Golpes en la cabeza

Los pequeños accidentes y los golpes en la cabeza son inevitables en los niños. La naturaleza ha previsto, sin embargo, que el cráneo de los niños sea más flexible que el de los adultos, de forma que puede absorber mejor los golpes mucho mejor. Dependiendo del tipo de trauma en la cabeza puede hablarse de distintas lesiones.

La inmensa mayoría de los golpes que se dan los niños no van más allá de un pequeño chichón y un poco de llanto por el susto que se ha dado tu pequeño. Una vez estén secas las lágrimas, ese golpe quedará durante unos días en su cabecita en forma de un moratón de color morado verdoso. Para aliviar su dolor, hacer que desaparezca antes y decrecer la hinchazón, aplica hielo o algo muy frio de inmediato y, después, una crema especial para golpes. De esta forma, el morado desaparecerá en pocos días.

Cortes y rasguños en la cabeza

Un arañazo o rasguño en la cabeza puede aparentar ser algo más grave de lo que realmente es. La piel de la cabeza está recubierta de numerosos vasos sanguíneos por lo que, si tu hijo se hace un rasguño en esa parte de su cuerpo, sangrará más de si es en otra.

Presiona con un paño limpio o la ropa contra la herida para detener la pérdida de sangre. Una vez que tengas a mano el material de vendaje quita con cuidado la sujeción pero asegúrate que al vendar lo hagas presionando un poco.

Envuelve la herida de tu hijo con una venda o con algún trapo que esté limpio y procura que no se caiga. Si es medianamente profunda, lleva a tu hijo a un médico para evitar que se le quede alguna cicatriz poco estética en la cara.

Weitere Artikel

Conmoción cerebral

Si el accidente es grave es posible que se hayan producido lesiones en el cerebro. Hay muchos grados de severidad y sus síntomas son el dolor de cabeza y los vómitos. Debes saber que estos síntomas no son necesariamente evidenciables de una conmoción cerebral, aunque debes estar precavida y acudir lo antes posible a un médico para evitar posibles complicaciones.

Fractura de la base de cráneo

Si hay una fractura de la base del cráneo, se puede producir sangrado de la nariz, de la boca y del oído y es peligroso porqué puede perder parte del líquido cefalorraquídeo. Dado que el sangrado de la boca y la nariz son por lo general más habituales, es en realidad el sangrado del oído lo que nos puede indicar que se ha producido esta peligrosa fractura.

Hemorragia cerebral

Un fuerte golpe en la cabeza puede causar sangrado interno en el cerebro. El cerebro es un buen suministrador de sangre y es uno de los órganos sensibles. Incluso las pequeñas hemorragias y la inflamación del cerebro son peligrosos porque el cerebro está rodeado por el hueso del cráneo y podria resultar lastimado.

Si aumenta la presión intracraneal, puede causar presión sobre el centro respiratorio y puede llevar a la inconsciencia y al paro respiratorio. Debes tener en cuenta que la hemorragia cerebral no es visible desde el exterior. Incluso en el hospital tampoco podria verse con una simple radiografia, ya que solo visualiza el estado de los huesos, pero el tejido no es visible. Igualmente saber que la hemorragia cerebral puede producirse incluso algún tiempo después del accidente, así que pueden transcurrir varias horas hasta que haya algun indicio de esta lesión.

Qué hacen en el hospital

En una radiografia normal el sangrado del cerebro no puede percibirse, y dado que el sangrado puede ocurrir varias horas después del accidente y se manifiesta por hipertensión intracraneal, proceden a monitorear a los pacientes entre 24 y 48 horas. Esta vigilancia controla que el estado de conciencia sea normal, a través del pulso, la presión arterial y la reacción de la pupila.

¿Cuándo se analiza una lesión en la cabeza?

  • Cuando ha habido pérdida de la conciencia tras el accidente
  • Si se observa una alteración de conciencia y dolor de cabeza intenso
  • Ante la aparición de vómitos
  • Inflamación apreciable
  • El sangrado del oído

¿Ir al médico o al hospital?

Los rayos X por lo general sólo se pueden hacer en el hospital. Es recomendable, si es posible, acudir a un hospital con un departamento especial para los niños, donde puedes acudir también, si no te ves con fuerzas para conducir, con el servicio de ambulancias.