Proteínas para niños: ¿qué cantidad es saludable?

A los niños les encantan las proteínas de origen animal. ¡Qué aburrido sería sin unos taquitos de jamón para el aperitivo o un huevo frito en el arroz a la cubana! Pero, ¿son buenas o perjudiciales para los niños las proteínas animales? La clave está en el tipo y cantidad de proteínas que los niños consuman.

Proteínas y niños: Las proteínas de origen animal contienen nutrientes esenciales

La carne y los embutidos aportan zinc, vitamina B y hierro. Los huevos son especialmente ricos en proteínas, vitamina D y minerales. Y el pescado es una fuente de yodo y de los valiosos ácidos grasos Omega-3. Así que no hay nada malo en que a tu hijo le gusten las proteínas de origen animal. Sin embargo, debes tener en cuenta un par de hechos.

Proteínas y niños: No se deben comer proteínas animales a diario

En una dieta equilibrada para niños, las proteínas de la carne no deberían aparecer en el menú más de tres veces por semana. Sería conveniente que alternases también el tipo de carne ya que la carne de ave, cerdo, cordero o ternera no sólo tienen sabores diferentes sino que además aportan distintos nutrientes. La carne de ternera es, por ejemplo, conocida por su alto contenido en zinc y hierro, mientras la carne de cerdo contiene mucha vitamina B. Si a tu hijo le gustan las vísceras —como el hígado o los riñones—, asegúrate de que no las coma más de una vez por semana. De esta manera evitarás que ingiera excesiva vitamina A o las toxinas que se acumulan en estos órganos.

El pescado es una fuente esencial de proteínas para los niños, por lo que puedes prepararlo de dos a cuatro veces por semana —recuerda que mientras más pescado consuma menos raciones de carne deberá tomar. Las variedades más pequeñas de pescado azul, ricas en Omega-3 y con menor presencia de metales pesados que las especies más grandes, son más recomendables. Es importante variar también el tipo de pescado. En el caso que a tu hijo no le guste este delicioso y nutritivo alimento, puedes buscar formas alternativas de presentarlo, por ejemplo en forma de hamburguesa. También debes estar atenta a las espinas.

Con los huevos es mejor ser cuidadosa y, dependiendo de la edad de tu hijo, no deberías ofrecérselos más de 1-3 veces a la semana. Piensa que los huevos no sólo se consumen de forma directa sino que también se encuentran en multitud de productos elaborados.

Weitere Artikel

Proteínas y niños: ¡Atención al contenido graso de las proteínas animales!

Entre las proteínas favoritas de los niños se encuentran los embutidos, pero estos contienen a menudo muchas grasas. ¿Has pensado alguna vez que el salami y el chóped contienen entre un 30 y un 40 por ciento de grasa? Pero no te preocupes, los hay también bajos en grasa. El jamón cocido y la pechuga de pavo cocida contienen menos del 10%. Si no estás segura de cuánta grasa contiene el embutido o la carne que estás comprando, es mejor que lo preguntes. Como orientación, aquí puedes encontrar algunos ejemplos del contenido en grasas de algunas carnes y embutidos:

Los alimentos de origen animal son también una buena fuente de nutrientes y proteínas para los niños. Lo más importante es degustarlos en la medida justa y procurar que no contengan demasiada grasa.