Cartilla de vacunas

La cartilla de vacunas es un documento muy importante que contiene una visión general de las vacunas que ya se han realizado y las que se deben aplicar con fecha aproximada. Aquí te contamos exactamente qué contiene y dónde te lo van a facilitar.

¿Qué es la cartilla de vacunas?

La cartilla de vacunas puede tener un aspecto distinto según la comunidad autónoma. Puesto que el calendario de vacunación difiere un poco de una comunidad a otra, también el carnet o cartilla de vacunas depende de los servicios sanitarios de cada comunidad. Así pues en suele ser una cartilla de pocas páginas con más o menos colores y explicaciones, pero lo más importante es que contiene las vacunas sistemáticas y recomendadas que recibe un niño durante toda su etapa de desarrollo. Así se puede tener un control sencillo de la vacunación.

Algunas cartillas han cambiado con los años, son más pequeñas y pueden llevarse fácilmente en la cartera. Hace unos años las primeras vacunas de los bebés se anotaban en el Carnet de Salud del Bebé, un documento tipo cartilla que contiene la infoormación del bebé tras nacer, pruebas, peso, exploración... como una extensión del Carnet del embarazo.

¿Para qué sirve la cartilla de vacunas?

Desde el sistema sanitario español y especialmente a partir de la Asociación Española de Pediatría, se establece un calendario de vacunas con una serie de vacunas sistemáticas y otras de recomendadas para los bebés y niños desde el nacimiento hasta aproximadamentte los 14 años de edad. Esta medida permite que los niños y luego al ser adultos, estén protegidos contra múltiples enfermedades infecciosas que podríasn suponer un importante riesgo para su salud.


Si bien la mayoría de estas enfermedades estan erradicadas en España (debido a la importante tarea de la vacunación desde hace años) en muchos otros países no y ya sea por el contacto con gente procedente de otras zonas del mundo como por los propios viajes, debe continuar vacunándose a los niños.


Hay distintas dosis y distintas vacunas, que deben aplicarse en distintas edades, un montón de fechas difíciles de recordar y tener bajo control, siendo para los padres difícil hacer un seguimiento de las vacunas administradas y las pendientes. Así la cartilla de vacunas permite llevar este control de manera muy sencilla, porque con un rápido vistazo puedes comprobar las vacunas que ya se le han administrado a tu pequeño y la fecha  de las siguientes dosis, evitando así que se administre dos veces la misma vacuna.


Demás si queréis viajar a otro país, puede que la misma cartilla os sirva para anotar las vacunas que os han administrado. Aún así recuerda que para ir a según qué país necesitarás el certificado internacional, en inglés.

Weitere Artikel

¿Dónde conseguir la cartilla de vacunas?

La cartilla de vacunas te la facilitará el pediatra o el profesional sanitario que atienda a tu bebé en la primera vacunación. También es posible que las primeras vacunas se anoten en el documento del bebé y luego se trasladen a la cartilla definitiva.


En caso de perderlo deberás pedir a tu centro de salud una segunda cópia de la cartilla. Puede que sea difícil recuperar la información y saber exactamente qué vacunas y cuándo las recibió, así pues es mejor no correr el riesgo y tenerlo todo bien guardado.

¿Qué hay en la cartilla de vacunas?

Pese a que en cada comunidad autónoma la cartilla puede ser un poco distinta, en general la cartilla de vacunas contiene la información esencial para llevar un control de la vacunación de los niños.


Puede ser que en algunos países de la unión europea, un médico pueda reconocer la cartilla de vacunas, ya que las abreviaciones de las vacunas son iguales o muy parecidas, pero no te confíes. Pide la cartilla internacional si debes viajar al extranjero con los niños, así evitarás correr el riesgo.


Después de casa dosis de cada vacuna el médico, el pediatra o la enfermera van a rellenar la cartilla con la fecha y la dosis administrada, y seguramente pactaréis una nueva fecha (aunque sea aproximada) para la siguente vacuna.

En la cartilla queda constancia de:

  • El nombre de la enfermedad contra la que se vacuna al niño: Algunas enfermedades se abrevian con las letras para facilitar la entrada en el certificado de vacunación. Dentro de las vacunas sistemáticas encontramos la del tétanos, la difteria y la tos ferina (DTP), Haemophilus influenzae tipo b (Hib), polio (VPI, o cuando el antipoliomelítica oral trivalente PO), la hepatitis B (HB) y el sarampión, las paperas y la rubéola (SRP la triple vírica,a veces TV). Normalmente hay espacio para otras vacunas, como las recomendadas el rotavirus y la varicela (VAR), o las que son para los grupos de riesgo como la gripe o la hepatitis A(HA).
  • Fecha de vacunación: Día mes y año para que sepas exactamente cuando el bebé recibe las distintas dosis de cada vacuna.
  • Nombre comercial de la vacuna y lote: En algunas cartillas hay espacio y posibilidad de anotar qué tipo de vacuna se le ha administrado, esto permite tener luego un control si aparecen efectos secundarios.
  • Nombre de quién ha administrado la vacuna o centro donde se ha hecho la vacunación: Así queda constancia del médico que la administra o el nombre del ambulatorio o centro de atención primaria donde se le ha administrado.
  • Próximas vacunas: para que no se olvide una fecha, sobretodo si debe ser dentro de unos años, puede quedar también anotado en la cartilla. Por ejemplo si en algunos casos es necesario se deja constancia de la fecha de la revacunación.

En caso de accidente

La cartilla de vacunación es muy importante en caso de accidente o posible contagio pues a veces es necesaria una revacunación antes de tiempo. Es por ello que tener la cartilla al día es crucial. Algunas cartillas (sinó el carnet de salud de los niños) contienen en detalle las enfermedades crónicas, alergias y otros riesgos asociados.