¿Engorda el pan a los niños?

Los niños adoran el pan, uno de los elementos básicos de nuestra alimentación. Este alimento es fundamental en toda dieta equilibrada y puede consumirse prácticamente en todas las comidas del día. Cuando se sigue una alimentación variada y se practica ejercicio con regularidad, el pan puede ser un gran aliado en su alimentación.

Según algunos estudios científicos, los niños que consumen una gran cantidad de pan, dentro de una dieta equilibrada, acostumbran a estar más sanos y delgados.

El pan que tanto gusta a los niños, creado a base de harina de cereales, sal y agua, es lo primero que se elimina cuando queremos bajar de peso. Se asocia al peso y se piensa que para adelgazar lo mejor es eliminarlo de la dieta. Su consumo no es causa directa del aumento de peso, siempre y cuando se respete la cantidad recomendada para cada caso. Es importante desmitificar afirmaciones y creencias falsas sobre la alimentación y dar las claves necesarias para llevar una dieta equilibrada.

Un bajo consumo de pan, sobre todo en niños, puede desequilibrar de manera importante una dieta, en la que cerca de la mitad del total de calorías de la alimentación deben proceder de alimentos ricos en hidratos de carbono. Existe un gran porcentaje de la población que no toma la cantidad de verduras, legumbres y cereales suficientes, y supera la cantidad necesaria de grasas y proteínas. Un aporte adecuado de hidratos de carbono implica el mantenimiento del peso y la composición corporal, al impedir que se utilicen las proteínas y las grasas como fuente de energía.

El pan es para los niños una fuente esencial de proteínas, vitaminas, minerales y fibra

El pan aporta a los niños proteínas vegetales procedentes del grano del cereal. Si consumen el pan junto con otros alimentos como legumbres o lácteos, el valor nutritivo de estas proteínas puede equipararse a las de la carne, el pescado o el huevo. El pan es también para los niños una buena fuente de vitaminas del grupo B y de elementos minerales como fósforo, magnesio y potasio. Ten en cuenta que las variedades integrales y de cereales son las más ricas en fibra.

Weitere Artikel

Los niños y el pan integral

Tendemos a pensar que el pan integral no gusta a los niños cuando en muchas ocasiones se trata sólo del normal rechazo inicial a un alimento que no conocen. Lo mejor es acostumbrarlos desde el primer momento. El pan integral además de ofrecernos hidratos de carbono, nos aporta numerosas vitaminas, minerales, enzimas, proteínas más completas, hierro y ácidos grasos. Es importante saber que el verdadero pan integral se hace con el grano molido completo de la cáscara y el germen y se fermenta con la levadura madre. Se distingue por su sabor, la textura es más compacta y el color que tiene. No debemos confundirlo con el pan blanco al que han añadido salvado. Lo mejor es comprarlo en tiendas de dietética o en hornos de confianza.