Ataque epiléptico

La epilepsia es una enfermedad grave. Se da frecuentemente en la infancia pero puede que el ataque que se produce solo sea una convulsión temporal, como por ejemplo las que se producen por la fiebre, las convulsiones febriles. A continuación puedes encontrar consejos importantes en el tratamiento de la epilepsia y sus crisis típicas.

La epilepsia es una enfermedad del sistema nervioso central. En una función normal del cerebro, los impulsos eléctricos y señales químicas en las células nerviosas están coordinados. Sin embargo cuando se produce una crisis epiléptica, es porqué hay una descarga de distintas neuronas a la vez,  igual que una tormenta eléctrica, sólo que en la mente de tu hijo. Esto es lo que produce los calambres y los espasmos del cuerpo.

Un ataque aislado no significa sufrir la enfermedad

Los médicos distinguen entre la enfermedad crónica y una convulsión aislada. Como enfermedad se diagnostica sólo cuando ha habido dos o más convulsiones. Además, la convulsión febril es un ataque epiléptico y es muy posible que se produzca en los bebés. En este caso no se habla de epilepsia sinó de un ataque ocasional. Estos ataques son causadas por ejemplo, por la fiebre, por lesiones en la cabeza o por la inflamación del cerebro. En la epilepsia, por otro lado, lo que se produce es un cambio a largo plazo del cerebro que se manifiesta con ataques recurrentes.

Weitere Artikel

Causas de las convulsiones epilépticas

Las razones exactas de una crisis epiléptica no estan siempre claras. En el caso de una enfermedad crónica, lo que lo produce es un cambio en la construcción de las células nerviosas o un defecto en el metabolismo. Los ataques ocasionales pueden tener diferentes causas. Los más comunes son: fiebre, intoxicación, déficit de oxígeno o daño en el cerebro por una lesión en la cabeza o por una inflamación del cerebro.

Precauciones

  • Nunca dejes a tu niño solo mientras se baña, una ducha es en general más apropiado. La puerta del baño no debe estar cerrada del todo, para que puedas entrar en caso de emergencia.
  • Un niño con epilepsia no debe dormir en una litera, ya que en un ataque podría caerse y herirse seriamente.
  • Asegúrate que tu hijo está durmiendo lo suficiente, la fatiga puede causarle un ataque.
  • No te olvides nunca de darle su medicación.

¿Qué hacer durante un ataque?

  • Trata de permanecer en silencio en un primer momento. Muchos ataques son leves y cortos y el niño se recupera en un momento. Trae lo que vas a necesitar en caso que la situación no mejore.
  • Coloca una almohada o ropa debajo de la cabeza de tu hijo, para que no se golpee con el suelo cuando le den los calambres.
  • Si el niño usa gafas, quítaselas.
  • Desabrocha su ropa, que le quede suelta.
  • Después del ataque pon al niño en posición de recuperación Lleve a su hijo después del ataque en posición de recuperación (de su bebé en posición decúbito prono)
  • Si el ataque epiléptico dura más de tres minutos, tu hijo debe recibir un medicamento de emergencia (debes consultar con el médico qué y cuánto darle).

Aceptar la enfermedad

Para muchos padres es inicialmente un shock enterarse de que su hijo tiene epilepsia. En la mayoría de los casos la enfermedad desaparece por sí sola durante el crecimiento. Muchas veces los padres cometen el error de ocultarle al niño que sufre esta enfermedad, cuando es mucho mejor hablarlo abiertamente con él para qué sepa de qué se trata y que los padres van a cuidar siempre de él.

No es necesario sobreprotegerlo, puede hacer una vida normal, realizar las actividades que hagan sus compañeros, incluso la natación, bajo supervisión, está permitida. Sólo debes asegurarte que los educadores del jardín de infancia y de la escuela sepan qué tipo de enfermedad es y como deben actuar en caso de emergenc