Tomar la fiebre

Si sospechas que la temperatura de tu hijo es elevada, debes tomarle la fiebre para asegurarte cuanto antes y poder actuar de forma efectiva. Lo más elemental ante esta situación es medirle la temperatura corporal. En este artículo te contamos qué termómetros existen y cómo tomar la fiebre correctamente.

Tipos de termómetros para tomar la fiebre

Para tomar la fiebre de tu hijo correctamente es esencial tener un termómetro. Es algo que todas las casas tienen en el botiquín de primeros auxilios y permite medir con exactitud la temperatura corporal. Los dispositivos electrónicos que hay hoy en día lo hacen fácil y rápido. Ten muy en cuenta las instrucciones del fabricante para que la medición de la temperatura sea del todo correcta y puedas detectar bien si tiene o no fiebre. Aquí puedes encontrar una lista de termómetros más comunes para tomar la fiebre:

  • Termómetros de Mercurio: El termómetro de mercurio es el modelo más antiguo de termómetro. Es un tubo de vidrio que se llena con mercurio. Cuando se calienta el extremo base del termómetro, el mercurio se expande elevándose por el termómetro hasta la temperatura indicada con unas rayitas de color en el mismo tubo de cristal. Hace unos años era el instrumento más común para tomar la fiebre, pero la comercialización de los termómetros de mercurio en al Unión Europea se prohibió en abril del 2009 como consecuencia de los riesgos nocivos de este elemento para la salud y el medioambiente. Si el termómetro se rompe, una inhalación de ese mercurio evaporado puede ser perjudicial para la salud. El riesgo también existe en niños si al tomar la fiebre se coloca el termómetro en la boca o debajo de la lengua. Si tienes un termómetro de este tipo en casa, lo mejor que puedes hacer es sustituirlo por uno digital. El mercurio es un metal contaminante, por lo que deberás depositarlo en un centro de tratamiento de residuos peligrosos.
  • Termómetro digital: Este tipo de termómetro, también conocido como termómetro electrónico o con pantalla LCD, funciona a través de un sensor que detecta la temperatura del cuerpo en función de su resistencia eléctrica. El termómetro digital es un modelo asequible y de medición muy exacta por lo que es uno de los favoritos para tomar la fiebre. También incorpora una señal acústica para avisar de que ha terminado con la medición.
  • Termómetro de infrarrojos: El termómetro infrarrojo mide la radiación infrarroja que emana de la frente o en la membrana del tímpano. Una lente en el propio termómetro absorbe la radiación y la convierte en un valor de temperatura correspondiente. Este termómetro ha reducido su precio con los años aunque sigue asombrando su velocidad para tomar la fiebre. Se encuentra a menudo en hospitales y entornos sanitarios, donde su uso es constante. En los últimos años la precisión del termómetro de infrarrojos no ha dejado de aumentar.

Weitere Artikel

¿En qué parte del cuerpo se puede tomar la fiebre?

Para tomar la fiebre a tu hijo siempre debes hacerlo en el mismo sitio y, a poder ser, a la misma hora del día. Esto permite comparar mucho mejor los distintos resultados. En general, la medición de la temperatura puede hacerse en distintas partes del cuerpo.

  • Frente: Es especialmente fácil tomar la fiebre en la frente con los llamados termómetros de frente. Para ello el termómetro se coloca directa y sencillamente sobre la frente, sin embargo, este es un método bastante impreciso de medición, ya que la temperatura de la piel no muestra la temperatura del cuerpo.
  • Oreja (conducto auditivo): Con un termómetro de infrarrojos se puede tomar la fiebre en el oído o tímpano. La medición en sí sólo toma unos segundos y para los niños es bastante cómodo. El termómetro se debe insertar lo mejor posible en la oreja. Para ello ayuda tirar suavemente de la oreja con lo que se logra ensanchar el canal auditivo.
  • Boca (oral, sublingual): En este tipo de medición de la temperatura existe el riesgo de que el niño muerda el termómetro. En estos casos el termómetro de cristal (y mercurio) no es para nada aconsejable, pues podría intoxicarse. Antes de tomar la fiebre a tu hijo en la boca debes asegurarte que el niño no ha tomado ninguna bebida fría o caliente que pueda alterar los resultados de la medición. Durante la medición el niño debe tener la boca cerrada y la punta del termómetro debajo de la lengua.
  • Axilas: Las mediciones de temperatura de la axila no son del todo exactas debido a que la temperatura difiere en gran medida de la del centro del cuerpo. Por lo tanto, al tomar la fiebre de esta manera, pueden producirse diferencias de temperatura de hasta 1° C.
  • Rectal: No es el modo más agradable pero es el más preciso para tomar la fiebre ya que, en este punto, la temperatura corporal y la local del culito son prácticamente idénticas. Si este método es muy desagradable para el niño, habla con él y cuéntale por qué es importante hacerlo así, o intenta distraerle con un juguete o un cuento. Pon un poco de crema en el extremo superior del termómetro e introdúcelo con suavidad y sin profundizar demasiado en el ano. Presiona las nalgas del niño para que el termómetro no se salga.

Si después de detectar los síntomas y tomar la fiebre con un termómetro se confirma tu sospecha de que tu hijo tiene fiebre, en nuestros artículos puedes encontrar algunos remedios caseros para reducir la fiebre y qué otras cosas puedes hacer para combatirla. Igualmente es importante saber cuándo debes acudir a un médico.