Normativa para las sillas de coche

La normativa para las sillas de coche se debe cumplir rigurosamente para proteger a nuestros hijos de un posible accidente. Por eso, no sólo debes saber cómo debe viajar el niño, sino también qué tipo de etiquetado debe llevar el asiento y qué consecuencias tiene cometer una infracción de tráfico.

Normativa para las sillas de coche: ¿Cómo deben viajar los niños?

Según la UE, los niños que no superen los 135 centímetros no pueden viajar en los asientos de delante. Según la normativa para sillas de coche sólo tienen permitido viajar en el asiento del copiloto si usan un dispositivo homologado para ello. En la parte trasera del vehículo, cuando no sobrepasan 1,35 metros, también necesitan un sistema de retención infantil —a menos que viajen en taxi por áreas urbanas. A partir del 1,50 de estatura, los niños podrán viajar con el cinturón de seguridad de los adultos. Se recomienda colocar siempre al niño en los asientos traseros. En el caso de hacerlo en el asiento delantero, el airbag frontal del copiloto deberá estar siempre desconectado.

Para los asientos que son fijados con ISOFIX existe una nueva normativa para sillas de coche llamada i-Size, paralela a la regulación R44, que proporcionará más seguridad a tu hijo. Una de las medidas impuestas por este nuevo reglamento es la orientación de las sillas en el sentido contrario de la marcha para los bebés de menos de 15 meses. Está demostrado que el cuello del bebé no es lo suficientemente fuerte hasta esta edad y su cabecita no está bien sujeta cuando viaja de cara a la marcha.

Si quieres montar tres sillas en los asientos traseros. Según la normativa de sillas de coches en algunos vehículos es posible instalar las tres sillitas pero en otros tan sólo se pueden colocar dos y la tercera deberá ser del grupo II/III, es decir, un elevador sin respaldo.

Weitere Artikel

Normativa para las sillas de coche: La homologación

La silla de coche debe estar homologada, es decir, debe haber sido fabricada según la normativa de sillas de coche ECE 44 y llevar la etiqueta naranja que certifica que el producto ha superado diversas pruebas. El Ministerio de Industria es el encargado de homologar en España los productos relacionados con la seguridad. Éste, además, da permiso a los laboratorios para que ellos mismos realicen las pruebas necesarias. En nuestro país el único certificado es IDIADA Automotive.

Para verificar la validez de la etiqueta naranja que acompaña a las sillitas que han pasado las pruebas de homologación, debéis observar si contiene las siguiente información:

  • Normativa que afecta al producto. En el caso de las sillas infantiles es ECE R44/04.
  • Capacidad en kilos para la que está indicada la silla. Podemos diferenciar entre menos de 13 kilos, de 9 a 18 kilos de peso, etc.
  • La letra E con un código diferente para cada país que homologa. Para España el código es el 9.
  • El número de homologación.
  • El número de serie, una especie de matrícula, único para cada silla.
  • La categoría del dispositivo, es decir, si es válido para todos los vehículos o no.

Normativa para las sillas de coche: Las multas

Cada año mueren en las carreteras españolas 40 menores y 2900 sufren heridas graves. El 40% de ellos viajaban sin ningún tipo de sistema de retención infantil. Ante estas cifras preocupantes, la DGT ha impuesto estrictas sanciones a aquellos que no sigan las normas de tráfico y no observen lo establecido en la normativa para sillas de coche. Según la ley, si los padres o tutores del menor no viajan en el vehículo, la responsabilidad recaerá sobre el conductor que deberá asumir las penalizaciones y multas correspondientes si no cumple con la normativa sobre sillas para coche vigente.

Llevar a los niños sin cinturón de seguridad o sin un sistema de retención infantil homologado en el coche supondrá una multa de 200 € y la pérdida de 3 puntos del carné de conducir. Para los reincidentes será de 260 además de la retirada de otros tres puntos. Una tercera infracción de este tipo podría hacer que el conductor acabase en prisión. Además, transportar a un niño en el asiento delantero sin haber desconectado el airbag será sancionado con una multa de 200 €. En el caso de que se produzca un fatídico accidente donde un menor fallezca o sufra heridas graves por no llevar la silla adecuada, el conductor será condenado a cuatro años de cárcel.