Las cualidades del aceite para los niños

¿Un bocadillo o una ensalada sin aceite de oliva? A los niños seguro que no les entusiasma la idea. Y es que el aceite es una parte fundamental de nuestra dieta. ¿Se trata sólo de una cuestión de sabor? Hemos preguntado a expertos en nutrición infantil sobre la importancia del aceite para los niños.

Las patatas fritas y la pizza son muy grasas, pero sabrosas y a la mayoría de niños les encantan. Pero los pequeños no deberían comer a menudo estos alimentos ya que las grasas que contienen no son saludables y su consumo excesivo produce sobrepeso. Por ello es importante llevar una dieta baja en grasas. Aunque tampoco hay que eliminarlas del todo ya que las grasas y aceites proporcionan a los niños —y adultos— ácidos grasos esenciales y energía. Además, si se consumen de forma adecuada no engordan de por sí. ¿Sabes cómo? Aquí encontrarás algunos consejos y advertencias.

  • Vegetales en lugar de animales: las grasas de origen vegetal son ricas en ácidos grasos insaturados, como el ácido oleico, esenciales para nuestra salud. Además son más fáciles de digerir que las grasas de origen animal. Es recomendable utilizar aceite de oliva o girasol para cocinar. Este último soporta mejor las altas temperaturas y tiene un sabor más neutro.
  • En su justa medida: la moderación es el factor más importante a la hora de hablar de grasas. Sólo si se consumen moderadamente nos aportan beneficios. Así que mejor pan con aceite que aceite con pan. A la hora de hornear —por ejemplo, un pastel— también puedes sustituir una parte de la mantequilla por aceite. Los niños no notarán ninguna diferencia.
  • Preparación adecuada: es también muy importante el tipo de preparación de los alimentos. Ante todo, es mejor evitar los fritos y optar por formas de cocción más ligeras y saludables. Por muchos beneficios que tenga el aceite de oliva para los niños, un plato de lentejas aceitoso con mucha carne no es demasiado saludable. Es mejor que utilices poco aceite para cocinar y, en todo caso, rocíes el plato con un chorreón de aceite crudo antes de servirlo.
  • Atenta a las grasas “ocultas”: para evitar caer en un consumo excesivo de grasas es conveniente que te fijes con atención en el contenido en grasa y aceites de los productos elaborados como embutidos, productos lácteos, galletas o bollería.

Weitere Artikel

Para los niños el aceite y las grasas no son per se perjudiciales, depende sólo de la selección de los productos y de su dosificación. Aun sí, como ya hemos dicho, es mejor evitar las grasas de origen animal y decantarse por productos tan saludables para los niños como el aceite de oliva.