Lactancia... Cómo y por qué

Cuando alguien lea el título de este artículo, seguramente pensará que es otro más de esos “manuales de instrucciones” para lactancia. Pero nada más lejos de la realidad. No quiero adoctrinar en un arte que es una expresión de amor y un acto instintivo, sino más bien quiero dar espacio a otra forma de ver la lactancia.

Decisiones como madre

En el primer minuto en el que una mujer se queda embarazada ya está ejerciendo su papel de madre, ya está cuidando de su pequeño, incluso a veces sin percatarse. Y ya está tomando decisiones para él o ella. Algunas son conscientes y verbalizadas y otras no lo son.

Una de esas decisiones es precisamente la lactancia. Y sí, es una decisión, es una opción de crianza que depende exclusivamente de mamá, bebé y familia. Por ello las mujeres durante el embarazo, o bien cuando ya han recibido a su bebé, se enfrentan a una de las primeras y fundamentales decisiones de crianza que tomarán en el primer año de vida de su bebé al decidir si darán o no lactancia materna a su bebé.

Weitere Artikel

La lactancia, una opción

Cuando se habla de lactancia materna y de sus beneficios, los más evidentes siempre cuentan las cuestiones nutricionales. El hecho de que es un alimento especialmente creado para el bebé por la naturaleza. Un alimento equilibrado y que siempre está disponible y listo para llegar al bebé (siempre y cuando se permita a la madre estar con el pequeño el tiempo que dure la lactancia, claro) También se habla de las ventajas económicas y logísticas al ahorrarnos los biberones, esterilizadores, leches de fórmula y demás artículos asociados a la lactancia artificial. Y se habla, además, de los beneficios emocionales. Se habla de la lactancia materna como un acto de amor de una madre hacia su bebé. Pero… ¿qué implica la lactancia materna?

La lactancia materna implica dar… No solo dar el pecho, sino dar cada minuto, cada segundo de nuestra existencia a ese bebé que ha llegado a nuestros brazos. Dar cada segundo de modo efectivo porque la lactancia materna es a demanda. Es decir, que el bebé nos dice cuando necesita del pecho de mamá. Y esto puede suceder cada 20 minutos, cada hora, cada 15 minutos o cada 4 horas… No hay horarios. La lactancia no entiende de relojes… Ni de espacios, ni de rutinas domésticas que haya que cumplir… La lactancia es un acto de entrega 24 horas…

Dar el pecho no es esclavo

Esto no significa en absoluto que la lactancia sea algún tipo de esclavitud como se ha podido escuchar o leer en algunos lugares, sino que es un acto de entrega. La mamá entrega a su bebé su existencia. Entrega a la crianza de ese bebé todo su ser en todo momento. Y ahora viene la gran pregunta: ¿esto no puede ocurrir con un bebé que se alimente con lactancia artificial? Por supuesto que sí, pero en el caso de la lactancia materna mamá es insustituible no sólo a nivel emocional sino nutricional. Y esa es la gran diferencia en este sentido. Que la mamá que ofrece lactancia materna ha de ser consciente de que no puede ser sustituida y sea consciente de lo que ello significa.

Pecho o biberones

Siempre digo que yo he visto dar el pecho con “despecho” y dar biberones con mucha paz. Y ahí está precisamente el quid de la cuestión, en que cada uno tomemos las decisiones conscientes de lo que significan. Y la lactancia no es un simple acto nutricional, sino que es un acto de entrega, de amor, de contacto, de ofrecer espacio y tiempo para compartir… De conocimiento mutuo y de seguridad mutua. Por eso es tan importante que, para que todo esto se cumpla, nos concienciemos sobre el hecho de que la lactancia es una decisión de crianza. Una decisión que precisa el apoyo de toda la familia para que sea un camino armonioso y del que se disfrute. Una decisión que se ha de meditar no en base a lo que un libro u otro, un profesional u otro, una madre experimentada u otra o cualquiera ajeno a esa maternidad digamos o pensemos. Es una decisión que se ha de meditar en función de lo que siente la mamá, el bebé y la familia para que sea una decisión acorde con ellos y de la que puedan disfrutar con libertad y en la que puedan volcar su amor.

Beatriz Fernández
Doula en todas las etapas de la maternidad, especializada en duelo.
A Coruña y Madrid.
Correo electrónico: serdoula@gmail.com
Telf: 600218964

http://serdoulas.blogspot.com/