10 remedios caseros contra la gripe

Los síntomas comunes de gripe, como la tos, secreción nasal, dolor de garganta o fiebre, puede ser mitigados con remedios caseros, que aunque sean de de la abuela, funcionan. Descubre cómo lidiar con los síntomas de la gripe y aliviar a tu hijo con unos sencillos remedios caseros.

1) Hacer gárgaras

Hacer gárgaras es un remedio casero eficaz para los síntomas de la gripe como el dolor de garganta o la ronquera. Para niños mayores de 4 años, este remedio casero es especialmente bueno. El uso de una solución salina disuelve el moco espeso que se ha quedado atascado en la garganta, elimina los patógenos que alli se reproducen y limpia la boca. La inflamación de las membranas mucosas se calma con el gorgoteo.

Así funciona:

  • Una solución salina puedes comprarla en la farmacia o puedes hacerla tu misma muy fácilmente.
  • Disuelve una cucharadita de sal en una taza de agua tibia.
  • Deja que el niño tome un sorbo de ella en la boca.
  • El niño debe inclinar su cabeza hacia atrás y hacer gárgaras unos segundos.
  • El niño debe escupir la solución salina de nuevo.
  • Para lograr una rápida mejoría, se recomienda hacer gárgaras tres veces al día.

Weitere Artikel

2) La sopa de pollo

Un remedio eficaz contra el dolor de garganta o la tos durante la gripe es la sopa de pollo. Debido a sus ingredientes saludables tales como el zinc o el hierro, tiene un efecto beneficioso. La sopa de pollo tiene propiedades anti-inflamatorias, antisépticas en la garganta, mantiene la humedad de las membranas mucosas. En estas condiciones el virus de la influenza no tiene ninguna posibilidad de reproducirse. Descubre en este artículo cómo cocinar una sopa de pollo.

3) La inhalación

La inhalación es una buena ayuda contra la gripe y sus efectos secundarios como dolor de garganta, la tos o la secreción nasal. El vapor de agua humedece las membranas mucosas y con la inhalación se disuelve el moco.  Los niños pueden inhalar el valor con un humidificador o un inhalador que puedes comprar en la farmacia. La otra opción es inhalar el vapor de un cazo cubriendo la cabeza  con una toalla. Este segundo método es menos aconsejado en el caso de los niños pequeños, o requeiere una especial precaución ya que la circulación de los niños pequeños puede verse afectada por inhalar demasiado o por un agua demasiado caliente. Es por ello que los niños deben inhalar siempre bajo supervisión de adultos. Sobre el uso de aceites esenciales, como el eucalipto o el mentol, es mejor no usar con niños pues podría provocarles una falta de aliento.

Así funciona:

  • Hierve 1,5 - 2 litros de agua y deja que se enfríe un poco de lo contrario existe el peligro de quemaduras. La regla general para la inhalación es que el agua no sea demasiado caliente, mientras emita vapor es suficiente.
  • Llena un recipiente con el agua o el inhalador.
  • Añádele si quieres algo más, una solución salina, por ejemplo, con dos cucharadas de sal habrá suficiente. También puede utilizar los suplementos de hierbas como la manzanilla, la salvia o el tomillo, agregando dos cucharadas colmadas de las hierbas al agua.
  • Tu hijo debe ahora mantener la cabeza sobre el recipiente y cubrirse con una toalla para que el vapor no pueda escapar.
  • La inhalación de sí tiene que durar unos 10-15 minutos. Presta atención a que el niño esté respirando normalmente, es decir, profunda y constantemente. Si ves que se marea o se siente mal, detenle de inmediato.
  • Cuando termine es importante que mantengas su cabeza aún cubierta y no debe entrar en contacto con el aire exterior puesto que la diferencia de temperatura es muy fuerte y podría marearse. Tras la inhalación debe descansar y estar relajado.
  • La inhalación puede hacerse dos veces al día durante 10-15 minutos

4) Apósitos o cataplasma de patata

Eficaz contra los dolores de garganta y tos. Tiene un efecto antiespasmódico, por lo que es capaz de mejorar la tos, y también actúa contra el calentamiento, mejora la circulación y es expectorante.

  • Primero cuece las patatas peladas.
  • Deja que las patatas se enfríen un poco. No debe ser demasiado caliente para usar como apósito o podrías quemr al niño.
  • Tritura las patatas y extiéndelo en un vendaje de gasa.
  • Coloca el apósito sobre el cuello si padece dolor de en el cuello, para la tos es mejor que cubras todo el área del pecho.
  • Cubre luego la venda con una toalla grande.
  • Deja actuar el apósito de patata unos 60-90 minutos.

5) Té de hierbas

Las infusiones de flor de saúco y  tila contrarestan los síntomas de la gripe como la fiebre mediante el efecto de sudoración. Ayudan al niño a sudar la infección. Con las infusiones de hinojo, anís o la raíz de malvavisco también se puede lograr un efecto mucolítico y son eficaces contra la tos y dolor de garganta. Si endulzas el té de hierbas con un poco de miel, el efecto expectorante es aún mayor.

6) Lavado nasal

La irrigación nasal es un remedio casero para el resfriado y la secreción nasal. Licua el moco y reduce el enrojecimiento y la inflamación de las membranas mucosas. Una solución salina para la irrigación nasal la puedes hacer tú misma. Con el fin de simplificar la operación, existen también sprays nasales  con los que es particularmente fácil.

Así funciona:

  • Disuelve nueve gramos de sal en un litro de agua tibia.
  • Llene el aplicador nasal
  • La aplicación debe realizarse sobre una pila o fregadero.
  • El niño debe inclinar la cabeza ligeramente hacia un lado.
  • Coloca el aplicador nasal en la fosa nasal superior del niño. Al apliocar el agua, ésta saldrá de nuevo por esta fosa y también la otra.
  • Procede igualmente con la otra fosa nasal.

7) Apósito de quark

Los cataplasmas o apósitos de quark son un remedio casero para la tos y los dolores de garganta. El quark tiene un efecto refrescante, agradable y es tanto un desinfectante como un anti-inflamatorio para las vías respiratorias. Con un apósito puede disminuir la inflamación y el enrojecimiento de las membranas mucosas de la gripe.

Así funciona:

  • Extiende quark a temperatura ambiente encima de una benda o un paño, con un grosor de 1 centímetro.
  • Envuelve el vendaje alrededor del cuello para dolores de garganta, y para la tos en todo el área del pecho.
  • Coloca una toalla grande alrededor.
  • Deje que la envoltura de cuajada haga su trabajo.

8) Apósitos fríos

Un remedio casero eficaz para la fiebre son las compresas frias. Esto puedes prepararlo con toallas mojadas y frescas que se colocan alrededor de las piernas del niño. Tiene un efecto refrescante y elimina el calor que es causado por la fiebre.

9) Compresas o bolsas de cebolla

El dolor de oído durante la gripe puede ser tratado fácilmente con una compresa de cebolla. La base de la composición de las cebollas son ingredientes que contienen azufre, que tiene un efecto analgésico y antiinflamatorio.

Así funciona:

  • Corta una cebolla en dados pequeños.
  • Envuelve los trozos en una toalla o un paño.
  • Calentar la bolsa de cebolla en el microondas, mediante vapor de agua encima de un radiador. Pero ten cuidado de que la bolsa no esté demasiado caliente.
  • Coloque la bolsa de cebolla está ahora en el oído afectado.
  • Fija la bolsa de cebolla con un pañuelo o un sombrero.
  • Puedes dejársela durante 30-60 minutos.

10) Jarabe de cebolla

¿Sabías que puedes elaborar en casa un efectivo jarabe contra la tos? El jarabe de cebolla es eficaz contra los síntomas de la gripe, como la tos y el dolor de garganta. Las cebollas tienen efecto antiinflamatorio y desinfectante que es efectivo en las membranas mucosas de la garganta y reduce el enrojecimiento y la inflamación.

Así funciona:

  • Corta una cebolla en cubitos y ponla en un tazón pequeño.
  • Espolvorea los trozos con 2-3 cucharadas de azúcar.
  • Deja que las cebollas y el azúcar maceren.
  • Pasadas unas horas crea un líquido viscoso que puede tomarse a cucharadas o se bebe. Es un muy eficaz.

¿Has tomado medidas contra la gripe y probado con tu hijo algunos remedios caseros? ¿Todavía no hay una mejoría? En este caso es mejor que acudas a un médico. Conoce aquí en qué casos es mejor acudir al médico y cómo puedes protejer a tu hijo de la gripe con una Vacuna antigripal.