Yoga en el embarazo

A través de ejercicios bien realizados de Yoga podrás fortalecer tu mente y mejorar tu constitución corporal. Aquí te aportamos la información básica más importante al respecto.

Realizar ejercicios especiales de respiración y meditación es beneficioso para fortalecer el cuerpo y hacer que sea más fácil para hacer frente a los dolores de parto. Muchas posiciones de yoga son similares a las posiciones que la mujer adopta instintivamente para sobrellevar las contracciones.

Además el yoga es una froma de hacer deporte sin agresividad y podrás mantenerte en forma sin perjudicarte ni a ti ni al bebé. Tu cuerpo experimentará en los siguientes meses un cambio enorme y el esfuerzo realizado será mayor. Tu corazón deberá bombear ahora para dos, tus músculos y tu esqueleto deberán sostener un mayor peso, la columna vertebral tenderá a desviarse y tus tobillos se verán forzados. Los estiramientos de yoga te ayudarán a soportar con mayor liviandad todo los cambios que comporta el embarazo. Estiramientos y respiraciones profundas están especialemente indicados para embarazadas. Con estos ejercicios podras mejorar el tono corporal y verte liberada de complicaciones mayores.

Porqué el yoga sienta bien

Los ejercicios de yoga, llamados asanas por los profesionales, solucionan agarrotamientos musculares, fortalecen el cuerpo, corrigen la postura y desbloquean la energía del cuerpo para que vuelva a fluir. Los asanas han de ser realizados lenta y conscientemente al ritmo de la respiración. La circulación de la sangre y el tono muscular mejorarán con la práctica regular de estos ejercicios. Cuando aprendes Yoga, aprendes a conocer tu cuerpo mejor. Con un poquito de práctica, podrás relajar partes concretas de tu cuerpo concientemente. No te preocupes si la respiración consciente no funciona desde el principio, es normal, necesitarás paciencia y tiempo.

Weitere Artikel

Reglas

Durante las 2-3 horas anteriores a la práctica del yoga, es recomendable no hacer ninguna comida pesada y no tomar ningún estimulante. Como embarazada, por supuesto no deberías beber alcohol ni fumar. Después de los ejercicios deberías hacer actividades tranquilas y no tomar café en un buen rato. El yoga tiene que hacer su efecto también un tiempo después de terminar las posturas, también llamadas "asanas de yoga". Intenta durante todo el entrenamiento mantener tus pensamientos, eociones y sensaciones corporales completamente conscientes. Empieza cada hora de yoga con la relajación inicial. Es muy importante que dejes a un lado tu rutina diaria y te concentres en tí misma. Con cada inspiración tomas energía del mundo y con cada expiración expulsas los malos pensamientos, al tiempo que las tensiones se suavizan y terminan saliendo de tu cuerpo.

Está permitido todo lo que siente bien

Hemos seleccionado una serie de ejercicios que puedes realizar durante tu gestación. Si tienes un embarazo de riesgo u otras complicaciones de la salud, deberás preguntar primero a tu ginecólogo o a tu matrona si puedes hacer estos ejercicios. Normalmente está permitido hacer todo lo que os siente biuen a tí y a tu bebé. Escucha tu cuerpo y tu barriga y haz los ejercicios tanto tiempo y de forma tan intensiva como tú quieras. Por supuesto las pausas están permitidas. Venga, a la esterilla, ¡comenzamos!

¿Por qué hacer yoga?

  • Los ejercicios permiten el fortalecimiento del suelo pélvico. Reduce la probabilidad de una episiotomía y las mujeres rara vez sufren incontinencia urinaria después del nacimiento de su bebé.
  • Los síntomas del embarazo, por ejemplo, el dolor de espalda y la fatiga se reducen a través de una mejor postura.
  • La columna vertebral se beneficia de todos los ejercicios.
  • A fortalecer músculos de las piernas y mejorar la circulación de la sangre reduce el riesgo de las varices.
  • Quién ofrece los cursos: Los cursos son ofrecidos por los centros de educación de la familia, matronas clínicas, centros de salud, centros comunitarios u otras instalaciones para educación de adultos.

¿Cuándo y dónde hacer yoga para el embarazo?

  • Adecuada para: todo el mundo.
  • Sesiones: Unas 10 sesiones de 90 minutos (no furces, debes escuchar tu cuerpo).
  • Quién lo ofrece: Los cursos son ofrecidos algunas veces por los mismos centros de salud o los centros privados de maternidad. También hay algunos cursillos que puede que organice tu ayuntamiento, gimnasios o centros de yoga.
  • Precio: Depende completamente si se trata de un curso que imparte una entidad pública o privada. Puede llegar a costar entre 80 y 120€ al mes.

¡PDF con ejercicios para imprimir!

Aquí tienes un pdf con todos los ejercicios para que lo descargues y lo imprimas o bien lo tengas en tu ordenador siempre disponible.

» Ver el PDF aquí