Distintos métodos para dormir: Dejar llorar vs. Métodos suaves

¿Te faltan horas de sueño y estás buscando un método para dormir sin que tu hijo te interrumpa? Hay varios métodos para dormir. Algunos, como el método Ferber o el método Estivill, contemplan dejar al niño a solas aunque llore. Otros son cualificados de “más suaves”. Aquí te planteamos las ventajas y los inconvenientes de ambos tipos de métodos para dormir.

¿A qué edad son efectivos los métodos para aprender a dormir?

Los expertos aconsejan no usar ningún método para dormir antes del sexto mes, porque sólo entonces el niño puede adaptarse a un protocolo de sueño para dormir seguido. Es importante que los niños duerman las horas que les corresponden según la edad.

  • Hasta el sexto mes de vida es perfectamente normal que un bebé confunda la noche y el día. En primer lugar, debe aprender a distinguirlo. Mientras necesitará tomas de leche de forma regular también durante la noche. Por ello no se recomienda empezar con un método para dormir, sólo se puede empezar a crear una buena base para que el niño tenga una base para unos buenos hábitos de sueño. Puedes consultar nuestros 10 consejos para que el bebé aprenda a dormir. Así desde el principio podrás evitar los problemas de sueño.
  • A partir del sexto mes el bebé está suficientemente desarrollado para no necesitar las tomas nocturnas. A esta edad puede identificar el día y la noche, que teóricamente es capaz de dormir toda seguida. Poder conciliar el sueño, dormir toda la noche, no son cosas sencillas, y encontrarás muchos consejos . A partir de este punto puedes adoptar un método específico o establecer por propia cuenta un protocolo de sueño. Hay distintas maneras de modificar o establecer ciertos hábitos de sueño en un niño.

Weitere Artikel

¿Es necesario un método para aprender a dormir?

Usar métodos o reglas para dormir no es ninguna obligación. Se trata de una decisión que debes tomar sólo si tú y tu pareja esta´s convencidos. Tal vez alguien os insinua que debéis hacer algo porque no cree que sea bueno que el niño duerma en vuestra cama o que necesariamente debe ser capaz de dormirse solo. Mientras tu pareja, tú y, por supuesto, vuestro hijo durmáis bien no hay motivo alguno para cambiar nada.

Un método para dormir no es una obligación, sino un "programa de emergencia" que se aplica en caso de problemas.

Métodos para dormir: de aprendizaje y suaves

Si los padres consideran necesario y urgente aplicar algún método para dormir pueden elegir entre varios. Existen enfoques y consejos muy variados. En cuestiones de sueño las opiniones de los padres y las de los expertos son a menudo muy distantes. Para facilitar la toma de decisiones hemos comparado los dos métodos más conocidos y opuestos entre sí. El método Ferber y el método Estivill, también adoptado por Annette Kast-Zahn y Hartmut Morgenroth en el libro “Todo niño puede aprender a dormir”, y el método “suave” que planteamos en este especial de la mano de Elizabeth Pantley, que se resume en su libro “Dormir en lugar de llorar”.

Imprimir: En este PDF hemos resumido las principales ventajas y desventajas de los programas de aprendizaje del sueño y los métodos suaves de un vistazo:

distintos métodos para aprender a dormir

Método para aprender a dormir

El Plan para aprender a dormir, del libro "Todo niño puede aprender a dormir"y que parte de unas bases compartidas por los doctores Ferber y Estivill , se puede aplicar a diversos problemas para dormir y proporciona una orientación clara y general para los padres. Mediante este método para dormir se pueden resolver prácticamente todos los problemas, por ejemplo la dependencia del chupete o cuando un niño solo se duerme en los brazos.

Con este programa de aprendizaje se deja que el niño llore muy poco rato, se le consuela y se le deja solo de nuevo. Estos periodos se repiten, dejando solo al niño cada vez por periodos más largos, que van desde los 2 a los 10 minutos.

El objetivo de este enfoque es que el niño aprenda a dormirse solo y sin ayuda. También para que pueda tranquilizarse a si mismo sin la necesidad de la intervención de los padres. Este método para dormir ofrece las siguientes ventajas y desventajas:

Ventajas:

  • Un éxito rápido: Este plan de aprendizaje ha representado para muchos casos un éxito rápido, por lo que el niño duerme mejor enseguida. Así los padres pueden recuperar rápidamente el sueño.
  • Simple: Es una guía bastante sencilla que se aplica a distintos programas para aprender a dormir.

Desventajas:

  • El estrés que provocan este tipo de programas para aprender a dormir. En su mayoría siguen el método del pediatra americano Richard Ferber, como el Método Estivill, son muy controvertidos. La crítica reside en el hecho de que "dejar llorar" a los niños genera una gran tensión en el niño y tiene un impacto negativo en su desarrollo.
  • Empeoramiento de las consecuencias: A muchos padres les resulta difícil dejar llorar a sus hijos. Esto a menudo se resuelve saltándose el programa y dando al bebé lo que exactamente se quería evitar, o sea cogerlo en brazos, darle el chupete, o dormir con mamá. Así el niño aprende justamente lo contrario, que gritando lo suficiente le harán caso.

Conclusión: La aplicación del método para dormir requiere coherencia y convicción absoluta. Algunos expertos lo recomiendan para los padres que estan absolutamente agotados.

Métodos para dormir “suaves”

Los llamados métodos suaves o métodos flexibles, como por ejemplo el enfoque utilizado por Elizabeth Pantley en el libro “Dormir en lugar de llorar”, buscan la manera de cambiar poco a  poco los hábitos de sueño del niño evitando los llantos y los gritos. De hecho este método para dormir recomienda consolar al niño cuando llora. A diferencia de los métodos anteriormente descritos, plantea distintas maneras de solucionar los problemas de sueño. A partir de distintas opciones, los padres pueden elegir de qué manera solucionarlos. Encuentra más información en el artículo Aprender a dormir sin llorar. Es un enfoque gradual y se le asocian estas ventajas e inconvenientes.

Ventajas:

Suavidad: El niño es siempre consolado cuando llora. Esto crea menos tensión pues las necesidades del niño son claramente se situan en primer plano.

Depende de las situaciones y se trata individualmente: Para cada problema de sueño se ofrece un enfoque que varía y también se puede personalizar. Los padres pueden elegir exactamente las soluciones que se adapten mejor a ellos y sus hijos.

Desventajas:

  • Se requiere paciencia y tiempo: Como el cambio se lleva a cabo poco a poco puede requerir más tiempo hasta resultar efectivo. Por ello se necesita mucha paciencia.
  • La complejidad de la solución de problemas: El alto número de soluciones puede complicar la decisión de qué solución adoptar para cada problema.

Conclusión: Los métodos para dormir suaves son perfectos para los padres que tienen tiempo y paciencia y se niegan a dejar llorar a su hijo.

Independientemente del método para dormir que decidáis adoptar debéis sentiros cómodos y convencidos con el procedimiento. Esto es lo más importante. Debes confiar y estar familiarizados con el método para poder actuar en consecuencia tras cada situación. Con convicción seguro que pronto aprenderá a dormir.