Una maternidad de libro…

Recientemente las declaraciones de un eminente Doctor que previamente había sido autor de uno de los libros sobre infancia más vendidos en nuestro país y cuyos métodos habían sido aplicados en millones de niños prácticamente desde su nacimiento escandalizaron a muchas personas. En estas declaraciones, afirmaba que su “método” se debía aplicar desde los 3 años de edad de los pequeños y no antes, contradiciendo por completo lo que afirmaba en publicaciones anteriores en las cuales se citaba como edad 3 meses o menos.

Un método para enseñar a dormir

Este “método” prometía a los padres mostrarles cómo enseñar a sus hijos a dormir adecuadamente y ser independientes en el momento del sueño. Esta promesa, que a priori en nuestra sociedad parece suculenta (¿qué padres no desean poder descansar y que sus hijos descansen?), se cumplía (o no, porque no siempre funcionaba) utilizando métodos que, según opiniones basadas en estudios contrastados sobre las necesidades de los bebés, desatendían las necesidades de los pequeños. Sin embargo, siendo avalado por un Doctor, las madres y padres confiaron en este método y lo aplicaron, en algunos casos pese a sentir que no era lo mejor para sus hijos… Así, millones de niños han aprendido una cosa que ya sabían y llevaban haciendo en el vientre materno durante toda su existencia: dormir.

Weitere Artikel

Partir de un libro

No escribo este artículo para criticar o halagar el método, su utilización o su intención, ni siquiera para tratar sobre esta clarísima rectificación que ha hecho el profesional que creó el método en cuestión. Sino para preguntarnos por qué ha ocurrido esto. Por qué millones de niños han sido “educados” para dormir con un método sólo porque un libro de un Doctor ponía que eso era lo adecuado.

Primero el libro, después el instinto

Y es que en nuestra sociedad estamos viviendo una revolución en muchos sentidos. Hasta hace muy poco nadie se cuestionaba si esta información que nos llega a diario era o no verídica, estaba contrastada o actualizada. Las madres y padres comenzaban en el embarazo a comprar libros, guías y manuales que les enseñaran a ser padres y madres. Que les despejaran las dudas propias de esta etapa hermosa y fascinante, pero compleja a veces.  Así comienzan las maternidades de libro.

Así comienzan las maternidades en las que el instinto se relega a un segundo plano para priorizar los métodos, estudios, correcciones y demás intentos de “educar para ser padres” que ese afán por los títulos y los estándares nos ofrecen como única opción válida.

Ser madre y padre no precisa manuales

Pero, como decía antes, estamos en una sociedad en revolución y muchas madres y padres se han dado cuenta poco a poco de que no todo libre, manual, estudio u opinión avalada por un profesional es buena para ellos, para sus bebés… para su familia. Cada vez más madres y padres deciden leer con espíritu crítico los libros y manuales sobre maternidad o, directamente, confiar en su instinto. Así, muchas madres y padres se están dando cuenta de cuantas cuestiones que ahora están siendo avaladas por estudios científicos eran puestas en práctica hace muchos años por personas que nada conocían sobre métodos científicos.

Porque ser madre y padre no necesita manuales. Porque sí es importante tener información, pero más importante aún es filtrar esa información, confiar en nuestro instinto a la hora de tomar decisiones de maternidad. Porque las maternidades no son de libro, no admiten métodos ni entienden de estudios científicos… Porque la maternidad y la paternidad son parte de nuestra vida y sólo hay una forma de pasar por la vida aprendiendo y disfrutando de ella: vivir.

Beatriz Fernández
Doula en todas las etapas de la maternidad, especializada en duelo.
A Coruña y Madrid.
Correo electrónico: serdoula@gmail.com
Telf: 600218964

http://serdoulas.blogspot.com/