Las ecografías durante el embarazo

En total es recomendable realizar tres ecografías durante el embarazo. Son necesarias para detectar riesgos potenciales, al tiempo que te ofrecen la oportunidad única de ver a tu bebé antes de nacer. Aquí te contamos cuando se realizan las ecografías y lo que deben mostrar.

Tres ecografías

Se suelen realizar tres ecografías periódicas. En la de verificación, tu ginecólogo podrá evaluar el desarrollo de tu hijo y el funcionamiento de sus órganos. También mediante las ecografías se pueden detectar diferentes circunstancias que el médico irá registrando y se tendrán en cuenta cuando nazca el bebé:

  • El curso de embarazo
  • La posición del niño en el vientre
  • El desarrollo y el cuidado del niño
  • El embarazo múltiple
  • Determinar la fecha probable del parto

Weitere Artikel

Primera de las ecografías

La primera de las tres ecografías se lleva a cabo entre las semanas 8 y 12. Es muy emocionante para la embarazada, la primera imagen del bebé, y no es extraño que aparezcan algunas lágrimas. A diferencia de las otras dos ecografías, la primera es generalmente a través de la vagina, por lo que también se llama transvaginal. En este método se introduce la punta del aparato de ultrasonido en la vagina. Esto le da al ginecólogo una idea más clara del feto que a través de las ecografías abdominales. Tu ginecólogo examina no sólo el desarrollo del bebé, y el latido de su corazón, sino también la fecha probable del parto. Si la imagen es clara se puede determinar también si espera un nacimiento múltiple.

Segunda de las ecografías

¿Es una niña o un niño? La segunda de las tres ecografías se realiza en el segundo trimestre, entre las semanas 18 y 20, y en esta ocasión quizá se puede determinar el sexo del pequeño si es lo suficiente clara y no está de piernas cruzadas ya que el pene en un niño ya está bien desarrollado. Si no quieres saber el sexo del bebé debes decirlo a tu ginecólogo, para que no te lo cuente. En esta ocasión y también en la tercesa se trata de ecografías abdominales. El ginecólogo te pondrá un gel frío en la barriga, seguramente la sensación no sea de lo más agradable pero el procedimiento es totalmente indoloro. A través del gel las ondas de sonido son más fáciles de recibir y proporcionan una imagen más clara.


De las tres ecografías en la segunda se examinarán los órganos fundamentales del bebé, corazón, pulmón, estómago, vejiga y riñones. Se comprobará que todos los órganos funcionan como es debido, y se descartaran anomalías.  También se analizará las características de la placenta, del cordón umbilical y se hará una estimación de la cantidad de líquido amniótico.

Tercera de las ecografías

Entre las semanas 34 y 36 tendrá lugar la última de las ecografías programadas. El ginecólogo comprobará en esta ocasión el crecimiento del bebé, su anatomia, la normalidad que presenta y su entorno. En esta exploración, también abdominal, también se comprueba si todos los órganos, como por ejemplo el corazón, están en pleno funcionamiento y si el bebé todavía tiene suficiente líquido amniótico. La placenta y el cordón umbilical se controlaran de nuevo.

Ecografías no programadas

Además de las tres ecografías habituales, pueden haber más pruebas. Siempre dependerá de los resultados de las investigaciones anteriores y si hay algun imprevisto. Algunos de los casos en los que se pocederá a hacer nuevas ecografías son:

  • Si tienes pérdidas
  • Si estás esperando un parto múltiple
  • Si se cree que el feto es demasiado grande para su edad o demasiado pequeño
  • Si se cree que tienes demasiado o muy poco líquido amniótico
  • Ante el riesgo de parto prematuro
  • Si padeces presión arterial alta, diabetes u otras enfermedades

Además de las ecografías...

En el diagnóstico prenatal, existen otras pruebas además de las ecografías para comprobar la buena marcha del embarazo. Estos estudios son en su mayoría opcionales, es decir, puedes incluso decidir no realizarlos. Se suelen recomendar debido a la aparición de ciertas anomalías en otros ensayos. Estos exámenes son:

  • Ecografía Doppler: Se lleva a cabo si en las otras ecografías se han detectado anomalías, por ejemplo, en el Triple test. El Triple test es un procedimiento que mide las cantidades de tres sustancias en una muestra de sangre. También se examina el flujo de sangre en los vasos y el desarrollo del corazón del bebé.
  • Ecografías de órganos: Con estas ecografías se pueden descubrir posibles deformidades de las extremidades y de los órganos de tu bebé.
  • Medición de translucencia nucal: La translucencia nucal o medición del pliegue nucal permite la posibilidad de detectar una anomalía cromosómica, que tiene relación con un posible Síndrome de Down. Este análisis se realiza también mediante ecografías.
  • La amniocentesis: Esta prueba consiste en extraer una muestra de líquido amniótico mediante una punción. Gracias a esta prueba se pueden analizar las células fetales y establecer diagnósticos importantes. La amniocentesis se realiza para controlar el bienestar del feto y detectar posibles malformaciones. También se puede realizar un muestreo de vellosidades coriónicas, o extirpación de un pequeño trozo de tejido del útero, para detectar algún defecto genético.

¿Cómo reaccionar ante las anomalías?

¿No estás segura o no te sientes bien? Lo mejor es que hables con tu médico y le pidas una inspección no programada. Lo más frecuente es que tu médico te realice ecografías para ver el desarrollo de tu bebé de una forma rápida y segura. Pero no te preocupes, raramente sucede.