¿Qué cantidad de papilla debe comer?

Muchos padres dudan sobre la cantidad de papilla que deben dar a sus hijos. Sobre todo al iniciar la alimentación complementaria muchos padres se preguntan cuánto debería para quedar satisfecho y desarrollarse de manera sana. En este artículo encontrarás la información que aporta el Instituto de Investigación para la Alimentación Infantil de Dortmund (FEK) acerca de qué cantidad de papilla debería comer tu hijo. Si estás preocupada por cuánto come tu hijo, ten en cuenta que al princio es normal que no coma demasiado.

Alrededor del 5° mes de vida asciende la demanda de energia y nutrientes del bebé. Para garantizar un desarrollo sano es muy importante que las tomas de leche se complementen poco a poco con papilla. Para muchos padres esto supone un reto. Una vez habian conseguido saber cuánta leche necesitaba su hijo para quedar satisfecho, ahora deberán averiguar de nuevo qué cantidad de papilla debe comer el bebé. Aquí te aportamos alguna información que puede ser útil para que te orientes.

Al principio ingiere poca cantidad de papilla

En los primeros intentos de darle la papilla es posible que el bebé la devuelva con la lengua. Esto no debe preocuparte demasiado porque no significa que a tu hijo no le guste. Se trata más bien de que todavía no ha adquirido las capacidades motrices para poder asimilar la nueva consistencia de los alimentos y tragarlos. Los problemas al inicio de esta nueva forma de alimentarse son normales y deberás tener mucha paciencia con tu hijo y no forzarlo.

Weitere Artikel

¿Está tu hijo preparado para la papilla?

Si a tu hijo le cuesta mucho comer papilla también pudiera ser que sea demasiado pronto para acostumbrarse a la nueva forma de alimentación. Si quieres averiguar cómo saber si tu hijo está preparado para la papilla, puedes consultar nuestro artículo Alimentación complementaria: ¿Está mi bebé listo para comer sólidos?

Cuando empieces con la papilla, el objetivo no será que tu hijo quede totalmente satisfecho sino que se vaya acostumbrando a la nueva alimentación. Cada niño tiene su ritmo. Para que tu hijo pueda acostumbrarse a la nueva situación y gane seguridad deberías acometer el cambio de la lactancia a la alimentación complementaria lo más suavemente posible.

Comienza por darle al bebé un par de cucharadas de papilla de verdura antes de la toma de leche. Superadas las primeras dificultades tu hijo comerá cada vez un poquito más y tú podrás aumentar la cantidad. Como te explicamos en nuestro artículo acerca de la papilla de verdura, patata y carne, cuando tu hijo sea capaz de comer una porción de papilla de verdura de aproximadamente 90 gramos podrás añadirle un nuevo ingrediente.

Consejo: Si no haces tú misma la papilla, al principio deberás comprar potitos muy pequeños porque tu bebé sólo comerá pequeñas cantidades.

¿Qué cantidad de papilla necesita tu bebé?

Paso a paso, la cantidad de papilla de verdura, patata y carne (la primera de la alimentación complementaria) que debería ingerir tu hijo es de 200 gramos. Sólo entonces podrás sustituirla por la toma de leche del mediodía. La recomendación del FKE para el primer año de vida es la siguiente:

Fuente: Centro de Investigación para la ALimentación Infantil de Dortmund

Entre el quinto y séptimo mes de vida, la cantidad de papilla que debería ingerir tu bebé en la comida es de unos 190 gramos. Los fabricantes de potitos también suelen envasar sus productos según estas cantidades.

Entre el octavo y décimo mes la cantidad de papilla recomendada asciende a unos 220 gramos. Los fabricantes de potitos también siguen éstas indicaciones y elaboran sus menús júnior en estas cantidades.

En los últimos dos meses de su primer año de vida puedes incrementar incluso un poco estas cantidades.

Más o menos a partir del sexto mes de vida se introduce la papilla de leche y cereales. Esta sustituye otra toma de leche, por ejemplo la de la tarde. El FKE recomienda los siguientes valores:

Fuente: Centro de Investigación para la ALimentación Infantil de Dortmund

La tercera papilla que, al rededor del 7° mes de vida, se introduce en la alimentación complementaria es la de cereales y fruta.

Fuente: Centro de Investigación para la ALimentación Infantil de Dortmund

Con la introducción de esta última papilla las tomas de lactancia dejarán de ser el pilar de la alimentación del bebé y pasarán a complementar las tres papillas que coma tu hijo. Si tu hijo pide leche se la puedes dar sin ningún problema.

Al inicio del segundo año de vida puedes ir empezando a pensar en acostumbrar a tu hijo a la comida normal. Si quieres saber más acerca de la alimentación que debería seguir a partir de ahora tu hijo puedes consultar nuestro especial sobre Alimentación infantil

¿Qué pasa si no ingiere la cantidad de papilla recomendada?

Si de vez en cuando tu bebé no ingiere la cantidad de papilla recomendada, sea porque está cansado o sea porque no tiene apetito, no debes preocuparte. El hambre y el grado de saciedad de los bebés pueden ser un poco arbitrarios. Puesto que cada bebé es diferente e incluso tú no tienes siempre el mismo hambre, será normal que haya algún día en que tu bebé no coma mucho.

Los datos que os hemos ofrecido son sólo una orientación para que podaís saber qué cantidad de papilla debe comer un bebé de promedio. En este sentido, no debes forzar nunca a tu hijo a comer sino que debes dejarle escoger por si mismo qué y cuánto de lo que le ofreces debe ingerir. Ahora bien, si el bebé rechaza durante mucho tiempo la comida, deberías hablarlo con el pediatra.

Si quieres orientarte acerca de los motivos por los que tu hijo puede rechazar la comida puedes consultar nuestro artículo 8 trucos por si tu bebé no quiere comer