Diabetes gestacional

La diabetes gestacional significa un aumento en los niveles de azúcar en la sangre durante el embarazo. Es una enfermedad que no precisa tener antecedentes familiares y a veces ocurre que las propias mujeres no se dan cuenta de que están enfermas, ya que no presenta síntomas. La diabetes gestacional suele desarrollarse durante la segunda mitad del embarazo y desaparece una vez se ha dado a luz. En este artículo te proporcionamos toda la información acerca de la diabetes gestacional.

Cómo detectar la diabetes gestacional

La diabetes mellitus gestacional (DMG) es una forma de diabetes mellitus inducida por el embarazo. No se conoce una causa específica de este tipo de enfermedad pero se cree que las hormonas del embarazo reducen la capacidad que tiene el cuerpo de utilizar y responder a la acción de la insulina. El resultado es un alto nivel de glucosa en la sangre (hiperglucemia). La diabetes gestacional es una de las enfermedades concomitantes más comunes del embarazo, ocurre en un 3-10% de las mujeres embarazadas, y por lo general ocurre entre las semanas 24 y 28 del embarazo.

¿Cómo reconocer la diabetes gestacional en el embarazo?

Ante los siguientes síntomas se puede suponer que tal vez hay una diabetes gestacional:

Weitere Artikel

  • Niveles altos de azúcar en la sangre, especialmente después de comer
  • El bebé está creciendo en exceso por el aumento de la captación de glucosa
  • Aumento de la sed
  • Infecciones urinarias y del riñón
  • Azúcar en la orina
  • Los cambios en el volumen de líquido amniótico y por lo tanto dolor en el abdomen
  • Retraso en el crecimiento del feto
  • Al aumento de peso excesivo de la embarazada
  • Aumento de la presión arterial
  • En los primeros meses de embarazo, aumento de la tendencia a vomitar

¿Quién sufre diabetes gestacional?

Las mujeres que tienen un particular riesgo a sufrir diabetes gestacional son las que padecen sobrepeso y las mujeres embarazadas de más de 30 años, también las madres que tenían diabetes en un embarazo anterior. Aunque no viene directamente relacionado con los antecedentes familiares, se tienen también en cuenta.

Peligro para las mujeres embarazadas y los bebés

La diabetes gestacional puede ser peligrosa tanto para el feto como la madre. Los niveles altos de azúcar de la madre son transferidos a la sangre del bebé por la placenta. El feto intenta compensar el azúcar en la sangre con un aumento de la producción de insulina. La insulina producida en exceso provoca un crecimiento desmesurado del niño. En la diabetes gestacional no tratada, muchas veces los bebés nacen con un peso de más de 4.000 gramos.

El resultado son complicaciones más comunes en el parto y, a menudo, es necesario realizar un parto por cesárea. Otras causas producidas por la diabetes gestacional son nacimientos prematuros, bebés nacidos muertos, o problemas respiratorios en el recién nacido. Además aumenta el riesgo en los niños de desarrollar obesidad o la misma enfermedad (diabetes). En las mujeres más propensas a padecer diabetes gestacional, aumenta el riesgo a sufrir infecciones del tracto urinario y la presión arterial alta.

Detectar la diabetes gestacional: la prueba

La característica de una diabetes gestacional es que es en gran medida aparece sin síntomas evidentes o quejas. Es por eso que no se reconoce muy a menudo. Los médicos recomiendan que las mujeres embarazadas, entre las semanas 24 y 28 de gestación, se sometan a una sencilla prueba de detección precoz de tolerancia a la glucosa; la prueba consiste solamente en una extracción de sangre después de beber un líquido que contiene 50 gramos de glucosa. Si tienes concentraciones altas de glucosa en la sangre, sería recomendable que te sometieras a un examen más profundo. Se llama test de tolerancia oral a la glucosa y para realizarla lo mejor es que te hagas un análisis en ayunas y otro después de haber ingerido 100 gramos de glucosa. Si te han diagnosticado diabetes gestacional, debes controlar tus niveles de azúcar en sangre llevando una dieta adecuada y practicando un poco de ejercicio.

¿Quién debe hacerse la prueba de la diabetes gestacional?

Si tu médico ha encontrado los niveles de azúcar un poco alterados, seguramente te aconsejará realizar la prueba de tolerancia a la glucosa detallada. Se debe prestar especial atención a las mujeres que cumplan con cualquiera de las siguientes características:

  • mujeres que en anteriores embarazos ya padecieron diabetes gestacional
  • mujeres cuyo índice de masa corporal es superior a 30
  • mujeres que tienen antecedentes de diabetes en la família
  • las mujeres cuyo propio peso al nacer fue mayor de 4000 gramos
  • las mujeres que ya han dado a luz a un bebé con un peso superior a 4000 gramos
  • las mujeres que sufren repetidos abortos involuntarios

El tratamiento de la diabetes gestacional

Detectada a tiempo, la diabetes gestacional puede tratarse, y el objetivo del tratamiento es mantener los niveles de azúcar en la sangre en un rango óptimo. Así debe tenerse en cuenta el papel desempeñado por los alimentos ricos en carbohidratos y en sus variedades ricas en fibra: el pan integral, cereales, arroz integral, pasta integral, patatas, legumbres, verduras y frutas - repartidas en cinco a seis comidas por día. Lo mejor es que si necesitas una dieta para madres diabéticas, acudas a tu dietista para que prepare una especialmente para tí.

Las mujeres embarazadas con diabetes gestacional o preexistente deben seguir una dieta preparada especialmente para ellas. Sin embargo, también es recomendable que consultes un especialista en nutrición para asegurarte de que no es necesario cambiar de alimentación a medida que avance el embarazo. Con una dieta se controla el azúcar en la sangre en un 85 por ciento de las mujeres con diabetes gestacional. Para el 15% restante es necesario un aporte extra de insulina, normalmente es suficiente una inyección de pequeñas cantidades de insulina de acción rápida antes de las comidas principales, a veces también a la hora de acostarse, y, posiblemente, una insulina de acción prolongada inyectada en la mañana. Después del nacimiento, la diabetes gestacional suele desaparecer por sí misma.

¿Ejercicio?

Por supuesto, el ejercicio es recomendable para la mayoría de mujeres que padecen diabetes gestacional. Puede ayudar al cuerpo a utilizar la insulina de una manera más eficiente, puesto que no todas las mujeres consiguen controlar la concentración de azúcar en sangre mediante las dietas y el ejercicio y  necesitan ser tratadas con insulina o con medicamentos orales durante todo el embarazo.