Edema en el embarazo

Muchas embarazadas, a muy tardar a finales del embarazo padecen edema o hinchazón por exceso de líquido en las extremidades, brazos y piernas. Una correcta alimentación, beber mucho líquido, un poco de ejercicio y gimnasia circulatoria. Aquí te contamos como lidiar con el edema en el embarazo.

¿Qué causa el edema en el embarazo?

Durante el embarazo, el edema, o retención de líquidos en las piernas y los brazos se nota sobre todo hacia el final de la gestación y sobre todo cuando hace calor y por la noche. Las manos, los pies y los tobillos se hinchan, los anillos ya no te caben y los zapatos te quedan apretados y te duelen. En algunos casos, el edema de embarazo se puede ver incluso en la cara (retención de agua).


La retención de agua es causadas por las hormonas del embarazo. En un edema los vasos sanguíneos se dilatan y pierden elasticidad. Simultáneamente al volumen de sangre circulante aumenta significativamente durante la gestación y pueden aparecer dificultades pera transportarla. Además, los vasos se vuelven más permeables, así, la sangre y el líquido corporal pueden penetrar fácilmente. El líquido se acumula en los tejidos causando el edema propio del embarazo.


Durante el embarazo padecer edema en las extremidades es muy desagradables, pero desaparece directamente después del embarazo y no tiene consecuencias para la salud. El exceso de líquido se elimina después del nacimiento. Lo podrás notar en el puerperio pues sudarás cada vez más.

Atención: Cuando un edema en el embarazo puede ser preeclampsia

Si la hinchazón se vuelven más fuerte y también te dan dolores de cabeza y otros síntomas propios de la preeclampsia, debes acudir inmediatamente a un médico. Un edema en el embarazo con síntomas graves puede indicar hipertensión (más de 140/90 mmHg), que puede comportar una toxemia del embarazo, la llamada preeclampsia. El médico te hará un análisis para detectar proteínas en la orina como un claro indicio de preeclampsia. Esto puede, en casos extremos ser fatal para ti y tu bebé. En caso de mareos, dolor de cabeza, visión borrosa, náuseas y vómitos, deberás ir al hospital o llamar a tu médico de inmediato. Por desgracia esta enfermedad se presentatambién con otros síntomas, es por ello importante que de una manera regular te hagas las revisiones correspondientes para que oueda darse, si es el caso, un diagnóstico precoz.

¿Cómo lidiar con el edema en el embarazo?

El 75% de las embarazadas lo padecen en algún momento durante los meses de gestación. Durante el embarazo, el edema es más común a las últimas horas del día, cuando hace mucho calor y después de varias horas de pie o sentada. Se alivia con reposo. Para solucionarlo, es útil levantar las piernas o acostarse un rato, mejor sobre el lado izquierdo. Debes tener en cuenta que al estar embarazada, te conviene usar siempre un calzado cómodo y evitar la ropa muy ajustada. Siempre debes consumir alrededor de dos litros de agua, es decir, ocho vasos. Para ello, puede serte de gran ayuda tener siempre a mano una botella grande.

Si en el embarazo padeces edema

El edema en el embarazo se debe a la acumulación excesiva de líquido en los tejidos y, paradójicamente, se puede aliviar mediante la ingesta de líquidos y con otros consejos que te ofrecemos aquí.

  • Pon los pies en alto y relájate. No dudes en hacerlo cada vez que tengas la oportunidad si tienes tendencia a acumular líquidos, de esa manera puedes evitar o mejorar un edema en el embarazo. También es útil acostarse un rato, mejor sobre el lado izquierdo.
  • La gimnasia circulatoria puede ayudar ante problemas agudos de retención de agua y el edema en el embarazo. Por ejemplo, siéntate, estira las piernas y tira de los dedos de los pies hacia el cuerpo. O mueve los piés haciendo círculos hacia una dirección y luego hacia la otra. También ese ejercicio estimula la circulación. Puedes buscar otros ejercicios.
  • Los baños de pies con sal son una ayuda rápida y eficaz.
  • Si la hinchazón es muy fuerte, mejor habla con tu médico. Ante un edema fuerte en el embarazo quizá sea necesario usar medias médicas, para combatir la hinchazón.
  • La paradoja es que contra un edema en el embarazo beber mucho te ayudará. Procura beber al menos dos litros de agua. Incluso el té sin azúcar, los jugos de fruta y el agua mineral son muy buenos.

Alimentación equilibrada contra el edema del embarazo

La dieta puede hacer mucho para prevenir y aliviar la retención de agua. Aquí te damos un par de consejos.

  • Las frutas y verduras ayudan a combatir el edema en el embarazo, sobre todo patatas, piña, pepino, apio, espárragos y apio de monte.
  • Procura una dieta rica en vitaminas
  • Si tu médico determina que pierdes mucha proteína, y por lo tanto aumenta el riesgo de padecer preeclampsia, te recomendará seguir una dieta rica en proteínas. Las proteínas las encontrarás en la leche, el yogur, el kéfir, los huevos, la carne, el pescado y los frutos secos.

En nuestro especial Dieta en el embarazo encontrarás muchos consejos nutricionales y muchas recetas deliciosas.

Mitos del edema del embarazo: “Renunciar a la sal” y “el día del arroz”

Anteriormente los médicos aconsejaban a las mujeres embarazadas evitar lo más posible la sal ya que se decía que la sal espesa la sangre. Esta teoría, sin embargo, no pudo ser confirmada en estudios clínicos. Ahora los ginecólogos, en relación al edema en el embarazo, recomiendan usar la sal como algo normal, ya que, según algunos estudios, la ingesta de sal suficiente es importante. Pero puede ser aconsejable no usar sólo sal pura, sino sustituirla con sal de mar. Y no te dejes convencer por el “día del arroz” o el “día de la patata”. Son recomendaciones anticuadas y que en caso de preeclamsia puede ser incluso perjudicial para la salud.

Ejercicio y masajes contra el edema en el embarazo

Con movimiento, ejercicio y masajes puedes prevenir el edema del embarazo:

  • La natación es una forma de ejercicio muy suave para estimular la circulación sanguínea y evitar la retención de líquidos. Igualmente la gimnasia, caminar, montar en bicicleta o bailar puede ser positivo.
  • Duchas diarias y baños de contraste (especialmente en las piernas) permiten estimular la circulación sanguínea, algo muy positivo para combatir el edema en el embarazo..
  • Puedes realizarte masajes en las piernas durante o después de una ducha con un cepillo de masaje o un guante de masaje. Recuerda que debe hacerse de abajo hacia arriba, También puedes realizarte un masaje normal con las manos.
  • Salir a caminar a diario al aire fresco estimula la circulación y proporcionar al bebé ya ti misma una dosis extra de oxígeno.
  • También puedes acudir a profesionales para un masaje circulatorio en las piernas de vez en cuando o utiliza medias de descanso si trabajas mucho tiempo de pie. Recuerda que todos estos pequeños detalles suman a la hora de combatir el edema en el embarazo.

Cambios posturales para evitar el edema en el embarazo

Para aliviar la presión, eleva los pies siempre que puedas mientras estés realizando una actividad sentada o mientras duermes. Esto aliviará la presión en las venas de la parte inferior de su cuerpo. Intenta no cruzar las piernas sentada o estar durante mucho tiempo parada, no es para nada bueno para el edema en el embarazo. No te acalores, mantén una temperatura no muy cálida a tu alrededor. Si coincide tu último trimestre con los meses de invierno puedes planear una escapada a sitios frescos en el norte o de montaña.


Mejora tu circulación, intenta acostarte del lado izquierdo en lugar del derecho, si estás mucho tiempo sentada, levántate a caminar cada cierto tiempo. Evita la ropa ajustada y decántate por ropa suelta, mejor aún si es de estilo deportivo.

Otras molestias del embarazo

En una encuesta a 3.500 madres, preguntamos qué molestias sufrieron en su embarazo. Aquí te detallamos las más comunes. Puedes encontrar muchos más artículos en nuestro especial sobre Molestias de embarazo.

Comentarios