Remedios caseros contra el resfriado

Los niños a menudo padecen resfriados. Hasta diez infecciones por año es de lo más normal en los niños. Así que no debes preocuparte en exceso si el niño está somnoliento o tose con frecuencia. Ante un resfriado no tienes que acudir al médico a menos que no mejore. Desde la antigüedad ha habido remedios caseros contra el resfriado que pueden mitigar los distintos síntomas.

Síntomas del resfriado: fiebre

La fiebre es uno de los muchos posibles síntomas de un resfriado. Los niños a menudo la padecen. La fiebre es generalmente una respuesta terapéutica útil del cuerpo. Activa propias células inmunes del cuerpo y mata al virus del resfriado aumentando la temperatura corporal. Sin embargo, es importante controlar y reducir la fiebre. A través de los remedios caseros apropiados para la fiebre, podrás reducirla y aliviar las molestias de estos síntomas.

Contra la fiebre:

  • Beber mucho líquido: La fiebre produce mucha sudoración y los niños pierden mucho líquido. Sin una ingesta adecuada de líquidos, el cuerpo no puede luchar eficazmente contra los agentes patógenos. Especialmente en los niños y los bebés, es importante que tomen muchos líquidos, ya que su equilibrio de líquidos no es tan estable como el de los adultos. Tienes por lo tanto que asegurarte que el niño bebe mucho, dándole de beber regularmente, ya sea agua, infusiones o zumo. Algo que tiene un buen aporte líquido y además es muy efectivo contra el resfriado es la sopa de pollo. En general un niño con fiebre debería tomar al menos dos litros de líquido al día
  • Ambiente de la habitación: Controla la humedad de su habitación. En una habitación muy caliente y seca, las membranas muchosas pierden hidratación y los virus tienen un buen entorno para reproducirse y extenderse por el organismo. Es importante que proporciones humedad, ya sea mediante una toalla húmeda encima de la calefacción o con un humidificador. Ten cuidado también de que el niño no esté demasiado tapado y pueda respirar sin problemas.
  • Compresas frías: Un remedio casero bueno para la fiebre son las compresas frías. Se trata de aplicar toallas húmedas y frías encima de la frente y debajo de las pantorrillas de tu hijo. Tiene un efecto calmante y mitiga el calor que es causada por la fiebre.

Weitere Artikel

Descubre también en nuestro artículo Reducir la fiebre en bebés y niños, cómo puedes tratar la fiebre y cuando debes acudir a un médico si los remedios caseros no funcionan.

Síntomas del resfriado: secreción nasal y mocos

La secreción nasal, con congestión y mocos  es un efecto secundario típico de un resfriado y puede ser muy estresante para los niños. Los niños respiran principalmente a través de la nariz y si le moquea tan a menudo puede que tenga la sensación de que le falta el aire. Si hay patógenos en la nariz se ve de inmediato puesto que la secreción nasal es amarillenta o verdosa. A través de los remedios caseros para la congestión y los mocos podrás hacer desaparecer la secreción nasal y que el niño pueda volver a respirar bien.

Contra los resfriados:

  • Beber abundantemente: Las membranas mucosas son húmedas y mantenerlas bien hidratadas disuelve los moco. Especialmente adecuado sigue siendo el agua mineral y el té de hierbas.
  • Limpiar la nariz con solución salina: Limpiar regularmente la nariz con solución salina facilita el drenaje y la eliminacióin de mocos y gérmenes. Aunque en un inicio puede ser incómodo y extraño es algo a lo que rápidamente uno se acostumbra.
  • Inhalar: Muy eficaz para los resfriados es la inhalación de los vapores de la manzanilla o suero fisiológico. La inhalación relaja la mucosidad y alivia la hinchazón. Eso elimina la congestión nasal, las secreciones y limpia los bronquios. La inhalación de vapores no es necesariamente apropiado para todos los niños, especialmente para los más pequeños. Antes de realizarlas, consulta con tu médico.

Descubre en nuestro artículo Cómo descongestionar la nariz, de qué manera puedes combatir el constipado y la congestión.

Síntomas del resfriado: tos

La tos es un síntoma común de los resfriados. Por lo general, se produce hacia el final, es inicialmente seca y luego expectorante, con mocos. La tos es un reflejo natural de protección del cuerpo. El cuerpo elimina mocos y gérmenes. Además a través de la tos también se evita que las bacterias que contienen las secreciones pasen de la nariz y la laringe a los bronquios. Dado que los picores de la tos y la propia tos son muy desagradables, intenta tratar la tos del niño lo antes posible.

Contra la tos:

  • Apósito o cataplasma en el pecho: Cuando el niño tose mucho, puedes aliviarle rápidamente con unas compresas con apósito o cataplasma frío en el pecho. Para ello puedes utilizar quark o patata. Aplicas quark a temperatura ambiente encima de una compresa con un grosor de un centímetro y envuelves con él el pecho y la espalda del niño. Puedes colocarle una toalla extra. Actúa como un desinfectante en el sistema respiratorio y tiene un efecto refrescante agradable. Como alternativa, también puedes usar patata. Para ello aplastas patatas cocidas y las aplicas encima de un vendaje de gasa. Envuelves el vendaje alrededor del pecho y la espalda con una toalla. Procura que las patatas no estén calientes de lo contrario hay riesgo de que se queme.En poco rato el niño estará mejor.
  • Inhalar: Muy eficaz para los resfriados es la inhalación de los vapores de la manzanilla o suero fisiológico. La inhalación relaja la mucosidad y alivia la hinchazón.
  • Jarabe de la cebolla: Es fácil de elaborar un calmante para la tos. Cortar una cebolla pequeña en cubitos, ponlas en un tazón pequeño y espolvorear 2-3 cucharadas de azúcar. Deje que la cebolla reposencon el azúcar un par de horas. El resultado es un jarabe de cebolla. Los componentes de la cebolla permiten desinfectar la garganta y tienen un efecto expectorante.

Busca en el artículo Remedios caseros contra la tos más consejos sobre cómo puedes acabar con la tos de tu pequeño.

Síntomas del resfriado: dolor de oído

La trompa de Eustaquio, el paso de conexión entre el oído interno y la garganta,  es muy estrecho en los niños pequeños. En un resfriado se hincha rápidamente e impide que la oreja esté bien ventilada y puede causarle dolor.

Contra el dolor de oído:

  • Las bolsas de cebolla: Uno de los remedios caseros contra el dolor de oído son las compresas de cebolla. Pon una cebolla picada en una bolsita de algodón, y calientalo con vapor de agua. Coloca la bolsa de cebolla en el oído afectado de tu hijo y envuélvelo con un pañuelo. Los componentes de la cebolla van a contrarrestar la hinchazón en el canal auditivo. Atención: Si tu hijo se queja de dolor intenso y sospechas que se trata de una infección de oído debes consultar inmediatamente a un médico.

Síntomas del resfriado: dolor de garganta

También el dolor de garganta y la dificultad para tragar son síntomas propios de un resfriado. La garganta está enrojecida y causa dolor al tragar. Por lo general después de tres días  el dolor de garganta alcanza su apogeo y desaparece de nuevo.

Contra el dolor de garganta:

  • Apósito para el cuello: Una compresa en el cuello puede proporcionar a tu hijo un rápido alivio del dolor de garganta. También para hacer este apósito puedes optar por el quark (requesón) o la patata. La preparación es la misma que para el apósito del pecho. La única diferencia es que se envuelve con él el cuello.
  • Sopa de pollo: En un clásico resfriado la sopa de pollo también puede ir bien para el dolor de garganta. Los científicos han demostrado que la sopa de pollo tiene buenas cantidades saludables de hierro o zinc y que además fortalece el sistema inmunológico, es un expectorante y antiséptico. En nuestro artículo te contamos Cómo preparar una sopa de pollo.

Para obtener más consejos sobre cómo tratar el dolor de garganta de tu hijo consulta nuestros Consejos contra el dolor de garganta.