Recursos para la maternidad

Hace poco, con un grupo de compañeras, hablábamos de cuanto necesitamos apoyos a veces y qué poco conocemos de las herramientas que nos rodean y nos podrían resultar útiles.

Hablando de maternidad parece que todos los profesionales pueden y deben ayudar, que todos saben qué es la maternidad, cuales son las particularidades de este periodo y sus diversas caras. Pero la realidad nos muestra que no siempre es así.


Un profesional que realmente comprende la maternidad y trabaja en este campo tiene las bases, la reflexión y los conocimientos de la técnica que utilice y de este periodo vital para poder ayudarnos en momentos en los que nos sentimos atascados o saturados.  En los que sentimos que hay algo que no marcha bien o que simplemente sentimos que necesitamos que nos comprendan de otro modo.


Particularmente en situaciones que son duras por sí mismas esta ayuda cobra una importancia aún mayor. Y conocer lo que tenemos a nuestro alcance puede suponer la diferencia entre recibir esa ayuda o no, ya que en medio de un proceso complicado es muy frecuente que nos cueste buscar quien nos apoye.

Un momento importante

La maternidad es un momento de cambio y apertura emocional en el que muchas cosas aparecen. Cosas que ni recordamos conscientemente pero que llegan de nuevo para instalarse en nuestra vida. Para recordarnos su presencia y que hemos intentado esquivarlas pero ya no es posible hacerlo más. Cosas que pueden influir en nuestro embarazo, parto, posparto, crianza, duelo…  en nuestra maternidad en general. Pero particularmente determinadas vivencias como experiencias previas traumáticas relacionadas o no con la maternidad (abusos de cualquier tipo, relaciones conflictivas con la propia familia, traumas infantiles, duelos por la pérdida de algún ser querido…), embarazos conflictivos a nivel de salud, partos vividos de modo traumático o pérdidas prenatales o neonatales se convierten en momentos en los que esta posible necesidad de ayuda o apoyo es más palpable.
Por eso muchas veces nos preguntamos a quién podemos acudir cuando lo que tenemos no es un problema físico que requiera visitar a un profesional sanitario que nos deba intervenir del modo que sea, y si la persona o la herramienta a la que acudimos es realmente la que nos ayudará. Algunos recursos a nuestro alcance son los que indicaremos aquí. Todos ellos son útiles en manos de buenos profesionales, y con la voluntad y la consciencia de querer avanzar de quien los recibe.

Weitere Artikel

  • Grupos de apoyo virtuales o presenciales: Los grupos de apoyo son reuniones/comunidades virtuales o presenciales de personas con características o circunstancias similares que comparten y debaten entre ellos. Los grupos de apoyo guiados por profesionales tienen connotaciones distintas, pues con ellos el trabajo está más orientado y, además de expresar lo que cada uno necesita, se ponen sobre la mesa y se trabajan otras cuestiones relacionadas que pueden ayudar a avanzar. Existen grupos de apoyo en crianza, en duelo, en adopción, en fertilidad, en embarazo y en otras etapas maternales.
  • Psicoterapia: Se denomina psicoterapia, a nivel general, a la comunicación paciente- psicoterapeuta con el objetivo de mejorar la calidad de vida o resolver los síntomas que presente el primero. La psicoterapia se debe realizar siempre con un profesional cualificado y existen diversas corrientes y especialidades. Entre ellas, está la psicoterapia perinatal, especializada en todos los momentos relacionados con la maternidad. Más información en este blog
  • Relajación: La relajación se refiere a cualquier técnica que ayude a una persona a relajarse. Existen diversas técnicas, aunque las más populares y efectivas suelen basarse en la respiración. Hay profesionales entrenados en facilitar algunas de estas técnicas, entre ellos los Psicólogos. Ayuda en momentos de tensión física, mental o emocional, facilitando que se relaje.
  • Meditación: Se trata de un estado de atención centrada. Puede centrarse en un objeto, pensamiento o sobre el propio estado de concentración. Meditar ayuda a calmar la posible ansiedad y reordenar los pensamientos, dejar fluir emociones o recuerdos, aumenta la consciencia y equilibra. Existen muchos tipos de meditación, algunos con componentes religiosos, y también muchos profesionales que ayudan a facilitarla. Se puede hacer de modo individual o en grupo.
  • Acompañamiento emocional (Doulas): Las Doulas son acompañantes de maternidad. Permanecen junto a la madre en todas las etapas en las que se les solicita, facilitando apoyo emocional, información y soporte desde el conocimiento y la comprensión de dichas etapas. Es importante pedir siempre que la Doula que nos acompañe esté formada en la etapa en la que deseamos su acompañamiento. Existen Doulas especializadas en ciertas etapas, como los tratamientos de fertilidad, el posparto, el duelo prenatal y neonatal o la crianza.

Es importante recordar que nada que llegue desde el exterior podrá ayudarnos si nosotros no trabajamos el interior. Así que estas herramientas (bien sean profesionales o técnicas que nos ofrezcan los mismos) sólo pueden sernos útiles si realmente permitimos y trabajamos para que lo sean.


Nada es milagroso para pasar nuestras posibles crisis. Pero pasarlas con apoyo y ayuda es siempre más llevadero.


Podéis consultar más información sobre estos y otros recursos en serdoulas@gmail.com.

Beatriz Fernández
Doula en todas las etapas de la maternidad, especializada en duelo.
A Coruña y Madrid.
Correo electrónico: serdoula@gmail.com
Telf: 600218964

http://serdoulas.blogspot.com/