Las enfermedades infantiles

¿Qué enfermedades infantiles hay? ¿De dónde proceden y cómo puedo vacunar a mi hijo? NetMoms te proporciona de un sólo vistazo la información principal de cada una de ls enfermedades infantiles.

Enfermedad Síntomas Información
Sarampión Fatiga, tos seca, fiebre o dolor de cabeza. Los niños pequeños reaccionan a menudo con dolor abdominal. La erupción típica se inicia con pequeñas manchas de color rojo brillante detrás de las orejas. El sarampión es normalmente inofensivo pero es muy contagioso. En los adultos, esta enfermedad puede tener un curso muy difícil.
Rubéola La erupción de piel de detrás de las orejas presenta, al principio, un aspecto similar al sarampión. Sin embargo, son puntos más pequeños y no se multiplican ni crecen. Es típica una inflamación de los ganglios linfáticos detrás de las orejas. La rubéola suele ser una enfermedad simple. Sin embargo puede provocar defectos congénitos graves en un feto durante la gestación.
Tos ferina Pérdida de la de apetito, estornudos, goteo nasal y la ronquera, la tos en sí por lo general viene después. La aparción de la tos, pero, es el síntoma típico que puede conducir a una insuficiencia de flema. Los recién nacidos, los lactantes y las niñas tienen más riesgo de padecerla.
Varicela Fiebre y una erupción con pequeños puntos de color rojo en el cuerpo, que luego se transforman en ampollas que pican. El 90 por ciento de todos los niños pasan la varicela. Tras la enfermedad los virus se mantienen en el cuerpo y proporciona inmunidad.
Neumococo Resfriado, tos, pulso rápido, fiebre, puede conducir a la neumonía. Esta enfermedad es especialmente peligrosa en lactantes, niños pequeños, ancianos y personas con enfermedades crónicas.
Paperas Fiebre e inflamación de la glándula parótida. Esto conduce a la protuberancia característica del lóbulo de la oreja. Esta enfermedad, que tiene un curso muy diferente en cada paciente, puede afectar a las glándulas salivales, además del páncreas, las gónadas y el cerebro.
Tétanos Fiebre, inflamación de los ganglios linfáticos. En la enfermedad del tétanos, se ven afectadas las células nerviosas responsables del control muscular. El tétanos es una enfermedad infecciosa frecuente, a menudo mortal, causada por una bacteria.
Poliomielitis La enfermedad a menudo no se detecta o se manifiesta con síntomas aparentemente inofensivos, como fiebre o diarrea. La poliomielitis puede causar parálisis de los nervios que provoca inmovilidad.
Hepatitis B Piel amarilla, orina oscura, dolor abdominal, dolor corporal, náuseas, vómitos y diarrea. Puede alterar la coagulación de la sangre y provocar daños en el cerebro.
Influenzae B Dolor de garganta, fiebre primero baja y luego repentinamente alta, dificultad para respirar, malestar general, vómitos. Puede provocar meningitis con secuelas a largo plazo o peligrosas inflamaciones de la laringe en los niños menores de cinco años.
Meningitis Fatiga, fiebre alta, vómitos, escalofríos, dolores musculares y articulares, calambres o pérdida de conciencia. El signo típico de la meningitis es una rigidez en el cuello. Alrededor de un diez por ciento de la población europea tiene esta bacteria en la nasofaringe, sin enfermarse. Sobre todo cuando el sistema inmunológico está debilitado proliferan, las bacterias penetran en las mucosas y provocan en la mayoría de los casos la meningitis y la septicemia.