Décima revisión médica del bebé: 6 años

Han pasado tres años desde la última revisión. Según el protocolo del niño sano no hay porque visitarle antes de estos tres años pues su desarrollo sigue en principio con toda normalidad.

Talla y peso

A los 6 años, además de talla y peso se controla de nuevo su índice de masa corporal, una medida que sirve para evaluar el peso en función de su edad y su altura. Puedes comprobarlo en nuestra Calculadora del IMC para niños. Con ella, podrás comprobar fácilmente si tiene sobrepeso o no pesa lo suficiente. No obstante, el resultado también depende de otros factores como la proporción de tejido muscular y adiposo. Además, el valor obtenido no es constante, sino que varía dependiendo de la edad y el sexo.


La obesidad instaurada entre los 6 y 12 años frecuentemente persiste hasta la edad adulta y puede ser origen de repercusiones psíquicas, así como de alteraciones cardiovasculares, osteosquelètiques, metabólicas, etc.

Aparato genitourinario y abdominal

A los 6 años la mayoría de niños no tienen problemas para ir al baño. Dejaron el pañal atrás hace un tiempo, pero algunos siguen mojando la cama por las noches. Es por ello, y antes de que se convierta en un mayor problema, en esta visita se controlará la incontinencia y la enuresis.


La enuresi, que afecta al 10% de la población infantil entre 5 y 14 años, es la emisión involuntària de orina como consecuéncia de una micción espontánea durante el sueño a una edad que el niño o la niña deberían tener el control de sus esfínteres. En principio no necesita tratamiento específico, pero si además de no funcionar, se acompaña de infecciones urinarias o alertaciones mayores, se recomienda consultar a un especialista.

Weitere Artikel

Vista

Uno de los elementos a controlar a esta edad es la agudez visual. En el ojo normal, el foco de la imagen se forma en un punto que coincide con la retina y que produce una imagen nítida sin necesidad de acomodación. En los ojos con problemas de refración esta imagen no coincide con la retina. Por otro lado la enfermera busca descartar en estas pruebas la presencia de astigmatismo.


Además se controla la visión cromática, es decir, la distinción de colores. Aproximadamente el 8% de los niños y el 0,5-1% de las niñas padecen deficiencias parciales del rojo-verde. El desarrollo de la visión de los colores no es conocida, pero aún así es interesante detectar estas anomalías para poder informar  al niño y a la familia de su existencia. La única recomendación que puede hacerse es que el niño no dirija sus estudios hacia profesiones don de la visión cromática tenga especial importancia.

Dientes

A partir de los 6 años empezará a aparecer la segunda dentición, la definitiva, y los dientes de leche empezarán a dejar paso a los nuevos dientes. El ratoncito Pérez o los angelitos juegan un papel importante en esta etapa. A algunos niños les caen los dientes de leche un poco antes, a los 5 años.


A los 6 aparecen los primeos 4 molares definitivos, teniendo ahora (si no le ha caído ninguno) 24 dientes. En los próximos dos años va a cambiar los 8 dientes incisivos y alguno de los premolares.
Deben controlarse también las caries.

Vacunas

Según el calendario de vacunación de la Asociación Española de Pediatría, entre los 4 y los 6 años corresponde la vacuna sistemática contra la difteria, el tétanos y la tos ferina, la quinta dosis. Recordar que estando en los grupos de riesgo de la gripe y la hepatitis A hay dos dosis a recibir hasta los 14 años.