Complicaciones del resfriado y de la gripe

Un resfriado o una gripe puede derivar en una infección bacteriana. Estas son a menudo más peligrosas que el resfriado o la gripe. Las infecciones bacterianas, generalmente empiezan en una parte específica y se pueden extender por todo el cuerpo.

En nuestro cuerpo existen algunas bacterias que son muy útiles, como las bacterias intestinales. Sin embargo, las infecciones bacterianas pueden ser muy peligrosas. En cualquier caso, para evitar complicaciones de un resfriado o la gripe debes acudir lo antes posible a tu médico. Los grupos con mayor riesgo suelen ser los bebés, específicamente los bebés prematuros o los niños con trastornos del desarrollo. En este artículo puedes descubrir qué tipos de infecciones bacterianas existen, cómo se reconocen y cómo actuar en cada caso.

Inflamación de los ojos o conjuntivitis

La conjuntivitis, por lo general, es una inflamación de la conjuntiva o capa más externa del ojo que recubre la zona visible del globo ocular y la parte interior de los párpados. Esta enfermadad puede ser muy dolorosa y normalmente no causa daño ni al ojo ni a la visión. Los síntomas suelen ser ojos enrojecidos e hinchados. Tu hijo puede presentar una secreción blanca, amarilla o verdosa. En las conjuntivitis bacterianas esta secreción puede ser abundante y espesa. Los ojos suelen picar y arder, y el bebé se suele aliviar frotándose los ojos. Esto puede llevar a agravar aún más la inflamación. Algunos niños, especialmente los más pequeños, pueden desarrollar otitis al tiempo que conjuntivitis. Por eso, si un niño tiene conjuntivitis, debe ser examinado por su médico.

Weitere Artikel

Inflamación de los senos o sinusitis

La sinusitis es una inflamación aguda o crónica de la mucosa de los senos paranasales. Se suele producir por una infección bacteriana, viral o por hongos. Los senos paranasales saludables no contienen bacterias ni otros gérmenes. Por lo general, el moco puede salir y el aire circular. Pero en el caso de la sinisitis, la secreción nasal se acumula. Los síntomas de la sinusitis son la obstrucción nasal, fiebre y dolor de cabeza. En los niños, la sinusitis es generalmente aguda y suele ir acompañada de tos y dolor de garganta.

Amigdalitis o anginas

La amigdalitis o anginas es una enfermedad donde las amígdalas se inflaman y adquieren un color rojizo, recubiertas por una capa de secrecciones amarillas o blancas. Esto produce dolor de garganta, fiebre, problemas para tragar y para respirar. Esta enfermedad la padecen tanto niños como adultos. Las personas que padecen esta enfermedad presentan un olor desagradable en la boca. El estrés, las defensas bajas o un organismo débil puede contribuir al desarrollo de la amigdalitis.

Infecciones del oído u otitis media

La inflamación del oído está asociado generalmente con un resfriado o con la gripe. Los virus o las bacterias pueden pasar a través de la conexión entre el oído, la nariz y la garganta al oído y dan lugar a la inflamación. La trompa de Eustaquio se inflama e impide drenar el líquido que se va acumulando. Los síntomas son escozor o dolor punzante del oído. Además, los enfermos pueden sentir una gran presión en la parte media del oído. La enfermedad es especialmente común del cuarto al sexto año.

La bronquitis y la neumonía o pulmonía

La bronquitis es una inflamación de las membranas mucosas de los bronquios. Esta inflamación de las principales vías respiratorias se suelen transladar a otras partes del cuerpo como son la tráquea. Los síntomas de la bronquitis incluyen fiebre, expectoración purulenta y dificultad para respirar. Esta enfermedad si no se trata puede convertirse en bronquitis severa, y puede derivar a una neumonía.  La bronquitis y la neumonía son enfermedades respiratorias, ya que ambas afectan al sistema respiratorio, que incluye los pulmones, la cavidad pleural, bronquios, tráquea y vías respiratorias superiores. En el caso de la neumonía los síntomas se suelen agravar, con fuertes dolores en el pecho. Los niños, especialmente los lactantes y los niños pequeños, suelen desarrollar la bronconeumonía  o proceso inflamatorio que afecta al aparato respiratorio, en concreto a la zona de los bronquios y a los pulmones.

La inflamación del endocardio o endocarditis

La endocarditis es una enfermedad localizada en el revestimiento interno de las cámaras y válvulas cardíacas. En la endocarditis se inflaman las membranas, generalmente a consecuencia de las bacterias que entran en el torrente sanguíneo. Los hongos y los virus también son considerados como agentes causantes de la enfermedad. En los niños, la endocarditis suele ser más común. Después de los 25 años es muy raro que se desarrolle esta enfermedad. Los síntomas pueden generarse de un modo lento. A menudo los pacientes presentan escalofríos, fatiga y fiebre. Además de sudoración y falta de apetito. Las palpitaciones y la taquicardia son también signos de la endocarditis.