Provocar el parto

Cuando el bebé se retrasa algunas veces se opta por provocar el parto. Por supuesto quieres que el parto empiece de forma espontánea con las contracciones y que tu hijo llegue al mundo sano y fuerte. A veces, pero, si el bebé se retrasa mucho o se descubre que el pequeño no está recibiendo todos los nutrientes que necesita puede que el médico te aconseje provocar el parto antes de tiempo. Lée aquí en qué casos es recomendable provocar el parto.

¿Es necesario provocar el parto?

Cómo y cuándo es necesario provocar el parto depende de la semana de embarazo en la que te encuentras. Algunas complicaciones que se producen justo antes de la fecha prevista para el parto lo provocan con un riesgo mínimo. Antes de provocar el parto se aseguran que los órganos del bebé están completamente formados y los pulmones son suficientemente maduros para poder respirar por si solos. Si es demasiado temprano el médico intentará aplazar el parto tanto como sea posible.

Razones para provocar el parto

  • Insuficiencia placentaria: La razón principal para provocar el parto antes de tiempo es una insuficiencia placentaria, pues el bebé deja de recibir suficiente oxígeno.
  • Detectar riesgos: Si en las ecografías, la CTG o en la ecografía Doppler se detecta algun riesgo para el bebé, puede que el médico te recomiende provocar el parto.
  • Un bebé muy grande: Cuando el bebé, en la semana 38 de embarazo es muy grande y el ritmo de crecimiento se mantiene, por lo que puede llegar a ser mucho más grande y pesado, puede ser apropiado provocar el parto. En este caso puedes estar prácticamente seguro que el bebé nacerá sin muchas complicaciones
  • Romper aguas antes de tiempo sin contracciones: Si tras una rotura prematura de membranas no siguen las contracciones, provocar el parto médicamente puede evitar arriesgar una infección al bebé.
  • Gemelos: Mayoritariamente los gemelos llegan al mundo por cesárea, de todas formas un parto natural o espontáneo también es posible. Normalmente llegan siempre antes de tiempo, pero solo si los bebés, o uno de ellos no está siendo bien alimentado y subministrado de nutrientes, sangre u oxígeno, van a provocar el parto.
  • Enfermedad del nonato: Si tu bebé está enfermo y no puede ser tratado dentro del útero materno, puede que el médico te recomiende anticipar y provocar el parto. Aunque puede haber otras complicaciones, suele ser cuando el bebé padece una fuerte anemia.
  • Enfermedad de la madre: Igualmente si eres tú la que estás enferma, por ejemplo con diabetes gestacional o la presión sanguínea demasiado alta, puede ser necesario un parto antes de tiempo.
  • Sobrecarga psicológica y física de la madre: Cuando tu, después de la semana 37 de embarazo padeces fuertes molestias físicas y psicológicas, una carga emocional que te inestabiliza y puede hacerte empeorar, cómo el bebé está del todo desarrollado puede remonedársete provocar el parto antes de tiempo.

Weitere Artikel

Métodos habituales para provocar el parto

  • Provocar el parto con oxitocina: Este método para provocar el parto puede reducir de manera significativa el tiempo del nacimiento y la duración e las contracciones. El bebé será controlado desde el momento que te administres oxitocina por CTG. Provocar el parto con este método se utiliza cuando el cuello uterino ya está suave y se abre fácilmente y por lo tanto el útero está listo para las contracciones.
  • Provocar el parto con prostaglandinas: Este método para provocar el parto se utiliza en el cuello uterino aún inmaduro. Estos fármacos no son que como la oxitocina, sino como un gel, comprimido o un óvalo que se inserta localmente cerca del cuello uterino. A través de su influencia, el cuello del útero comienza a ablandarse y abrirse. Después de unas dos horas empiezan las contracciones. Si no se producen, a las 6 horas se administran de nuevo más prostaglandinas. Esto no se controla continuamente con la CTG, es suficiente si se hace cada dos horas al empezar las contracciones. Cuando cuello uterino está maduro y blando, se pueden provocar las contracciones con oxitocina, por ejemplo. Si en dos días no aparecen contracciones pese intentar provocar el parto de esa manera, es necesario considerar si se debe volver a intentar de inmediato o tomar un descanso. Si en este proceso de provocar el parto sin resultado se detecta que el bebé puede sufrir algun problema, quizá se opte por hacer una cesárea.

Métodos alternativos para provocar el parto

A parte de la oxitocina y la prostaglandina  existen también algunos métodos alternativos para provocar el parto. Aquí te contamos algunos:

  • Hierbas de promoción de las contracciones: Hay algunas especies y plantas como el jengibre, la canela y el clavo de especias, el aceite de los cuales pueden usarse como aceite de masaje (si se mezcla con aceite de almendras) o en un quemador, como el inicenso. Puedes masajear la parte superior de la pared abdominal con suavidad y ayudar al bebé a moverse. Los baños calientes con hojas de canela, el clavo o el aceite de raíz de jengibre pueden ser beneficioso para las contracciones uterinas y a la larga provocar el parto.
  • Cóctel de ricino: Aunque hayas oído de muchas amigas o conocidas que lo hayan usado, muchos médicos lo desaconsejan. El cóctel de aceite de ricino provoca lamentablemente una lesión en el intestino, lo cual puede causar contracciones contraproducentes. Lo que hace es que lo que se contrae es el cuello uterino que aún no está maduro pues las contracciones reales no han empezado aún. En esteos casos el suministro de oxígeno de tu hijo puede estar afectado y por lo tanto debe ser controlado o mejor monitorizado con CTG.
    Otros efectos secundarios de los cócteles pueden ser náuseas, diarrea y cólicos intestinales. Es aún más peligroso si la embarazada le agrega algo con contenido alcohólico para suavizar el sabor. El uso de aceite de ricino no se recomienda, a pesar de su alta proliferación.
  • El famoso "subir escaleras": Subir escaleras es algo que se recomienda para provocar el parto pues activa tu cuerpo, lo endurece y por lo tanto puede causar contracciones. La razón es que a través de la tensión física y muscular se proporciona una mayor redistribución de la sangre en la placenta. Los médicos aconsejan que si practicas este método, no abuses de él ya que agota y no debes invertir en él todas las fuerzas que vas a necesitar para el parto.
  • Mantener sexo: Si alrededor de la fecha estimada de parto mantienes relaciones sexuales con tu pareja, de forma regular, va a reducir la probabilidad que le bebé se tome más tiempo para salir. El sexo tiene una doble actuación: por un lado promueve la producción de la hormona de la oxitocina, que favorece las contracciones y por otro lado el semen contiene prostaglandinas que también las provoca. Una manera agradable de provocar el parto o de ayudarlo.
  • Disolución de membranas: Esta opción se puede realizar sólo cuando el cuello uterino está ligeramente abierto y cuando se está alrededor de la semana 40 de embarazo. Se trata que el ginecólogo u el obstreta introduzca el dedo en el cuello del útero y que luego masajee el orificio interno con una leve rotación. Esto hace que muy suavemente se disuelvan las membranas para provocar el parto. Dado que este proceso puede ser bastante doloroso y puede causar sangrado, debe hacerse con extrema precaución. Piénsalo bien antes de decidirte por esta forma de "provocar" el parto.
  • La estimulación del pezón: La estimulación de los pezones provoca la segregación de la hormona oxitocina, que puede causar contracciones. Se requiere que el cuello uterino esté maduro. Dado que el efecto de este método no es fiable puede ser utilizado como un suplemento.
  • La apertura de la bolsa amniótica: Al abrir el saco amniótico y la salida del líquido amniótico, cambia el volumen del útero. Las contracciones que se desarrollan a partir de ese momento pueden ser el resultado. Se recomienda este método sólo si el cuello uterino está bien abierto y para las que esperan más de un bebé.
  • Terapias complementarias: La acupuntura o los masajes de reflexología prenatal pueden ser tratamientos alternativos para provocar el parto y pueden que incluso te sientan de lo más agradable. De todas formas no son completamente foables para la inducción de las contracciones.