Cuidados del bebé prematuro

Después de un parto prematuro los bebés necesitan ciertos cuidados, un tiempo para permanecer en el hospital. Allí están en una incubadora donde permanecen a una temperatura constante y son atendidos en todo momento por el equipo médico. Los padres también pueden colaborar para que su hijo sienta el cariño desde pequeño. Encuentra aqui los cuidados que un prematuro tiene en la clínica.

El nacimiento de un bebé prematuro, y sus futuros cuidados, es a veces bastante complejo. La mayoría de los bebés prematuros nacen por cesárea y para sus cuidados inmediatamente después del nacimiento son separados de sus padres y colocados en una incubadora. Un equipo de médicos altamente cualificados se encargarán de los cuidados de tu bebé prematuro en sus primeros días de vida, atendiéndolo en cada momento debido a su delicado estado. Muchos bebés prematuros no se han desarrollado del todo y no pueden respirar por sí mismos.


Por lo general, están conectados a diversos aparatos. Algunos le ayudan a respirar, ya que no se han formado del todo sus pulmones y otros a alimentarse, a veces por perfusión intravenosa o si no tolera la alimentación oral, será alimentado por una sonda nasogástrica.

Ayudar en los cuidados de tu bebé prematuro

Muchos padres se sorprenden cuando ven a sus bebés prematuros por primera vez. El bebé se encuentra en la incubadora y conectado a muchos cables y dispositivos médicos. Por temor a herir a los pequeños, que se ven tan frágiles, sus padres no quieren tener contacto con su bebé. En general, es bueno que los padres se impliquen lo antes posible en los cuidados del bebé prematuro. Los padres tendrán que superar su sensación de impotencia y ayudar activamente para que su hijo mejore.


Uno de los cuidados que al bebé prematuro puede ofrecerle más facilmente la madre es el alimento, pues la alimentación ideal para los bebés prematuros es la leche materna, ya que tiene unas características que se adaptan a las necesidades especiales del bebé. De hecho el calostro, tiene muchas proteínas y anticuerpos, necesarios para el bebé prematuro y que todavía no puede generar. Esto ayudará al bebé a crecer grande y fuerte. Si el bebé es demasiado débil y tiene problemas de succión y deglución, la leche materna se deberà extraer de forma manual y proporcionársela al bebé a través de una sonda.

Weitere Artikel

La leche materna en los cuidados del bebé prematuro

Un estudio certifica que la leche materna de las madres prematuras contiene una mayor cantidad de la coenzima Q10, un compuesto de gran importancia para la evolución y los cuidados de los bebés prematuros. Este estudio, que fue realizado por investigadores del Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos y del Departamento de Pediatría del Hospital San Cecilio, tenía como principal objetivo, describir por primera vez la existencia de esta coenzima en la leche materna y su concentración en los diferentes estadios de maduración de la leche como son el calostro, la transición y la maduración.


La leche materna es muy importante para la salud del niño, ya que previene el riesgo de enfermarse, contraer enfermedades de carácter infeccioso, disminuye la tendencia a la obesidad y el riesgo de padecer diabétes, previene la sensibilidad alérgica y sobre todo, favorece el vínculo afectivo entre madre e hijo/a. Sin olvidar los beneficios para la salud de la madre, ya que disminuye el riesgo de padecer cáncer de pecho y de ovarios antes de la menopausia y el riesgo de padecer osteoporósis después de la menopausia, entre muchas otras ventajas.


El amamantamiento es la manera natural de criar a los niños y el mejor momento de iniciar la lactancia es lo antes posible después del parto. Los pechos comienzan a producir el calostro, una sustancia de color amarillento durante el embarazo con la finalidad de que esté disponible para el bebé inmediatamente después de su nacimiento, cuando el instinto de chupar del niño es más intenso. El calostro es un concentrado, lleno de factores inmunológicos, y es conocido como la primera vacuna natural del niño. El calostro satisface todas las necesidades nutritivas del niño durante los primeros días.

Recuerda que los principales cuidados que puedes ofrecer a tu bebé prematuro es estar allí, darle tu cariño, tu afecto, tu tiempo y claro está, tu leche.

El contacto corporal en los cuidados de un prematuro

El contacto corporal entre la madre y el bebé, y entre el padre y el bebé es muy importante. De entr los cuidados que puedes ofrecer a tu bebé prematuro el contacto estimula los sentidos del bebé y promueve la unión, el Bonding, entre los padres y el pequeño.  Por ello el bebé se coloca encima del pecho desnudo de la madre o del padre, varias veces al día. De esta forma los padres y el bebé se pueden sentir y percibir.

Muchos padres le presentan su tono de voz al bebé prematuro, cantándole, contándole un cuento. A partir de la semana 26 los prematuros reaccionan ante la voz de los padres. Escuchan atentamente y “miran” hacia la fuente del sonido. De esta forma los bebés son estimulados acústicamente, deben estar menos tiempo con respiración artificial y pueden permanecer menos tiempo en la clínica.

Cuanto tiempo exactamente deberá permanecer el bebé prematuro bajo los cuidados de la clínica depende naturalmente de su evolución y de la salud que presente.

En nuestro artículo Ayuda para las primeras semanas con un prematuro te damos algunas guías para que los primeros días en casa sin tu bebé te sean un poco más fáciles.