Romper aguas

Al “romper aguas” que es cuando la bolsa con el líquido amniótico estalla, ha empezado el parto, da igual si tienes contracciones o no. Pero ¿qué sucede exactamente al romper aguas?, ¿cuando se trata de una ruptura?, ¿es peligroso para el bebé y qué debes hacer a partir de ese momento? Encuentra aquí las respuestas a todas estas preguntas sobre romper aguas y el inicio del parto.

Durante el embarazo, tu bebé está rodeado por el saco amniótico lleno de líquido amniótico. Esto lo protege de los golpes y las infecciones. Cuando el saco amniótico se rompe el estallido se habla de “romper aguas” o ruptura de membranas.

¿Qué sucede al romper aguas?

Cuando la mucosa del cuello uterino se ha desprendido y queda el cuello abierto, la placenta queda sin protección y puede dañarse. Por ello cuando el saco amniótico recibe alguna “pequeña agresión” se rompe o se raja un poco, el líquido amniótico empieza a salir. Puede que salga de golpe o como leves pérdidas, a gotitas, depende de la rutura. Esto se llama romper aguas.

Weitere Artikel

¿Romper aguas duele?

No debes tener miedo porque romper aguas no duele. El saco amniótico no es atravesado por  nervios tuyos, por lo que no es algo que notes en tu interior, y mucho menos que sea doloroso. Muchas mujeres embarazadas al romper aguas sólo notan la salida de un líquido caliente y claro. El líquido amniótico es inodoro e incoloro casi. A diferencia de la orina, que puedes detener contrayendo el suelo pélvico, la salida del líquido amnióticoal romper aguas no se puede detener.

¿Cuando romper aguas?

Romper aguas es una señal de nacimiento y por lo general ocurre de forma espontánea después de la aparición de las contracciones, cuando el cuello uterino hace ya un rato que está abierto. En este caso se habla de romper aguas a tiempo. De todas formas no siempre es así y también puede darse una ruptura temprana o prematura.

  • Romper aguas antes de tiempo: se rompen aguas antes del comeinzo de las contracciones.
  • Romper aguas prematuramente: es al romper aguas tras las contracciones pero antes de la etapa de expulsión (la seguna etapa del parto)
  • Ruptura oportuna: se considera al romper aguas tras las contracciones y en la segunda fase del parto, en la expulsión.
  • Romper aguas superficialmente: Cuando el saco amniótico sólo se ha rasgado muy superficialmente, puede que lo que salgan sean sólo unas gotitas o un pequeño chorrito. A menudo lo que sucede es que la ruptura se produce en el parto (romper aguas en dos fases).

En raros casos, el ginecólogo o la partera debe abrir el saco amniótico para facilitar o acelerar el parto. Esta manera de romper aguas solo se realiza en casos extremos.

¿Romper aguas es peligroso para el bebé?

Por lo general se produce al inicio del parto. En este momento es muy probable que ya te encuentres en el hospital o bajo los cuidados de una matrona si das a luz en casa, y por ello los riesgos para ti y tu bebé al romper aguas son muy bajos. En el hospital el parto será monitoreado para asegurarse que tanto tú como el bebé estáis bien.

Romper aguas antes de llegar al hospital

Si notas que se te escapa el líquido amniótico y no te encuentras en el sitio donde vas a dar a luz no te alarmes. En la mayoría de casos hay tiempo de llegar al hospital tras romper aguas. Pero si tienes miedo, ponte recostada de lado y llama a tu matrona o al centro de maternidad para que te digan cómo proceder.

Romper aguas antes de tiempo

Romper aguas antes de tener contracciones se llama romper aguas antes de tiempo. Como proceder a partir de este momento dependerá de la semana de gestación y de la maduración y el desarrollo del bebé.


Romper aguas antes de tiempo, según el estado de gestación del bebé y el desarrollo de su cuerpo y sus órganos vitales, no es algo tan grave. Normalmente aparecen al poco rato las contracciones por sí solas y se tiene un parto espontáneo normal.  En algunos casos es necesario provocar el parto. Si el bebé no está aún preparado para salir o sus órganos no están completamente maduros , se estudiará la posibilidad de retener el aprto y esperar un poco o seguir adelante con el nacimiento. Al romper aguas la protección que ofrecía la bolsa amniótica no es segura del todo y pueden darse infecciones. Pero esperar unos días más antes de dar a luz permite al bebé desarrollarse un poco más, madurar los órganos y mejorar así la calidad de vida.

Causas de romper aguas antes de tiempo

  • Una infección en el área genital es la causa más común del romper aguas antes de tiempo. La infección vaginal puede subir y dañar la pared del saco amniótico. La estabilidad de la bolsa amniótica disminuye y estalla prematuramente.
  • Una debilidad del tejido conectivo en la pared del saco amniótico puede hacer que durante el embarazo no pueda estirarse del todo y se rompan aguas sin necesidad de llegar a las contracciones.
  • También las contracciones prematuras pueden aumentar la presión en el saco amniótico y romper aguas ates de lo que debería.
  • La amniocentesis puede provocar que se rompan aguas prematuramente. El orificio normalmente se cierra con un tiempo de reposo por sí solo, y luego puede procederse con un parto normal.

Romper aguas antes de tiempo: los síntomas

Los síntomas al romper aguas son claros. Primero se rompe la bolsa amniótica y luego sale el líquido. Después de la primera pérdida de líquido, como dentro de la bolsa amniótica no hay tanto líquido, la cabeza del bebédesciende aún más y puede cerrar la salida. La primera salida de líquido es tan fuerte que no puede confundirse con una pérdida de orina. Si acabas de romper agua y estás perdiendo líquido amniótico es aconsejable tumbarse de lado o permanecer en una postura acostada. Ponte cómoda así no pondrás al bebé en peligro. Localiza a tu matrona, tu ginecólogo o llama al hospital y te dirán como proceder. Seguramente deberás acudir al hospital. Allí el médico o la matrona comprobará si es líquido amniótico lo que pierdes con una ecografía. A continuación, te realizará un frotis para descartar infecciones. Se te controlará la temperatura y el pulso. Con la CTG determinará si el niño está bien y si ya han comenzado las contracciones de parto.

Romper aguas antes de tiempo: Consecuencias

  • Infecciones: Después de romper aguas los gérmenes pueden penetrar fácilmente en el útero y dar lugar a la inflamación o infección de la membrana ovular o del niño. Una consecuencia pueden ser las contracciones prematuras. Si hay una infección, a menudo se recomienda que el bebé nazca inmediatamente, por cesárea.
  • Complicación del cordón umbilical: Si al romper aguas el cordón umbilical se encuentra delante del cuello del útero, puede provocar un prolapso del cordón umbilical. Esto significa que el cordón umbilical queda pinzado. La presión en el cordón se incrementa al disminuir la cantidad de líquido amniótico, ya no se suministra sangre adecuadamente y el bebé puede padecer alguna falta. Si el bebé no recibe todo lo que necesita quizá se le aconseja dar a luz.
  • Problema en el desarrollo de los pulmones del niño: Si el niño ya está listo al romper aguas, sobretodo si los pulmones están suficiente maduros estará preparado para el parto aunque sea prematuro. Si el niño permanece un par de días sin líquido amniótico tampoco habrá grandes consecuencias para su desarrollo. Sin embargo, si el bebé permanece cuatro o seis semanas sin líquido amniótico los pulmones puede que no se desarrollen con normalidad. En un caso así el médico hará un seguimiento del bebé para detectar los problemas a tiempo.
  • Deformidades de las manos, los pies y la cabeza: La falta de líquido amniótico durante mucho tiempo también puede causar deformidades de las manos, la cabeza y sobre todo los pies. Este riesgo puede ser controlado a través de un cuidadoso seguimiento y así se reduce el riesgo al mínimo.

Romper aguas, ¿cómo tratarlo?

Tras romper aguas, cómo proceder depende del tiempo de embarazo. Hay dos opciones: esperar a que el niño haya madurado suficientemente o proseguir con el parto, ya sea normal o por cesárea para reducir al mínimo los riesgos de infección. Por cuál de estas dos opciones te decidas dependerá de la evolución del embarazo y por lo tanto la maduración del niño:

  • Entre las semanas 3 y 20 de embarazo: Como las posibilidades de supervivencia del bebé en estas semanas es muy bajo, para protegerte contra posibles infecciones a menudo se aconseja provocar el aborto tras romper aguas en esta etapa.
  • Entre las semanas 20 y 24 de embarazo: Romper aguas durante este tiempo puede conducir a menudo a un aborto involuntario. De lo contrario, se puede realizar un tratamiento con medicamentos para proteger al bebé contra las infecciones y promover su desarrollo. Para ello deberás realizar reposo absoluto hasta el parto.
  • Entre las semanas 24 y 28 de embarazo: Con el tratamiento de medicamentos se puede proteger al bebé contra las infecciones, para promover su desarrollo y para inhibir las contracciones prematuras. En casos raros, hay un cierre espontáneo de la ruptura del saco.
  • Entre las semanas 28 y 32 de embarazo: Romper aguas en este momento lleva a decidir individualmente si se prefiere realizar un tratamiento conservador (tratamiento farmacológico) para que el niño siga dentro del útero materno y se desarrolle un poco más o si se prefiere un parto prematuro. Sólo cuando los signos de infección son evidentes, es aconsejable dar a luz. El parto suele ser en este momento en su mayoría por cesárea debido a que el cuello del útero no suele estar preparado para un parto natural.
  • A partir de la semana 32 de embarazo: En estos momentos ya se puede traer normalmente el bebé al mundo, por parto o por cesárea. A esta edad el bebé tiene los pulmones prácticamente maduros.
  • A partir de la semana 38 de embarazo: No suele haber ningún tipo de problema al romper aguas antes de tiempo. Generalmente las contracciones suelen desarrollarse al poco tiempo y el bebé llega de forma natural al mundo. El desarrollo del bebé en estos momentos está completo. Si no empiezan las contracciones y existe riesgo de infección, tras romper aguas puede ser necesario provocar el parto.

Romper aguas antes de tiempo: Cesárea necesária

Por lo general tras romper aguas no suele impedir un parto natural. Sin embargo si durante el parto los latidos del corazón del bebé disminuyen o aparece otro signo que indique que el pequeño corre peligro, será más seguro que nazca por cesárea. También puede ser necesaria una cesárea si el cuello del útero no está preparado para un parto natural.