¿Comen los niños fruta y verdura suficiente?

Fruta y verdura para los niños no debería faltar en ninguna dieta saludable y equilibrada. No estamos descubriendo nada nuevo y, sin embargo, no podemos dejar de repetirlo ya que son la principal fuente de vitaminas y minerales. Hemos examinado los alimentos con lupa y hemos recopilado la información más importante sobre fruta y verdura para niños.

Los niños comen demasiada poca fruta y verdura

Las espinacas nos ayudan a crecer fuertes, los plátanos nos aportan energía y las zanahorias mejoran nuestra agudeza visual. Cada fruta y verdura tiene un efecto beneficioso para nuestra salud y bienestar. Además se presentan en incontables formas, colores y sabores. Y, en general, contienen pocas calorías.

Con tantas ventajas y una grandísima variedad, no deja de sorprender que a menudo coman los niños muy poca fruta y verdura. ¿Es tu hijo uno de ellos? Tal vez los siguientes consejos de expertos en nutrición pueden ayudarte a convencer a tu hijo.

  • ¡Cinco al día!: Los niños deben tomar cinco porciones de fruta y verdura al día. Y conseguirlo es más fácil de lo que tal vez piensas. ¿Qué te parece añadir trocitos de fresas frescas a los cereales del desayuno? ¿Y algunos palitos de zanahoria para el recreo? ¿O calabacines como guarnición, un delicioso batido de plátano como postre y una fresca y crujiente ensalada variada para cenar? Como ves, se dan numerosas oportunidades a lo largo del día para ofrecer las cinco raciones de fruta y verdura a los niños. Además, debido a la gran selección disponible, tampoco es difícil proponer a los niños fruta y verdura variada que les guste.
  • Cuánto más fresca, mejor: Por desgracia, los nutrientes se van perdiendo durante el almacenamiento. Para aprovechar al máximo sus vitaminas es conveniente que los niños coman fruta y verdura lo más frescas posible. Además, muchos nutrientes se encuentran directamente bajo la piel por lo que es aconsejable —siempre que sea posible— lavarlas cuidadosamente y comerlas con piel. Una buena alternativa se encuentra en los productos congelados ya que normalmente se congelan directamente después de la cosecha y mantienen mejor sus valores nutricionales. Otra ventaja es que se pueden conservar por más tiempo y se pueden almacenar fácilmente para tenerlos siempre disponibles. No obstante, debes fijarte en los ingredientes ocultos en forma de azúcar o nata, ya que, lo que aparenta ser una saludable mezcla de verduras es en realidad una explosiva mezcla de grasas. Si no cuentas con ninguna fruta y verdura fresca o congelada para los niños, puedes recurrir de vez en cuando a las conservas. Los alimentos enlatados no contienen demasiados nutrientes, pero siempre serán mejores que la completa ausencia de ellos.
  • Las raciones son la clave: Un pedacito de manzana desaparece rápidamente en la boca y no estorba durante el juego. Y unos pimientos para mojar en salsa de yogur son para tu hijo muchísimo más interesantes que cuando están cocidos. La mayoría de niños prefieren la verdura cruda y se decantan antes por la fruta cuando se les presentan aperitivos del tamaño de un bocado. A menudo son también la consistencia de la verduras o los huesos o pepitas de una fruta lo que hace que un niño las rechace por mucho que el sabor realmente les guste. En ese caso es conveniente ofrecer los alimentos de otra forma, por ejemplo, la calabaza en forma de sopa. Tal vez tu hijo se lanza sobre ella. ¡Dale una oportunidad!
  • Siempre y en todas partes: Para garantizar que la fruta y verdura formen parte de la alimentación regular de los niños es necesario que prueben toda la comida. Lo que le gusta y lo que no, ya te lo dirá. O lo puedes averiguar fácilmente haciendo la compra juntos. Al margen de ello, tu hijo debe acostumbrarse, tan pronto como sea posible, a que frutas y verduras son parte de la dieta diaria de la misma manera que toca lavarse los dientes sin excusas. Si tú actúas de manera consecuente y te aseguras de que los niños tomen cada vez más fruta y verduras, se convertirá en algo que se da por sentado y forma parte de la rutina. Puedes contribuir a ello, por ejemplo, teniendo la fruta en casa en un lugar bien visible, presentándola de forma atractiva y llevándola siempre contigo cuando estéis fuera de casa.

Weitere Artikel

La fruta y verdura no sólo se presentan en muchas variantes, también son muy versátiles. Déjate llevar por tu capacidad de experimentación y logra que los niños se entusiasmen por la fruta y verdura.