Visitas de control del embarazo

Un control del embarazo constante y adecuado es importante para ti y para el bebé. Para ir sobre seguro, no debes esperar a que pase demasiado tiempo de tu embarazo para comprobar que todo está bien. La frecuencia de las visitas de control del embarazo siempre viene determinada por las necesidades de cada embarazada pero normalmente durante el embarazo se realizan al menos diez visitas con el ginecólogo y/o la matrona para asegurar la salud de la madre y el niño. Lee en este artículo la importancia y el calendario de estas visitas de control de tu embarazo.

¿Porqué se realiza atención prenatal?

Toda mujer embarazada tiene el derecho legal a la atención prenatal. Por norma general, una mujer con un embarazo normal (sin factores de riesgo detectados) debe realizar unas 10 u 11 visitas de control del embarazo. Se puede hacer a través del centro de salud, por la Seguridad Social, o en una clínica privada. Además de las pruebas regulares, hay pruebas opcionales, tales como la medición de la translucencia nucal, o el triple test, que aunque ofrecen un margen de seguridad muy tranquilizador, a menudo ofrecen resultados falsos que pueden ponerte más nerviosa. A pesar de todo, tu ginecólogo está obligado a informarte de todas las investigaciones posibles. En los últimos años, la accesibilidad a Internet y las crecientes quejas contra los médicos, debido a complicaciones durante el embarazo y posibles daños en el niño, han reforzado las pruebas opcionales del control de embarazo. Sean regulares o opcionales, con las pruebas médicas se pueden ver y descartar algunos de los riesos potenciales, tanto para la madre como para el bebé.

¿Control de embarazo por ginecólogo o matrona?

Las visitas de control de embarazo y las pruebas de detección precoz se utilizan para la detectar o descartar riesgos en la maternidad y la infancia. Para llevar a cabo estas visitas y exploraciones te recomendamos que escojas un ginecólogo/a de confianza, aunque para muchas de las pruebas y controles también puedes acudir a una matrona. A lo largo de las distintas visitas de control del embarazo y con las distintas pruebas podrás seguir el crecimiento y la evolución del bebé, y permitirán detectar o descartar posibles problemas a tiempo.

Weitere Artikel

¿Qué se comprueba en las visitas de control del embarazo?

En general una embarazada va a realizar unas 10 visitas con la matrona y/o el ginecólogo. En estas visitas se controlará:

  • Ecografías: En el embarazo se realizan normalmente tres ecografias de control del embarazo, una en cada trimestre, aunque a veces los ginecólogos proponen una o dos más. En las primeras semanas del embarazo (entre la 8 y la 12) se realiza una ecografía vaginal, para verificar el embarazo, ver si se ha implantado correctamente el óvulo en el útero y estimar la edad e gestación. Además, cualquier cambio en el útero, por ejemplo, fibromas (tumores benignos del músculo), se pueden ver a través de esta ecografía. A partir de la 12ª semana de gestación la ecografía se realiza a través de la pared abdominal.La segunda ecografía tiene lugar entre las semanas 18 y 20 y la tercera entre las semanas 34 y 36. Del control del embarazo es el momento más emocionante para los apdres.
  • Peso: El aumento de peso durante el embarazo se controla en casi todas las visitas. Si el aumento de peso se produce demasiado rápido, puede deberse a una retención de líquidos. Aunque el incremento de peso normal está entre los 10 y 15 quilos, casi nunca el peso es un factor que pueda perjudicar al bebé.
  • Los valores de sangre: Se controla el número de sus glóbulos rojos (hemoglobina) y el contenido de hierro de la sangre, ya que estos factores son muy importantes para el suministro de oxígeno a su hijo. Por otra parte, el primer análisis de sangre puede servir para detectar enfermedades como la rubéola o anticuerpos. También servirá para determinar tu grupo sanguíneo y el factor Rh.
  • Presión arterial: La presión arterial es algo que se mantiene bajo control en el embarazo. Una presión arterial alta puede ser peligrosa y conllevar riesgos para la evolución de tu embarazo. Igualmente una presión arterial baja puede ser también peligrosa para su hijo, es por eso que la presión arterial, igual que el peso, se controla en cada visita.
  • Análisis de orina: Con un análisis de orina se pueden detectar bacterias y otros signos de enfermedad.
  • El examen vaginal: En casi todas las visitas de control del embarazo la altura del cuello uterino y se examinará aunque el tacto vaginal suele ser opcional.

Pruebas opcionales en el control del embarazo

Además de las pruebas regulares del control del embarazo, hay pruebas opcionales que pueden ser recomendadas ante un historial médico determinado, con predisposición genética en la familia, por ejemplo, o por una edad de la madre más avanzada de lo habitual. El ginecólogo en las distintas visitas de control del embarazo está obligado a informarte completamente sobre los posibles riesgos y las pruebas disponibles. Estas pruebas son opcionales, pero algunas pueden ser cubiertas por la seguridad social. En los casos que no, deberán ser costeadas por vosotros mismos, cosa que puede llegar a ser bastante cara. Algunas pruebas, como la amniocentesis, se asocian con un riesgo pequeño aunque existente para la salud del bebé. Es por eso que antes de decidirte a hacer más pruebas, debes consultar con el ginecólogo o la matrona si son realmente necesarias.

Otras pruebas de control del embarazo

  • Detectar defectos genéticos: Pruebas como la medición de la translucencia nucal, la amniocentesis, el triple test o el muestreo de vellosidades coriónicas permiten asegurarse de que el bebé no padece ningún defecto genético. Sin embargo se trata solo de una probabilidad ya que en estas pruebas pueden prioducirse fallos y alterar su fiabilidad.
  • Prueba de la toxoplasmosis: La carne cruda y las heces de gato son los portadores más comunes de la toxoplasmosis. Es una enfermedad que en realidad es bastante inofensiva, pero puede poner en peligro el embarazo, especialmente la salud de su bebé por un contagio a través de la placenta.
  • Test de tolerancia oral a la glucosa: Es una prueba médica cuyo objetivo es diagnosticar o excluir la diabetes, en este caso gestacional. La diabetes gestacional, por desgracia, puede aparecer incluso en mujeres que no presentaban ningún símptoma antes del embarazo. En este caso, la mayoría de las veces la diabetes desaparece después del embarazo

Tu médico puede aconsejarte acerca de todas estas pruebas de control del embarazoy, si es conveniente, proponer de nuevas. Por ejemplo la prueba de gonorrea, estreptococos B, varicela, o muchas otras enfermedades.

Todas las visitas de control del embarazo

Debido a que la atención prenatal puede ser agotadora para ti y tus nervios, se aconseja que ni las visitas ni el seguimiento de control del embarazo los hagas la madre sola, sino con la compañía del padre o de un familiar, con quien puedas compartir tus miedos y preocupaciones.

Primera visita de control del embarazo: Semanas 9-12

En la primera visita de control del embarazo ya es posible escuchar los latidos del corazón del bebé. Aún así es la visita más completa, ya que es la primera, y por eso se hará una primera revisión general: la historia clínica de la madre que queda detallada en el carnet de embarazada; talla, peso y tensión arterial, se tomará una muestra de orina y de sangre. En la exploración general se controla la piel, las mucosas, la boca, se hace una auscultación cardiorespiratória, una percusión renal bilateral, se controla la columna vertebral, abdominales, extremidades y el  edema (estas tres se controlaran a cada visita). Por lo que se refiere a la exploración ginecológica se hace una exploración mamária, de los genitales externos y un tacto vaginal para comprovar la altura del útero, cuello del útero y la posición actual del niño. Es posible que en esta cita o en la próxima se pueda hacer la primera ecografía.


Pruebas opcionales de control del embarazo: En la actualidad hay muchas madres que se hacen una prueba de toxoplasmosis. Igualmente en esta o en la próxima visita se puede realizar la prueba de la translucencia nucal.


La primera visita es la más importante. En ella se tomas todos los datos y se establece el control que se va a seguir. Si quieres conocer con más detalle en qué consiste esta primera visita de control del embarazo, puedes consultar nuestro artículo Primera visita al médico.

Sucesivas visitas de control del embarazo: Semanas 16-36

El embarazo ha ido avanzando desde la primera visita, y el bebé sigue creciendo en tu vientre. El ginecólogo o la comadrona siguen de cerca la situación de tu hijo, su corazón, el latido del cual se controlará en cada visita, si todo sigue como de costumbre. En la semana 16 tendrá lugar la segunda visita de control del embarazo, dónde se controlan el peso y la tensión arterial, y a partir de aquí las visitas se haran cada 4-6 semana, y en cada visita, igual que se actualiza el carnet de embarazada. También se mide el crecimiento del útero pero los exámenes vaginales son opcionales. Para quejas, temores o preocupaciones que no debes tener miedo de hablar con el médico o la comadrona.

La siguientes visitas de control del embarazo tendran lugar, aproximadamente en estas semanas:

  • 3a visita en la semana 18-20 de embarazo. En estas semanas se suele hacer la segunda ecografía
  • 4a visita en la semana 21-24 de embarazo
  • 5a visita en la semana 25-28 de embarazo
  • 6a visita en la semana 28-32 de embarazo
  • 7a visita en la semana 32-36 de embarazo. En estas semanas se suele hacer la tercera ecografía

Es recomendable que entre la semana 34 y la 36 tenga lugar una visita al hospital maternal de referencia para que te familiarices con el entorno y completar el historial clínico hospitalario con los datos aportador por la atención primaria.


A partir de aquí las visitas de control del embarazo se realizaran cada 2-3 semanas.

8a y 9a visita de control en la semana 37- 40

La fecha prevista del nacimiento está cada vez más cerca. Las últimas pruebas de control del embarazo se realizan para garantizar un parto sin problemas. El latido del corazón se controla, y se puede medir aún mejor con la cardiotocografía, que más adelante, durante el parto  permitirá controlar los latidos del bebé durante el nacimiento.


A partir de la semana 41 se realizan entre 1-3 visitas a la semana.

Visitas 10 y 11 en las últimas semanas 41- 42

Depués de hacer todas las pruebas, solo queda esperar, los últimos días, las últimas horas... aunque el embarazo sea de lo más normal, puede que el bebé no nazca el día previsto. Es por eso que las últimas dos semanas el control del embarazo se incrementa. En la semana 41 las visitas se suceden cada dos días, y si a la semana 42 el bebé no ha nacido, seguramente se recomendará un ingreso o una vigilancia intensiva.


En estas visitas de control del embarazo lo que se controla es el cuello del útero para determinar si está abierto, y si el canal del parto está preparado. También se va vigilando la posición de la cabeza del bebé es examinado. Con la CTG, el sonido del corazón y la actividad de su bebé para ser examinado.


Tan cerca del parto tu matrona te propondrá estimular el cuello del útero para facilitar el nacimiento. En caso que no quieras hacer eso, lo más seguro es que te recomiendan inducir el parto.

Debes tener en cuenta que se trata solo de un calendario  de control del embarazo aproximado. Cada embarazo es distinto y el médico o la matrona seran quienes determinen tu calendario exacto. Igualmente, aunque las pruebas son estándar, podría ser que variasen un poco dependiendo de la comunidad autónoma en la que residas.

Cuando el parto se retrasa

No todos los bebés llegan  en la fecha prevista. Empiezas a preocuparte porqué tu bebé no llega, pero si tu embarazo sigue bajo control es algo normal. Habla con tu médico para que te tranquilice y verás que en estos días se realizarán otras pruebas para seguir comprobando el buen estado del bebé; con la CTG (cardiotocografía) escucharás los latidos del corazón y seguirán examinando con normalidad al bebé. Con la ecografía se verifica regularmente si hay suficiente líquido amniótico y cómo está el bebé.

Las parteras y comadronas pueden darte algunos consejos sobre la manera de dar al bebé un pequeño "empujón". En caso de que empeorara la situación para ti o el bebé puede que una sugerencia del médico sea provocar el parto. Pero ten en cuenta que lo que más ayuda es tener  un poco de paciencia, ya que casi todos los bebés nacen sin ninguna complicación, tan sólo unos días más tarde.