Entrenamiento autógeno en el embarazo

El entrenamiento autógeno te ayuda a encontrar tu paz interior y al control de tus emociones. También en el embarazo el entrenamiento autógeno ayuda a combatir el estrés, el dolor de espalda, los dolores de cabeza y otras dolencias.

El entrenamiento autógeno fue desarrollado por el neurólogo berlinés Johannes Heinrich Schultz. Es una técnica psicoterapéutica basada en la concentración pasiva en sensaciones físicas, se considera que está próximo a las técnicas de meditación.

Esta terapia se basa en la suposición de que cada persona es capaz de influir en si mismo. El objetivo es relajar tus propios esfuerzos internos,  los músculos, la circulación y la influencia del sistema nervioso autónomo. Puedes encontrar la manera de acceder a tu cuerpo, aprender a sentirlo y controlarlo. Hay muchos aspectos del entrenamiento autógeno significativos para el embarazo, el desarrollo de la auto-conciencia y fomentar la confianza en el propio cuerpo.

Cuánto más redondo sea el vientre, peores son los picores y las molestias en la espalda. El entrenamiento autógeno se utiliza para la termorregulación y para relajarse y hacer que el dolor de espalda sea más soportable.

El entrenamiento autógeno ya sea en el embarazo o no, es fundamental para que te abras a tu interior. La práctica y la paciencia son muy importantes porque la relajación no puede ser forzada.

¿Cómo funciona el entrenamiento autógeno en el embarazo?

El elemento central del entrenamiento autógeno en el embarazo es la base de la técnica en sí. Son las fórmulas recurrentes ("estoy muy tranquila", "mi brazo derecho es muy pesado", "mi brazo izquierdo es muy pesado", etc.) Después de algún tiempo de practicar tienes la sensación de estar un baño caliente. Tus miembros se sienten pesados y se relajan por completo. Poco a poco el pulso y la respiración se apacigua.

Puedes encontrar los fundamentos del entrenamiento autógeno en numerosos libros y medios de comunicación audio-visual que pueden proporcionarte las instrucciones para aprender estas técnicas.

Un curso, pero, tiene la ventaja que desde el principio, los movimientos y tu evolución están seguidos de cerca por un monitor con el fin de obtener el máximo beneficio para el futuro.

Weitere Artikel

¿Por qué practicar el entrenamiento autógeno en el embarazo?

  • La profundidad de la concentración y la auto-sugestión del entrenamiento autógeno pueden ayudarte, en el embarazo, a relajarte durante el parto, reducir el estrés y para movilizar las reservas de energía.
  • El entrenamiento autógeno favorece el sueño, alivia la tensión muscular y ayuda a combatir las migrañas.
  • Disminución de la inquietud y la ansiedad y la concentración es mayor.
  • Se aprende a controlar los trastornos cardiacos y circulatorios para obtener un control sobre tí misma y sentirte descansada y relajada.
  • El entrenamiento autógeno en las mujeres estériles puede ayudarlas a aliviar el estrés y la frustración para que el sistema hormonal femenino encuentre de nuevo su equilibrio y promueve la relajación a fin de crear las mejores condiciones para el embarazo.
  • El entrenamiento autógeno es generalmente adecuado para todo el mundo. Incluso para los niños que sufren, por ejemplo, dificultades de concentración, nerviosismo o tartamudez.

¿Cuándo y dónde aprender el entrenamiento autógeno?

  • Adecuada para: Entrenamiento autógeno es generalmente adecuado para todos. Incluso para los niños que sufren por ejemplo, dificultad para concentrarse, nerviosismo o tartamudeo.
  • Sesiones: 8 a 12 sesiones, cada una de 1 a 2 horas
  • Quién lo ofrece: El entrenamiento autógeno para las mujeres embarazadas no es aún muy conocido en España así que puede ser difícil que encuentres un cendtro que lo ofrezca. Pregunta a la matrona, o a tu centro de salud. Quizá en algun centro de psicoterapia, de medicina alternativa o de naturopatía.
  • Precios: Los precios son muy variados, desde 30 o 40€ hasta más de 200€ según sesiones y profundización del curso.