Cuando tu hijo se mete el dedo a la nariz

Tu hijo se pone el dedo en la nariz, se saca los mocos y después se los come. Le explicas que no debe hacerlo pero cuando te das la vuelta vuelve a a tener el dedo en la nariz. En este artículo te contamos por qué lo hace y cómo debes actuar.

Llevarse el dedo a la nariz no es sólo una cosa de niños. Alrededor del 91% de los adultos han admitido en los estudios, que tienen este hábito. Sin embargo, es un hábito que en la mayoría de los países de Europa y Asia está mal visto. Hemos visto más de una foto indiscreta que ridiculiza a algun político. Puede que tu hijo también sea ridiculizado en la escuela o la guardería por llevarse el dedo a la nariz.

¿Por qué el niño se hurga la nariz?

Por lo general, el niño se mete el dedo en la nariz para aliviar una picazón incómoda. Su cuerpo produce secreciones nasales que mayormente se van por la garganta. Una pequeña parte sale por la nariz y a veces puede causar picazón. Las alergias también pueden ser un disparador para la picazón en la nariz, así como el aire seco.

Llevarse el dedo a la nariz es uno de los llamados hábitos nerviosos, similar al de morderse las uñas o chupar el dedo pulgar. Puede que le ayude a reducir el estrés o la tensión. A muchos niños se les pasa este hábito por su cuenta a medida que crecen. Los niños con TDAH tienden a hurgarse la nariz, ya que es una manera de reducir su nerviosismo.

Weitere Artikel

La nariz se lastima

En algunos casos hurgarse con el dedo la nariz puede causar leves hemorragias nasales puesto que se irritan o se rompen los vasos sanguíneos del tabique nasal. Si le sangra la nariz seguro que se ha hecho daño.

Cuando hurgarse la nariz es compulsivo

En casos muy raros, el hurgarse la nariz es anormal. Si el niño se mete el dedo en la nariz de forma compulsiva padece de Rhinotillexomania. Si tu hijo no puede hurgarse la nariz se pone muy nervioso y se asusta mucho. Si se mete el dedo muy a menudo en la nariz o con insistencia, entonces corre el riesgo de perforar el tabique nasal.

Que se hurge la nariz de manera muy intensa o durante mucho rato podría causarle irritación y hasta la alteración del etmoides, el hueso del cráneo en el extremo de la cavidad nasal, similar a una cirugía de las cavidades nasales. Si el niño se mete el dedo en la nariz diariamente debes acudir al otorrinolaringólogo para que te dé algún consejo para encontrar las causas de este comportamiento y prevenir los problemas de salud que puedan derivarse.

¿Cómo actuar?

  • Sé paciente y no le castigueso: Tu hijo sigue un impulso para eliminar algo que le molesta en la nariz, así que no es algo que debas condenar. Si se mete el dedo en la nariz es porque está nervioso, si le castigas estará aún más alterado.
  • Habla con el niño: Díle que no debe hurgarse la nariz, y por qué. Explícale que quizá van a reírse de él si lo hace y que es algo que no debe hacer sobretodo en público.
  • Enséñele alternativas: Practica con tu hijo cómo se puede usar un pañuelo. Motívale a que deje metrse el dedo en la nariz y pensad en lo qué podría ayudarle. ¿Tal vez un premio?
  • Ayúdale a relajarse: Demuéstrale diferentes maneras de reducir su estrés, como por ejemplo a través de un ejercicio de relajación. Cuando aprenda a liberar la tensión, entonces no va a necesitar otros actos nervioso como morderse las uñas o chupar el pulgar.
  • Ten sus dedos ocupados: Si le das una pelota o un juguete para apretar, entonces tendrá los dedos ocupados y será mucho menos propenso a la acción nerviosa
  • Protege la mucosa nasal: Puedes utilizar un paño delgado envuelto alrededor de los dedos de tu hijo. Así se reduce el riesgo de lesiones en las membranas mucosas. También el aire fresco o un aerosol nasal de agua de mar pueden mantener las mucosas húmedas. Esto reduce la tensión en la nariz y pica menos. Consulta con el farmacéutico qué aerosoles son más adecuados por las membranas mucosas de un niño pequeño.
  • Muéstrale lo poco positivo que es: Meterse demasiado el dedo en la nariz puede comportar un ensanchamiento de las fosas nasales. Para evitar el hábito de morderse las uñas se utiliza un esmalte amargo. En este caso también puede funcionar, porque si se mete el dedo en la nariz y luego se lleva el dedo a la boca va a notar el sabor amargo y puede que deje de hacerlo.
  • Pasarlo por alto y tener esperanza: Si todo esto falla, entonces pasa por alto esta costumbre, y ten la esperanza de que por sí solo dejará de hacerlo durante algún tiempo.