Cinco comidas para niños al día para una alimentación saludable

Una dieta infantil saludable debe basarse en que niños y jóvenes tomen 5 comidas al día de forma regular. Así garantizarás el suministro contínuo de los nutrientes necesarios y, por tanto, un rendimiento equilibrado de su organismo. En este artículo aprenderás cómo son cada una de estas 5 comidas para niños y cómo puedes prepararlas.

5 comidas para niños al día para un suministro óptimo de nutrientes

Los expertos recomiendan 5 comidas para niños al día para lograr un suministro equilibrado de los nutrientes diarios esenciales. Estas 5 comidas para niños diarias son: desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena. Es decir: tres comidas principales y dos tentempiés repartidos a lo largo del día. Gracias a esta distribución de los alimento evitarás tanto el bajo rendimiento causado por la disminución de la energía como los antojos. Estos últimos pueden provocar que tu hijo coma demasiado y mal, lo que puede conducir a una sobrealimentación.

Las 5 comidas para niños al día establecen pautas regulares que proporcionarán a tu hijo seguridad y facilitarán que vea la comida sana de una forma positiva. Siempre que sea posible es recomendable que estas 5 comidas sean en familia ya que de esta forma no sólo ayudarás a desarrollar las habilidades sociales de tu hijo, sino que además favorecerás que establezca una relación saludable con la comida.

En una dieta infantil equilibrada se establecen pautas distintas para cada una de las 5 comidas para niños diarias recomendadas en cuanto a la proporción y el tipo de alimentos a incluir. De esta forma lograrás una dieta muy variada y proporcionada con todos los nutrientes esenciales provenientes de distintos alimentos.

Weitere Artikel

Primera de las 5 comidas para niños: Cárgalos de energía con el desayuno

Para que el cuerpo de tu hijo empiece cada día con los niveles al máximo es importante que a primera hora del día cuente ya con el suministro de energía suficiente. Por eso, un desayuno equilibrado es de vital importancia.

El componente principal de la primera de las 5 comidas para niños debería ser leche o derivados lácteos como yogur o requesón. En segundo lugar se encuentran las frutas o verduras crudas, seguidas de pan u otra fuente de cereales como, por ejemplo, los copos de avena. Quesos y embutidos se deben consumir en pequeñas cantidades ya que suelen ser muy grasos. También es importante tener en cuenta que algunos cereales contienen mucho azúcar y, por lo tanto, deberían contarse como dulces. ¿Qué te parece empezar la mañana, por ejemplo, con un delicioso muesli con fruta fresca?

Importante: tu hijo debe beber suficiente durante cada una de las 5 comidas. Los líquidos son muy importantes para el metabolismo de tu hijo y si su cuerpo carece de agua no podrá transportar ni utilizar de forma óptima los nutrientes de los alimentos. Ten, por lo tanto, siempre a su disposición agua u otras bebidas sin calorías y aseguráte de que lleva suficiente líquidos para la guardería o el colegio.

Segunda de las 5 comidas para niños: El almuerzo o segundo desayuno

A lo largo de la mañana tu hijo ha consumido ya gran parte de la energía que ha tomado en el desayuno. Por eso es importante contar con la segunda de las 5 comidas para niños diarias: un almuerzo o tentempié que asegure el suministro continuo de nutrientes. Para mantener una dieta equilibrada es conveniente que el almuerzo esté compuesto principalmente de frutas o verduras crudas que pueden complementarse con productos lácteos o cereales.

Ofrécele, por ejemplo, el clásico bocadillo (a ser posible con pan integral) acompañado de una pequeña manzana troceada u otra deliciosa fruta. Puedes preparar el bocadillo con embutido bajo en grasa o queso fresco. De vez en cuando puedes sorprender a  tu hijo con una barrita de chocolate o un trocito de bizcocho, pero debe ser en casos excepcionales.

¿Madrugador o dormilón?

Cada niño tiene su propio ritmo y no todos se despiertan con la misma disposición. Si tu hijo no tiene ningunas ganas de desayunar cuando se levanta, la solución no es forzarlo a comer ya que sentirá que no tomas en consideración sus necesidades y deseos. Aún así, la primera de las 5 comidas para niños es fundamental, por lo tu hijo no debería salir de casa con el estómago completamente vacío y sería bueno convencerlo de tomar al menos un vaso de leche o un zumo de fruta fresca.

En este caso el almuerzo puede ser algo más abundante de lo normal para compensar la energía que le falta. Sin embargo debes asegurarte que no sea demasiado copioso y conserve así apetito para la comida.

5 comidas para niños al día: Las comidas principales

Es importante que las principales de las 5 comidas para niños sean calientes. Hoy en día la mayoría de escuelas cuentan con menús diseñados por dietistas que siguen las pautas de una alimentación infantil saludable por lo que no debes preocuparte si no podéis comer juntos al mediodía. Aún así es conveniente hacer un seguimiento de lo que come y cómo come tu hijo en el colegio. Contar con el menú diario del comedor escolar te ayudará a controlarlo además de permitirte planear las cenas para que su dieta sea equilibrada y variada.

El ingrediente principal de la última de las 5 comidas para niños deberían ser los carbohidratos que aportan alimentos como pasta, patatas o cereales. Sin olvidar la presencia fundamental de gran cantidad de verduras que puedes ofrecer, por ejemplo, en forma de salsa o ensalada. Para complementar puedes preparar carne o pescado de dos a tres veces por semana. El resto de días deberías optar por platos vegetarianos. Una excelente alternativa a las proteínas de origen animal la encontrarás en las legumbres, tan presentes en nuestra cocina tradicional. Recurre a deliciosos guisos y potajes evitando, eso sí, el uso innecesario de productos grasos. Así lograrás una amplia variedad de platos y conseguirás que las comidas no sean aburridas.

Cuarta de las 5 comidas para niños: La merienda

Cuando tu hijo sigue activo por la tarde jugando con los amigos, asistiendo a clases extra-escolares, practicando deporte o jugando en la calle, está consumiendo también mucha energía. Para evitar que llegue a la última de las 5 comidas para niños con el estómago vacío es importante que tome un bocado entre la comida y la cena. Sigue las mismas indicaciones que para el almuerzo: un montón de frutas y verduras, productos lácteos y cereales. Prueba a sorprender a tu hijo con un yogur con fruta fresca o vegetales como zanahoria, apio y pepino cortados en forma de palitos para mojar en queso crema.

Última de las 5 comidas para niños: Termina el día de forma equilibrada

La última de las 5 comidas para niños al día es fundamental para acabar la jornada de forma saludable. Aplica los mismos criterios recomendados para la comida optando por opciones más ligeras y de fácil digestión. Es importante que tu hijo no vaya a la cama justo después de comer, dándole tiempo a digerir la cena. Sopas de verduras o ensaladas variadas acompañadas de pan con queso, una tortilla o un huevo hervido pueden ser una buena opción. La cena es también un buen momento para disfrutar del pescado fresco del día.

5 comidas para niños al día: La variedad como objetivo

Con una dieta infantil saludable lograrás que tu hijo reciba todos los nutrientes esenciales necesarios. Para ello es importante consumir la mayor variedad posible de alimentos ya que cada uno tiene diferentes efectos y componentes. A través del sistema de 5 comidas para niños al día mantendrás fácilmente el equilibrio apropiado entre cada tipo de alimento.

Ten en cuenta que las 5 comidas para niños al día son sólo orientativas y debes recordar que cada niño es diferente y tiene sus propias necesidades. Piensa siempre en tu hijo e intenta adaptarte al máximo a sus gustos sin forzarlo a comer algo que no quiera. Sólo así conseguirás instaurar en tu familia de forma duradera una alimentación saludable. Es importante mantener un equilibrio general para evitar tanto la sobrealimentación cómo las carencias alimentarias. Pero recuerda también que las excepciones permiten mantener la emoción y las ganas de seguir por el buen camino.