen verduras o frutas pueden aguantar hasta 6 meses. El pescado y la carne, una vez cocinados, sólo resisten 3 meses. Si la papilla contiene leche no deberías mantenerla en el congelador más allá de los dos meses. Siempre que tengas estos datos en cuenta no debe haber problemas.

Únicamente deberías evitar congelar las papillas que contengan aguacate, plátano o melón. Los aguacates, pro ejemplo, se ponen amargos y cogen un color poco atractivo. También es preferible que evites congelar las patatas y que las cocines para cada comida, mezclándolas después con el resto de ingredientes.

Etiquetar la papilla antes de congelar

Para garantizar que no le das a tu bebé una papilla que hace demasiado tiempo que está congelada y que ya no es apta para el consumo, puedes etiquetar cada porción con una inscripción donde indiques de qué está hecha y cuándo fue preparada. Así tendrás siempre contrlada la papilla que metas en el congelador.